El desarrollo y evolución del cloud computing o computación en la nube han propiciado que cada día empresas, instituciones e incluso particulares apuesten por contratar este tipo de servicios para satisfacer diferentes tipos de necesidades IT sin tener que realizar grandes inversiones en adquisición de equipos, infraestructuras o licencias de software. En esta entrada vamos a ver los principales servicios de cloud computing y aquellos más usados en el ámbito empresarial.

Portada para cloud computing servicios

Servicios dentro del cloud computing

Hoy en días son muchas las empresas que recurren a la contratación de servicios de cloud computing para cubrir sus necesidades de IT, como el almacenamiento de información, la contratación de soluciones de software en la nube o programas de gestión integral como los ERP en la industria. El cloud comptuing ayuda a abaratar costes al eliminar la infraestructura IT y su mantenimiento dentro de la empresa, aunque implique contratar un servicio externo.

En la actualidad, las empresas dedicadas a ofrecer servicios cloud computing ponen a disposición de sus clientes una amplia gama de servicios, que además pueden ajustarse las necesidades reales de cada uno de ellos en momentos determinados, permitiendo la ampliación o disminución de las funciones contratadas.

Según el servicio ofrecido

Así, estos servicios ofrecidos por las empresas de cloud computing pueden agruparse en tres tipos o categorías básicas:

SaaS (Software as a Service) o Software como Servicio

El proveedor de SaaS o Software como Servicio ofrece soluciones de software en la nube adaptadas a diferentes tipos de necesidades de las empresas, como por ejemplo la automatización del marketing, análisis de mercados, gestión de inventarios y almacén o relaciones con clientes (CRM).

Este modelo está pensado para el usuario medio o final y no requiere ni instalación ni mantenimiento, accediendo a ellas a través del navegador web o un programa restringido que carga la parte principal en la nube.

PaaS (Platform as a Service) o Plataforma como Servicio

La Plataforma como Servicios está orientada a ofrecer soluciones tanto de hardware como de software a los equipos de desarrollo, puesto que ofrece entre sus diferentes servicios, la infraestructura informática y de almacenamiento, así como un nivel de plataforma de desarrollo.

Son ejemplos de servicios de cloud computing PassS los kits de desarrollo de software (SDK), los sistemas de gestión de bases de datos, los servidores web, etc.

IaaS (Infrastructure as a Service) o Infraestructura como Servicio

Con IaaS, Infraestructura como servicio, el proveedor ofrece soluciones de hardaware completas, por lo que estamos hablando de espacio de almacenamiento, potencia de procesamiento y tecnología de red.

Este tipo de solución puede ofrecerse de forma individual o como parte los otros dos tipos de servicios.

Según la propiedad del servicio

Aparte de categorizar el cloud computing por el tipo de servicios que ofrecen, también se puede hacer en base la propiedad de la nube en la que se alojan los servicios, distinguiendo entre:

Público

Los servicios de cloud computing están almacenados en localización externa a la empresa, que los contrata a través de un proveedor en función de sus necesidades. De manera que es el proveedor quien gestiona y mantiene esta nube pública, donde cada cliente puede acceder a través de Internet. La seguridad también la proporciona el proveedor. Y los usuarios no deben preocuparse más allá de contar con un ordenador y una conexión a Internet para poder acceder a los servicios contratados, eliminando la necesidad de adquirir licencias de software o personal encargado de su mantenimiento.

Los recursos aquí son compartidos por todos los clientes, aunque estos solo podrán acceder a su información, documentos y herramientas y aplicaciones contratadas con el proveedor.

Un ejemplo de este tipo de servicios lo tenemos en Microsoft Azure, que ofrece una amplia variedad de servicios en la nube para empresas.

Privado

La nube privada la utiliza una sola empresa, es decir, que tanto los servidores como las soluciones de hardware están diseñadas para las necesidades de un único cliente final. En este de nube se abren dos posibilidades; por un lado, la propia empresa puede crear su propia infraestructura IT y ocuparse de su mantenimiento, actualización y seguridad. Y por otro lado, se puede recurrir a contratar a un proveedor de servicios de cloud computing que diseña una solución integral a medida de este único cliente. En cualquier caso, aquí los recursos están dedicados a una sola empresa.

Híbrido

Una nube híbrida combina las dos anteriores para ofrecer dos infraestructuras interconectadas entre sí, donde es posible transferir la carga de trabajo de una a otra. Lo habitual es que en la nube pública se opere con aquella información, documentos o funciones que no requieran mucha seguridad, mientras que en la privada se almacenan, por ejemplo, aquella información sensible que se quiere mantener más segura; por ejemplo, las copias de seguridad se pueden almacenar en la nube privada.

¿Cuáles son los servicios de Cloud Computing más habituales en empresas?

Aunque podemos encontrar servicios de cloud computing gratis (normalmente, se trata de pequeñas «porciones» de prueba de un servicio que nos ofrece la posibilidad de ampliarlo en el futuro), lo normal es que estos sean de pago. Dependiendo del proveedor, los servicios ofertados y las necesidades de cada empresa, podremos encontrar diferentes planes y precios, que se pueden ir adaptando si la empresa y el volumen de negocio crece o disminuye, teniendo así los servicios que el negocio necesita en cada momento y evitando gastos innecesarios.

Servicios cloud computing empresas

Detallamos todos los servicios de cloud computing que más usan las empresas:

CRM y ERPs

Uno de las soluciones más habituales de cloud computing para empresas (especialmente en aquellas dedicadas al retail o la prestación de servicios) tenemos software dedicados a la administración de la relación con los clientes, la venta y el marketing, como el CRM (customer relationship management) o los ERPs (Enterprise resource planning o sistemas de planificación de recursos empresariales), que suelen englobar entre sus funciones el CRM.

Este tipo de softwares ayudan a automatizar determinadas tareas de la gestión de la empresa, tanto en la relación y comunicación con clientes y proveedores como en las acciones de marketing, análisis o gestión y optimización de los recursos de la empresa.

Bases de datos

En la era del Big Data, las empresas dependen cada vez más de la recopilación, análisis y compresión de datos, por ello existen empresas que ofrecen soluciones para almacenar bases de datos y acceder a ellos de forma rápida a través de gestores de bases de datos. Hablamos de las DBaaS o bases de datos en la nube; con ellas no solo se gana en velocidad de acceso a los datos que contienen, también se eliminan los problemas de acceso al servidor o el colapso del mismo por un exceso de consultas.

Almacenaje y transferencia de archivos

El espacio en un ordenador o los propios servidores de la empresa son finitos y ampliarlos requiere una inversión en nuevos equipos, que a veces pueden haber quedado obsoletos si se adquirieron tiempo atrás, antes de que fuese necesario usarlos y ahora resultan lentos.

Entre las soluciones de cloud computing más usadas está la de almacenaje y transferencia de datos. En el primer caso encontramos una capacidad de almacenamiento casi infinita (hablamos de teras de capacidad), que podemos ir ampliando según crezcan nuestra empresa y nuestras necesidades. En el segundo caso, gracias a que la información, documentos y archivos están alojado en la nube, no es necesario estar enviándolos a otros miembros del equipo, puesto que todos pueden acceder a ellos a través del interfaz de usuario.

Servicios de correo y calendario

La solución de correo electrónico también se ha beneficiado de las ventajas que ofrece el cloud computing, especialmente al eliminar las limitaciones de almacenamiento o creación de cuentas, así como la posibilidad de integrar otras funciones como el calendario o la agenda, o la posibilidad de sincronizar el correo en todos nuestros dispositivos sin saturar el servidor, de manera que siempre tengamos acceso al mismo, independientemente de donde nos encontremos.

Suite de ofimática

Hasta hace poco, para poder usar programas como Word, era necesario adquirir la licencia de software para básicamente cada equipo que iba a emplearlo (comprar el programa), gracias al Cloud Computing, la empresas pueden contratar un suite de ofimática completa y trabajar en ella directamente a través de Internet (como por ejemplo, Office 365 de Microsoft). Estas suites ofrecen diferentes planes y precios para cada tipo de usuario y otra de sus ventajas, es que permiten el trabajo y la colaboración en equipo.

Escritorios virtuales

Los escritorios virtuales permiten acceder a un sistema operativo y un escritorio remoto a través de la nube, es decir, no se trabaja desde el escritorio instalado en el ordenador, sino que nos conectamos a otro, como puede ser el de la empresa, para poder trabajar de la misma manera que si estuviésemos en la oficina.

Este tipo de servicio de cloud computing asegura que se pueda trabajar desde prácticamente cualquier localización con conexión a Internet, como puede ser desde casa, lo que ha hecho posible considerar el teletrabajo como una opción más para el desarrollo de la actividad laboral.

Además, dado que el escritorio virtual está alojado en un servidor, hace que no sea necesario contar con el ordenador más potente y actualizado para poder trabajar con ello.

Copias de seguridad

Las empresas que generan y manejan grandes cantidades de información, documentación y datos, necesitan almacenarlas ya no solo para poder acceder a ellas, sino para contar con copias de seguridad con las que se puedan recuperar en caso de pérdida de información. Por ello, todos los servicios de cloud computing ofrecen la realización de copias de seguridad periódicas y su almacenamiento.

Servicios de hospedaje

Los servicios de hospedaje o hosting son también una de las soluciones más demandadas dentro del cloud computing, puesto que permiten aumentar las funciones que se pueden hacer en el entorno web, mantener una velocidad de carga estable y aceptable o soportar picos de alta actividad (por ejemplo, las compras navideñas en un e-commerce). Todo esto se logra gracias a un conjunto de servidores en la nube, que se dividen en varios servidores virtuales, que se van asignando de forma dinámica según la necesidad de uso.

Centro de Procesamiento de Datos

Como no todas las empresas tienen la capacidad de invertir y mantener la infraestructura necesaria que conlleva un Centro de Procesamiento de Datos (CPD), pero en muchos casos, necesitan contar con uno para poder gestionar o acceder a sus volúmenes de información, los CPD virtuales son también otros de los servicios dentro del cloud computing con una alta demanda.

Un CPD virtual cumple todas las funciones de un CPD tradicional, pero con la ventaja de que no tener que invertir en su mantenimiento y suele venir completado con otros servicios en la nube, como las copias de seguridad.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.