Las necesidades informáticas de las empresas han crecido exponencialmente en los últimos años, tanto, que es difícil pensar en alguna empresa, por pequeña que sea, que no haga uso de algún sistema informática. Por supuesto, las necesidades de autónomos, pymes y grandes empresas en lo que hardware y software se refiere no son las mismas, pero en lo que todos coinciden es en tener los recursos adecuados a sus necesidades sin tener que invertir grandes sumas de dinero para ello. Así, entra en este escenario el cloud computing; en esta entrada vamos a detallar en qué consiste y qué ventajas puede aportar a las empresas.

Cloud computing

¿Qué es Cloud Computing? Definición

El significado de cloud computing es «computación en la nube». Se trata de un concepto que podemos definir como la oferta de soluciones tanto de hardware como de software para empresas, profesionales y particulares a los que se puede acceder a través de Internet. De manera que dentro de esta definición tenemos desde infraestructuras de servidores y procesadores remotos, almacenamiento en la nube o paquetes de software que operan a través del navegador.

Para que un servicio pueda considerarse como elemento de cloud computing, debe tener una serie de características (The NIST):

  • En primer lugar, los usuarios deben poder acceder a los recursos que necesiten sin tener que contactar con el proveedor.
  • En segundo lugar, debe estar basado en métodos estandarizados que aseguren que todos los usuarios pueden acceder al servicio sin problemas.
  • En tercer lugar, operan a través de un pool de recursos, es decir, se combinan diferentes instancias de computación (generalmente, granjas de servidores) para poder ofrecer la capacidad de almacenamiento o la potencia de cálculo requerida por cada usuario en cualquier momento.
  • En cuarto lugar, deben ser escalables, es decir, deben tener la capacidad, en algunas casos automatizada, de responder rápidamente a las demandas de los usuarios.
  • Finalmente, deben ser medibles, permitiendo controlar y optimizar el uso del recurso a través de su monitoreo. Tanto el proveedor como el usuario pueden acceder a la información sobre este monitoreo de los recursos, asegurando así la transparencia.

La computación en la nube es lo que utilizan las empresas cuando no quieren o pueden crear sus propias infraestructuras IT y recurren estos servicios para contratar desde espacio de almacenamiento, diferentes tipos de software, hasta capacidad de calculo y procesamiento.

¿Cómo funciona el Cloud Computing?

Sin entrar en aspectos muy técnicos, el cloud computing funciona combinando un cierto volumen de recursos; puede ser un centro de procesamiento de gran tamaño o una granja de servidores, donde los ordenadores o servidores están conectados entre sí, lo que se denomina pool de recursos. Es decir, se crea una red servidores en la que, además, se puede recurrir a la virtualización para crear redes virtuales dentro de la misma para usuarios individuales.

Esta combinación y conexión de los recursos permite un acceso rápido a cualquier de los servicios que ofrece el cloud computing, pudiendo conectarnos a través de cualquier dispositivo que tenga conexión a Internet y la capacidad para poder utilizar los recursos contratados (especialmente cuando nos referimos a soluciones de software).

Tres modelos o tipos de cloud computing en función de las soluciones que ponen a disposición de sus usuarios:

  • IaaS, Infraestructura como servicio.
  • PaaS, Plataforma como servicio.
  • SaaS, Software como servicio.

Tipos de nubes: públicas, privadas, híbridas y multiclouds

Ahora que ya sabemos cómo funciona el cloud compunting, vamos un paso más allá para ver qué tipos de nubes existen.

Tipos de nubes: públicas, privadas, híbridas y multiclouds

Nube Privada

Una nube privada es una red de recursos cuyos servicios alojados solo se suministran a un número limitados de usuarios o clientes finales. Es habitual que la empleen grandes empresas y organizaciones que necesitan soluciones dedicadas. Habitualmente se ejecutaban dentro de las instalaciones de la propia empresa, pero de un tiempo a esta parte, las empresas han optado por diseñarlas en centros de datos alquilados de otros proveedores localizados en el exterior.

Nube Pública

En una nube pública, el proveedor de servicios pone estos a disposición de diferentes clientes o usuarios, de manera que el proveedor se ocupar de la gestión de la parte técnica y operativa de los recursos y los usuarios comparten estos, así como la infraestructura, con otros de forma simultánea, sin necesidad de conocer quienes son esos otros. El proveedor debe asegurar tanto el mantenimiento como la seguridad de la nube.

Ejemplos de nubes públicas son AWS de Amazon, Azure de Microsoft o Google Cloud.

Nube Híbrida

Una nube híbrida en la combinación de una nube privada y una nube pública, de manera que el usuario final puede alternar entre ambas, eligiendo qué procesos lleva a cabo en cada una; por ejemplo, todo lo relacionado con la seguridad se asignaría a la nube privada. La nube híbrida utiliza una única herramienta de gestión unificada y conecta entre sí la sección privada con la pública.

Multiclouds

Las multiclouds son sistemas en los que se incluyen más de una nube, de diferentes proveedores (lo que las diferencia de la nube híbrida), que pueden ser públicas o privadas y que pueden o no conectarse en red. Las multiclouds pueden incluir dos entornos de nube pública o dos entornos de nube privada, pero no interconectar una nube pública y una privada, como se hace en la nube híbrida.

Ventajas del cloud computing para las empresas

Ahora que ya sabemos un poco más sobre qué es y cómo funciona el cloud computing, pueden surgirla pregunta de ¿por qué una empresa querría recurrir a este tipo de herramienta y servicio, que supone un desembolso económico?, ¿por qué alquilar un entorno de software en vez de adquirir los programas directamente?, ¿por qué recurrir a guardar archivos en la nube en vez de sus propios equipos o unidades de almacenamiento externas?

La respuesta a estas preguntas la podemos encontrar en las diferentes ventajas que el cloud computing aporta a las empresas.

Reducción de costes y aumento de la rentabilidad

Una de las principales ventajas de la computación en la nube es que permite reducir costes y, consecuentemente, aumentar la rentabilidad. Hemos mencionado que contratar los servicios de un proveedor de cloud computing implica pagar una cuota, pero sin duda es mucho menos costoso, especialmente para pymes, que adquirir una estructura IT completa propia.

No solo la adquisición de la estructura supone un coste considerable para cualquier empresa, sino que también hay que contar con un equipo de mantenimiento dedicado a asegurarse que todo funciona como debe. Además, cada vez que la empresa crezca, puede implicar la necesidad de realizar nuevas inversiones para ampliar la estructura IT y cubrir las nuevas necesidades. Por ello, es habitual que las empresas adquieren hardware cada cierto tiempo, en previsión de necesidades futuras, pero que en realidad no necesita en el momento.

Adquirir un servicio de cloud computing sale mucho más barato en comparación y, además permite ajustarlo a las necesidades reales de la empresa en cada momento, gracias a su flexibilidad y escalabilidad. Por su parte, el mantenimiento de la infraestructura y el software ya no corre a cargo de la empresa, sino del proveedor del servicio, por lo que es un gasto menos en personal especializado. Así, la empresa solo necesita invertir en los equipos necesarios y la conexión a Internet para poder acceder al servicio de informática en la nube.

Respecto al software, además, la empresa se ahorra la adquisición de las licencias necesarias para poder emplear ciertos programas, puesto que estarán disponibles a través del servicio en la nube que se haya contratado.

Actualizaciones automáticas de software

Hablando de software, gracias al servicio de cloud computing contar con la última versión del mismo deja de ser un problema y un coste adicional, puesto que los servicios en la nube ofrecen los programas y sus actualizaciones siempre que haya una nueva disponible. Además, el usuario apenas debe preocuparse por acceder a ellas, puesto que las actualizaciones de software se llevan a cabo de manera automática en el momento en que nos conectamos a la nube.

Capacidad de almacenamiento ilimitada

¿Cuánta capacidad tiene el disco duro de tu ordenador? ¿250 GB, 500 GB, 1 TB? La capacidad de almacenamiento para los equipos de la empresa siempre es limitada, algo que en la nube no supone un problema, siendo el espacio de almacenamiento virtualmente ilimitado gracias a la combinación de recursos. Gracias esta capacidad, las empresas no deben preocuparse de ampliar la capacidad de sus equipos, ahorrando el gasto que puede implicar bien la adquisición de nuevo hardware con más capacidad de almacenamiento.

Aumenta la agilidad de las empresas

Puesto que el cloud computing ofrece un servicio de pago por uso, las empresas contratar aquellos servicios que realmente necesitan en un momento dado, pudiendo ampliar o eliminar funciones según sus necesidades, evitando así que tecnología que se ha adquirido antes de tener una necesidad real de ella, quede obsoleta.

El cloud computing permite a las empresas contratar las soluciones y funciones que necesite en el momento en que se hacen necesarias y eliminarlas cuando dejan de serlo, de manera que se ajusta el gasto en ese sentido, pero además no se produce una pérdida de tiempo en la adquisición de nuevos equipos.

Por otro lado, deja de ser necesario instalar programas, lo que redunda en un mejor rendimiento del ordenador, o siquiera salvarlo todo continuamente en unidades externas de memoria, puesto que al operar directamente en la nube, todo queda guardado y a salvo.

Mayor seguridad

Puede que operar directamente en la nube haga surgir dudas respecto a la seguridad de los datos y la información, pero lo cierto es que los proveedores de servicios en la nube se preocupan de ofrecer también el mejor estándar de seguridad y toda la información que la empresa sube a la nube se encuentra bajo un cifrado seguro, además de contar con todas las medidas de ciberseguridad necesarias implementadas.

Además, como ya hemos mencionada, al operar en la nube, todo lo que hagamos queda salvado en copias de seguridad, de manera que si un ordenador queda inutilizado, la información que contenía seguirá siendo accesible desde otro dispositivo (es una buena solución para aquellos que se olvidan de realizar copias de seguridad regulares).

El único pero que se le puede poner a la seguridad del cloud computing lo encontramos en las leyes de protección de datos personales y la localización de los servidores, puesto que la normativa europea difiere de la de otros países fuera de la UE; por ejemplo, el riego para la privacidad de la información que supone el cloud act estadounidense se debe tener en cuenta a la hora de contratar.

Más efectividad en la recuperación de desastres

Relacionado con la seguridad y las copias de seguridad, el cloud computing nos asegura que ante un desastre, la información de la empresa estará a salvo. Supongamos que se produce un incendio en una oficina y se pierden todos los ordenadores, la información que contenían seguirá siendo accesible una vez la empresa disponga de nuevos equipos.

Esto también se aplica ante otras amenazas o peligros que pueden inhabilitar los equipos de la empresa. Además, la recuperación de la información será mucho más rápida, puesto que estará disponible desde el momento en que nos volvamos a conectar.

Movilidad: Acceso desde cualquier dispositivo y lugar

Puesto que toda la información y recursos necesarios para trabajar están almacenados en la nube, el cloud computing permite trabajar desde cualquier lugar en el que tengamos conexión a Internet, de manera que ayuda, por ejemplo, a implementar el teletrabajo o trabajo a distancia o la formación telemática a través del cloud learning.

Además, puesto que la información y documentos se encuentran en la nube a disposición de diferentes trabajadores, es posible trabajar en equipo a distancia, sin necesidad de reunirse constantemente o estar en la misma localización física.

Imagen conceptual para cloud computing

Dispensar el mantenimiento del hardware

Ya lo mencionamos en la primera de las ventajas del cloud computing; contratar este tipo de servicios permite que la empresa pueda despreocuparse del mantenimiento del hardware, algo que obliga a tener contratado personal especializado. Un servicio en la nube elimina esta necesidad, puesto que es el proveedor quien se ocupa de esta tarea, ya que la estructura física depende de él.

Este tipo de computación reduce las diferencias entre pequeñas y grandes empresas

Gracias a la reducción de costes que mencionábamos al principio y la posibilidad de acceder a infraestructura de almacenamiento y últimas versiones de software disponibles, el cloud computing ayuda a reducir las diferencias entre pequeñas y grandes empresas, puesto que pone a disposición de las primeras los mismos servicios que para la segundas. El que ambos tipos de empresas puedan acceder al mismo tipo de tecnología iguala el campo de juego.

Flexibilidad

Los servicios de cloud computing son, además, flexibles, capaces de atender cualquier tipo de necesidad o demanda del servicio contratado por parte de sus clientes, independientemente del tamaño de la empresa y de las necesidades que requiera cubrir. Como ya dijimos, permiten ampliar los servicios y funciones contratadas según la necesidad de la empresa en cada momento.

Reducir la huella de carbono

El cloud computing es, además, más respetuoso con el medio ambiente; dado que las empresas pasan de almacenar sus recursos en soportes físicos a virtuales, se produce como consecuencia un ahorro de energía por parte de la empresa, que reduce a su vez su huella de carbono (hay estudios que afirman que gracias al uso de servicios en la nube, las empresas pueden reducir sus niveles de contaminación en un 60%).

Hemos vistos las ventajas ¿y las desventajas del cloud comptuting? Sin duda, uno de sus principales inconvenientes radica en que es necesario contar con una buena conexión a Internet para poder operar en la nube, una conexión que debe ser estable y ofrecer una buena velocidad.

Otra de sus desventajas reside en la dependencia que se genera respecto del proveedor del servicio, si este desaparece de la noche a la mañana, la empresa podría perder todas sus recursos informáticos (o una gran cantidad de ellos) junto a la información y documentación que tuviese almacenada en la nube.

Algunos ejemplos de sectores en los que se aplica Computación Cloud

Tras este repaso, vamos a ver algunos ejemplos de cloud computing aplicados en diferentes sectores.

Banca

Con la banca online comiendo terreno la banca tradicional, este es un sector donde las soluciones de cloud computing permiten gestionar las diferentes necesidades de los clientes, ofreciendo servicios ajustados a pequeñas y grandes empresas o clientes particulares, ayudando a las entidades bancarias a llevar a cabo un trabajo rápido y ágil, con acceso inmediato a la información que necesitan de las cuentas y otros servicios de sus clientes.

Seguros

Las aseguradoras necesitan agilidad para adaptarse las necesidades específicas de cada uno de sus clientes, además de mantenerse actualizados y adaptados a los cambios en leyes y normativas. Operar en la nube les permite reducir costes, mejorar las capacidades de disponibilidad del sistema y mantener la continuidad del negocio, así como poder anticiparse a los posibles requerimientos de sus clientes y agentes. Todo ello desde un entorno ágil y seguro.

Retail

En el sector retail el cloud computing ayuda a llevar una comunicación rápida y directa con proveedores y otros socios de la cadena de suministro, asegurando así el poder cumplir con las expectativas de los clientes. Además, entre las soluciones que ofrece no solo está el control del inventario o de de las ventas, sino también la realización de estudios de mercado, el análisis de comportamiento de los clientes, crear estrategias de ventas y promociones, etc.

Educación

La educación también se puede beneficiar de las soluciones que ofrece el cloud computing, especialmente en lo que a educación a distancia se refiere, puesto que permite realizar cursos educativos con diferentes tipos de recursos en línea disponibles tanto para los profesores como para el alumnado.

Además, a través de la nube no solo se pueden impartir clases, sino también disponer de herramientas para el aprendizaje, la evaluación y el desarrollo del conocimiento. Por no mencionar la posibilidad de utilizar programas que de otra forma podrían estar inaccesibles para los alumnos.

El poder transformador del Cloud Computing

Como ya hemos señalado, el cloud computing ha ayudado a igualar el campo de juego entre pymes y grandes empresas, puesto que permite el acceso a recursos igual de avanzados tecnológicamente para ambas, de manera que en ese sentido, pueden competir en igualdad de condiciones.

Pero además, la computación en la nube elimina otro tipo de barreras, como la económica para crear una infraestructura IT dentro de la empresa, o la experiencia necesaria para mantenerla. Además, pone al alcance de cualquier empresa soluciones de hardware y software adaptables a cualquier sector de actividad.

Los proveedores de servicios en la nube pueden ofrecer servicios personalizados a ajustados a las necesidades reales de cada empresa y para las tareas que los necesites. Y ayudan «sacar» el trabajo de la oficina, puesto que la información y los recursos están disponibles desde cualquier dispositivo con acceso a la nube.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.