La ciudad norteamericana de San Francisco, uno de los centros tecnológicos más importantes del mundo, ha aprobado una ley por la que se prohíbe el uso de sistemas de reconocimiento facial.

En esta ciudad consideran que los peligros del uso de esta tecnología superan a sus beneficios e intentan ponerle freno. San Francisco se encuentra cerca de Silicon Valley, donde se encuentran las grandes empresas tecnológicas mundiales.

Regulación del reconocimiento facial

En nuestro país no existe una legislación específica que regule los sistemas de reconocimiento facial pero sí hay una ley sobre Protección de datos.

Este sistema de recogida de datos biométricos está siendo cada vez más utilizado también en nuestro país. Existen varios hoteles que usan sistemas de pago basados en el reconocimiento facial y numerosos cajeros automáticos utilizan este sistema.

Hace unos días se ha aprobado una norma en la UE por la que se pretende crear una gran base de datos con el reconocimiento facial y la huella dactilar de aquellas personas que entren en territorio Schengen. Esto puede resultar muy beneficioso para prevenir atentados terroristas pero es posible que, como indica la ley aprobada en San Francisco, los riesgos sean superiores.

El Gobierno local de San Francisco ha aprobado esa ordenanza para evitar la vigilancia secreta. Con ella se intenta limitar el uso indiscriminado de los sistemas biométricos, entre ellos el reconocimiento facial.

A nivel mundial existen muy pocas leyes que regulen tan específicamente el uso de la tecnología y la privacidad.

En la ordenanza aprobada en San Francisco se alude a los riesgos ocasionados por esta tecnología, considerando que puede poner en peligro la intimidad de las personas. Entiende que en muchas ocasiones la vigilancia se utiliza para discriminar a determinados individuos por motivos de raza, religión, nivel económico, ideología política u orientación sexual.

Riesgo para los derechos y libertades de las personas

El peligro existente sobre los derechos y libertades de los ciudadanos supera los beneficios de la tecnología de reconocimiento facial.

En China, por ejemplo, se está usando el reconocimiento facial para vigilar a supuestos detractores del régimen en algunas zonas.

Y también se usa en muchos centros comerciales para elaborar perfiles de consumidores basados en sus comportamientos.

En un estudio realizado hace dos años en EE.UU. se comprobó que la gran mayoría de los ciudadanos estadounidenses adultos figuran en una base de datos de fotografías de la policía. Esto ocurre por el gran vacío legal que existe en temas de privacidad tecnológica.

El uso de esas tecnologías de vigilancia excesiva está propiciado por intereses políticos y empresariales. Por ejemplo, Amazon ha vendido a varias empresas su sistema de reconocimiento facial. Pero también se lo ha vendido a la policía de Estados Unidos.

Esperemos que esta primera regulación en San Francisco sirva de precedente para que otros lugares y países establezcan regulaciones específicas sobre el uso de estas tecnologías.

 

Histórica ley en San Francisco que prohíbe el reconocimiento facial
4.5 (90%) 6 voto[s]

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.