La videovigilancia es uno de los asuntos que causa más dudas en el terreno de la protección de datos.

Y es natural, ya que en la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) ni siquiera aparece una sola vez la palabra “videovigilancia”. Por lo que para muchos aspectos concretos debemos acudir a una variada documentación.

De nuevo hemos conocido la apertura de un procedimiento sancionador por parte de la Agencia Española de Protección de Datos a El Corte Inglés por la existencia de cámaras de videovigilancia que graban la vía pública.

Por eso en este post os contaré todo lo relacionado con la Videovigilancia y la Protección de Datos.

¿Qué es la Videovigilancia?

La videovigilancia es el sistema que nos permite ver la imagen en directo de nuestra casa o negocio desde cualquier parte del mundo, a través de Internet, utilizando un ordenador, móvil o tableta.

El sistema de videovigilancia tiene varios usos:

  • Permite grabar las imágenes de las cámaras mientras no estamos.
  • Posibilita que podamos ver en tiempo real lo que está haciendo cada uno, controlar las diferentes dependencias y rincones sin tener que movernos y tener una visión global de todas nuestras instalaciones.
  • También tienen efecto disuasorio contra los robos y el vandalismo.

Legislación sobre videovigilancia

Derechos de los usuarios

El nuevo Reglamento de Protección de Datos aumenta los requisitos para la instalación y uso de las cámaras de videovigilancia y para el tratamiento de los datos que se obtengan con las mismas. Esto supone más derechos para los usuarios.

Licitud y transparencia

Los datos e imágenes obtenidos con las cámaras deben ser tratados de forma lícita, leal y transparente. Esto supone que el responsable del tratamiento ha de ser transparente en todo caso con la información acerca de sus intenciones de tratamiento de datos del usuario. Y no debe ocultar al mismo ninguna finalidad con la que vaya a tratar su información.

Limitación

El tratamiento de las imágenes debe limitarse a la finalidad para la que se han obtenido. En este caso es el mantenimiento de la seguridad ciudadana.

Minimización de los datos

El uso de videocámaras debe basarse en el principio de proporcionalidad, en su doble versión de idoneidad y de intervención mínima. La intervención mínima requiere el equilibrio entre la finalidad perseguida y el posible daño al derecho al honor, a la propia imagen y a la intimidad de las personas. Además, se establece la prohibición de tomar sonidos, excepto cuando concurra un riesgo concreto y preciso.

Conservación de los datos

El RGPD establece que los datos personales serán mantenidos, de forma que se permita la identificación del afectado, solo durante el tiempo necesario para los fines del tratamiento de esos datos. Nuestra normativa indica que “las grabaciones serán destruidas en el plazo máximo de un mes desde su captación, salvo que estén relacionadas con infracciones penales o administrativas graves o muy graves en materia de seguridad pública, con una investigación policial en curso o con un procedimiento judicial o administrativo abierto”.

Integridad y seguridad

Los datos personales obtenidos con las videocámaras serán tratados de manera que se garantice su adecuada seguridad. Esto incluye la protección contra el tratamiento no autorizado o ilícito y contra su pérdida, destrucción o daño accidental, mediante la aplicación de medidas técnicas u organizativas apropiadas. Las personas que, en desarrollo de sus funciones, tengan acceso a las grabaciones deberán guardar la debida reserva, confidencialidad y sigilo en relación con las mismas.

Ficheros de videovigilancia

Todas las empresas o particulares que utilicen cámaras de videovigilancia que graben imágenes están obligados a inscribir en la AEPD un fichero denominado “Videovigilancia”. En él deben figurar todas las licencias de las instalaciones de videocámaras y las renovaciones. En esta inscripción deberán incluirse:

  • datos del titular de la autorización,
  • fecha,
  • vigencia,
  • ámbito de grabación y órgano encargado de la custodia,
  • inutilización o destrucción de las grabaciones.

Con la entrada en vigor del RGPD, ya no es necesario inscribir esos ficheros en la AEPD. El responsable del tratamiento debe realizar un Registro de actividades de tratamiento que se realicen a través de la videovigilancia.

Y analizar los riesgos que conlleva ese tratamiento para adoptar las medidas de seguridad, técnicas y organizativas adecuadas para reducir o eliminar esos riesgos.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo se aplica la LOPD al tratamiento de imágenes?

Se aplicará esta normativa a los “tratamientos de imágenes” con la utilización de cámarasvideocámaras o cualquier mecanismo similar que capte y/o registre imágenes, se produzcan grabación de las mismas, se transfieran, se conserven o almacenen, incluso la reproducción y emisión en tiempo real, ya sea con fines de vigilancia u otros y que esas grabaciones afecten a datos de personas “identificadas” e “identificables“.

Los requisitos que tienen que cumplirse son:

  • Que exista consentimiento del titular de los datos personales.
  • Sólo una Ley puede exonerar de ese consentimiento. Como es el caso de lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores sobre la Dirección y Control de la Actividad Laboral.
  • No será necesario el consentimiento si los datos de carácter personal se recopilan para el ejercicio de las actividades propias de la Administración Pública, en el ámbito de sus competencias. Tampoco se exigirá el consentimiento cuando los datos de carácter personal aluden a las partes de un contrato o precontrato de una relación laboral o administrativa y son obligatorios para su mantenimiento y cumplimiento.
  • Se establecen también otra serie de excepciones al consentimiento como:
    • cesión esté autorizada por ley,
    • se refiera a datos recolectados de fuentes accesibles al público,
    • si la comunicación se realiza al Defensor del Pueblo, al Ministerio Fiscal, Jueces o Tribunales en el desarrollo de sus competencias o
    • si lo determinan las Administraciones Públicas.

Casos en los que no se aplica la LOPD

No se aplicará en el ámbito personal y doméstico. Considerándose como tal el realizado por persona física en el ámbito de una actividad privada o familiar.

Tampoco al tratamiento de datos realizado por los medios de comunicación, en el ejercicio de sus derechos.

¿Cómo se deben captar y tratar las imágenes?

Los requisitos que deben cumplirse a la hora de recoger, acumular, reproducir o cancelar las imágenes son:

captar-tratar-imagenes-videovigilancia

  • Principio de Proporcionalidad entre la finalidad perseguida y la manera de tratar los datos.
  • Deber de informar adecuadamente de la grabación de imágenes.
  • Las cámaras de videovigilancia solo se usarán cuando no existan otros medios menos invasivos.
  • Las cámaras de videovigilancia que se instalen en espacios “privados”, no podrán grabar imágenes de espacios “públicos”.
  • Podrán captarse “imágenes parciales” y “limitadas” de vías públicas cuando sea imprescindible para el fin de vigilancia que se persigue.
  • El sistema de vídeovigilancia deberá respetar los “derechos de las personas” y el resto de la normativa vigente. No se podrán captar imágenes de
    • interiores de viviendas cercanas,
    • baños,
    • aseos o espacios físicos distintos al específicamente protegido por la instalación.
  • Las imágenes se conservarán por tiempo indispensable para satisfacer la finalidad para la que se recabaron.

¿Las cámaras de videovigilancia deben ser gestionadas por empresas autorizadas?

No es obligatorio en todos los casos.

Sí es obligatorio cuando el personal encargado de la gestión intervenga activamente en relación con las personas sujetas a la videovigilancia. Por ejemplo, cuando la función sea:

  • pedir documentos de identificación a las personas,
  • supervisar controles de metales,
  • recoger y custodiar efectos de las personas, o
  • gestionar una central de recepción de alarmas.

La gestión puede realizarse por personal propio de la empresa cuando el objeto principal de las videocámaras sea:

  •  comprobación del estado de instalaciones o bienes,
  • “control de accesos” a apartamentos y garajes, y
  • actividades que en ellos se desarrollan.

¿Es necesario el consentimiento de las personas para captar sus imágenes?

No. El consentimiento es sólo una entre varias opciones.

Desde el punto de vista de la Protección de datos, cualquier organización que utilice videocámaras de vigilancia, necesita una base legítima que puede ser:

  • consentimiento,
  • contrato,
  • obligación legal,
  • interés vital,
  • utilidad pública, o
  • interés legítimo del responsable.

El RGPD da a elegir entre cualquiera de las seis, sin preferir ninguna sobre las demás.

¿Pueden las empresas instalar videocámaras para control laboral?

, pueden instalarlas en base al Estatuto de los trabajadores.

La empresa puede adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, siempre que reúnan las siguientes condiciones:

  • Que sean medidas proporcionadas y guarden la consideración debida a la dignidad de los trabajadores.
  • Que su única finalidad sea vigilar que cumplen con sus obligaciones laborales.
  • Debe informar a los trabajadores de esa instalación mediante la colocación de un distintivo en un lugar visible del centro de trabajo.

¿Pueden las cámaras grabar sonido?

La ley también limita la grabación de sonidos, ya que solo se admitirá cuando resulten relevantes los riesgos para la seguridad de las instalaciones, bienes y personas derivados de la actividad que se desarrolle en el centro de trabajo.

Y siempre respetando el principio de proporcionalidad, el de intervención mínima y las garantías previstas.

Guía AEPD

La Agencia Española de Protección de Datos ha sacado una Guía  sobre el uso de videocámaras para seguridad y otras finalidades. Puesto que el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), es aplicable desde el 25 de mayo de 2018, el contenido de esta Guía incluye aquellas cuestiones que afectan al tratamiento realizado mediante cámaras según lo dispuesto en esta norma.

Sanción por incumplimiento de la LOPD

sancion proteccion de datos

Varios centros del Corte Inglés ya han sido sancionados por no cumplir la normativa de Protección de Datos en materia de videovigilancia. En concreto, en el año 2011, un centro de Málaga fue sancionado con una multa de 60.000 € y en el año 2015, a otro centro de Las Palmas se le impone una sanción de 40.000 €.

Aunque el proceso de alta y tramitación para adaptarse a la LOPD pueda parecer fácil, debemos tener en cuenta diferentes aspectos. En todos los casos el procedimiento comienza a partir de una denuncia de particulares. La AEPD comprueba los hechos y detecta que existen varias cámaras que graban la vía pública pudiendo captar vehículos y ciudadanos que se encuentren en la calle. La Agencia considera que esto no es imprescindible para la finalidad alcanzada. Además de que no resulta “idóneo, adecuado ni proporcional”.

Criterio de la AEPD

La Audiencia Nacional confirma esta resolución de la AEPD considerando que se produce “un tratamiento excesivo y desproporcionado de las imágenes en correspondencia con el ámbito y las finalidades que podrían justificar su recogida, toda vez que la seguridad solicitada podría obtenerse de igual manera a través de medios menos intrusivos para la intimidad de los afectados”.

La AEPD estima que “La instalación de cámaras de videovigilancia en espacios públicos, al igual que la seguridad pública, es competencia exclusiva de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”.

sancion proteccion de datos

En este caso el centro que se enfrenta a una sanción por este mismo motivo es el de Badajoz. Se trata de una infracción grave por lo que la multa puede ir desde los 40.000 € hasta los 300.000 €.

La compañía se defiende apuntando que ninguno de sus sistemas de videovigilancia incumple ya la Ley de Protección de Datos. Señalan que actualmente la compañía respeta el derecho de los ciudadanos y las cámaras solo enfocan la puerta. Añaden que no existe ninguna otra intención más allá de la seguridad y que ha habido otras denuncias en este sentido que no han salido adelante.

Pasos para instalar legalmente cámaras de Videovigilancia

Si decides instalar un sistema de videovigilancia en tu empresa es recomendable seguir una serie de pasos que te indico a continuación.

  1. Elige el sistema de videovigilancia a instalar
  2. Decide los lugares donde vas a instalar esas cámaras
  3. Pon los carteles informativos
  4. Visualiza el vídeo de vigilancia en el monitor

Sistema de videovigilancia a instalar

Para elegir el sistema de videovigilancia más confiable y adecuado para tu empresa, primero debes analizar tus necesidades especiales y tu presupuesto, ya que hay abundantes cámaras de seguridad, dvrs y kits de videovigilancia en el mercado.

Resulta más costoso monitorizar cada esquina de la empresa por lo que debes dar prioridad a las áreas específicas que deseas vigilar.

Lugar de instalación

Las ubicaciones recomendadas para colocar cámaras de seguridad son caminos, puerta delantera / trasera, puerta de entrada lateral, ventanas de la calle, patio interior o garaje. Debemos asegurarnos de que las ubicaciones identificadas no estén bloqueadas. También debemos tener en cuenta que existen determinadas zonas donde no se puede grabar.

Prohibición de grabar en zonas de descanso de la empresa

La nueva ley de Protección de Datos, pendiente de aprobar en el Congreso, introduce expresamente la prohibición de instalar cámaras en zonas de ocio y descanso de los trabajadores. Por ejemplo, en comedores, salas de descanso, vestuarios y aseos.

No obstante, el tratamiento de las imágenes obtenidas con esas cámaras solo podrá realizarse para el ejercicio de las funciones de control por parte del empresario. Y siempre dentro del marco legal y los límites inherentes a ese control.

Por eso se establece la obligación de informar a los trabajadores de forma expresa y concisa de la instalación de cámaras de videovigilancia en el trabajo.

Cartel informativo

Debes poner un cartel en los lugares de instalación de las videocámaras y, en todo caso, en las entradas de la empresa. En este cartel debe aparecer la siguiente información:

  • Datos del responsable del tratamiento. Debe indicarse no solamente el nombre, dirección e identificación fiscal del mismo, sino también en el caso que sea necesario, el nombre y contacto del Delegado de Protección de datos (DPD).
  • Ejercicio de derechos. Habrá que indicar en este apartado:
    • datos necesarios para que el usuario sepa como proceder para ejercer sus derechos, recogidos en el RGPD: acceso, rectificación, cancelación, oposición, portablidad y limitación del tratamiento.
    • canal a usar (por correo ordinario, certificado, email, presencialmente, etc) y
    • documentación necesaria para llevar a cabo este ejercicio de derecho.
  • Más información sobre el tratamiento. En este apartado se detallarán
    • datos necesarios sobre la legitimación del tratamiento,
    • personas interesadas,
    • cesiones o comunicaciones de datos,
    • periodos de retención y
    • toda la información accesoria necesaria para el cumplimiento del deber de informar.

Visualización

El último dispositivo que necesitas ahora es un monitor, sin importar si es un monitor de TV o una pantalla de ordenador. Siempre que las cámaras estén bien conectadas al DVR, puedes ver el video en el monitor.

Modelos informativos

¿Cuánto cuesta cumplir la LOPD?

Todo sobre videovigilancia y LOPD
4.5 (90.67%) 15 votos