La Agencia Española de Protección de Datos ha impuesto una multa a María Rosa Díez, que se presenta como asesora de la Policía Nacional y la Guardia Civil, aunque ambos lo han desmentido.

Esta persona ha enviado correos a usuarios desde su domicilio a los que captaba con el gancho de “curso gratis”.

Y no atendía las peticiones constantes de los usuarios de que dejara de enviarles esos correos.

Sanción de la AEPD por spam

El negocio de “Cursos gratuitos” de María Rosa Díez acumula multas de 9.700 €.

En 2016 se le impone una sanción de 1.500 € a Somos la Web S.L. También otras tres multas por un total de 6.200 € a Happy Social Media Ltd.

Y este año la AEPD verificó que el spam se enviaba desde su propio domicilio, por lo que le impuso a ella misma una multa de 2.000 €.

Pero no solo ha recibido sanciones por protección de datos. Tiene acumulados importes de hasta 65.000 € por deudas y otras reclamaciones, embargos o denuncias presentadas contra ella.

Estas sanciones se impusieron antes de la entrada en vigor del RGPD. Ahora los importes serían mucho mayores.

La AEPD recuerda que el envío de publicidad sin consentimiento está penado en la legislación que considera spam todo tipo de comunicación no solicitada, realizada por vía electrónica, que normalmente, tiene el fin de ofertar, comercializar o tratar de despertar el interés respecto de un producto, servicio o empresa. Esta conducta es particularmente grave cuando se realiza de forma masiva, recuerda.

La Ley de Servicios de la Sociedad de la Información prohíbe de forma expresa el envío de estas comunicaciones sin el consentimiento expreso del usuario, excepto cuando “exista una relación contractual previa, siempre que el prestador hubiera obtenido de forma lícita los datos de contacto del destinatario y los emplee para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente”.

Más sanciones por spam

Las infracciones que se pueden cometer se dividen en leves, graves y muy graves. Dependiendo del grado, las sanciones serán más o menos cuantiosas.

Como ves, la lucha contra el spam es muy fuerte legalmente, así que no es un tema que puedas tomarte a broma.

Para hacer emailing de calidad es necesario tener en cuenta todos estos datos para evitar facilísimos y vernos tentados a comprar bases de datos y/o mandar correos a quienes no nos dieron su consentimiento.

Se consideran infracciones leves:

  • enviar uno o dos emails comerciales en un año a una persona que no haya dado su consentimiento,
  • no indicar que el mensaje es publicidad,
  • no identificar al emisor correctamente y,
  • en los casos de promociones, que no se indique que lo es y que las condiciones de acceso y participación no estén claras.

Una infracción grave consiste en enviar, en un plazo de un año, tres o más mensajes publicitarios a una persona que no lo haya solicitado o eviar emails comerciales de manera masiva a personas que no hayan dado su consentimiento.

Finalmente, incumplir la obligación de suspender esos envíos cuando un órgano administrativo competente lo ordene sería una infracción muy grave.

La multa de Protección de Datos que descubrió el entramado de “cursos gratis”
4.6 (91.43%) 7 votos