La seguridad en la era digital se enfrenta a nuevos retos y amenazas que emplean las nuevas tecnologías como vehículo para cometer delitos. ¿A qué escenario nos enfrentamos? ¿Cuáles son las principales tendencias en ciberseguridad para 2020 y 2021? Lo vemos en el siguiente artículo.

14 tendencias que marcarán la ciberseguridad en 2020 y 2021

La ciberseguridad se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de empresas y usuarios de internet. ¿Cómo va a evolucionar la situación en los próximos años?

Inteligencia artificial aplicada a la seguridad

El desarrollo de la inteligencia artificial será uno de los grandes pilares a la hora de mejorar las herramientas de seguridad. Tecnologías como el machine learning o el deep learning contribuirán a que la I.A. sea cada vez más imprescindible en antivirus, VPN y todo tipo de software online. Gracias a ella se pueden registrar y analizar enormes bases de datos, predecir amenazas antes de que ocurran o proceder de forma «humana» ante los ataques cibernéticos.

Blockchain o cadenas de bloques

El blockchain nació como una tecnología unida a las criptomonedas, pero hoy en día su uso se ha extendido a muchos otros campos, entre ellos el de la ciberseguridad. La principal ventaja del Blockchain es que permite añadir nueva información a una cadena, evitando que los datos se pierdan sobre el camino y permitiendo el acceso solo a los usuarios autorizados. Esta es una explicación muy básica de esta tecnología, por lo que si quieres saber más te recomendamos que leas nuestro artículo sobre Blockchain.

Ingeniería social

Se prevé que haya un aumento de los ataques de ingeniería social, por ejemplo phishing o suplantación de identidad, páginas web fraudulentas, etc. Los expertos consideran que estas amenazas será más frecuentes que otro tipo de ataques, como la denegación del servicio o ataques de día cero. La principal razón es que la información obtenida, como claves, contraseñas o números de cuenta, se puede vender fácilmente en la Deep Web.

Troyanos bancarios

Una de las tendencias de ciberseguridad en 2020 ha sido el aumento de los ataques provocados por troyanos bancarios, cuyo objetivo es robar las cuentas de los clientes de los bancos. Esta amenaza existe desde hace tiempo, pero los ciberdelincuentes han perfeccionado sus creaciones y cada vez resultan más difíciles de detectar y eliminar.

Autentificación remota

Otra de las tendencias en ciberseguridad para 2021 será el desarrollo de nuevas maneras de autentificación remota. Es una tendencia que ha tenido su boom en 2020 a causa del Covid-19 y el consiguiente aumento del teletrabajo Se necesitan nuevas y más eficaces formas de controlar quién accede a qué información, desde qué lugar y con qué nivel de permisos.

Geopolítica y protección de infraestructuras críticas

Tras la 2ª Guerra Mundial, Estados Unidos y Rusia se enzarzaron en una carrera tecnológica y de armamento a la que se llamó Guerra Fría. Pues bien, en la actualidad entramos en una nueva etapa de Guerra Fría, en este caso la ciberguerra.

La tecnología cada vez se usará más con el objetivo de conseguir ventajas competitivas en el mapa geopolítico mundial. Asimismo, los gobiernos aumentan su preocupación por la defensa nacional ante los equipos de inteligencia de otros países y los ataques del exterior.

Todo esto ya es una realidad en la que hay tres actores principales: Estados Unidos, China y Rusia. No en vano, Estados Unidos ya ha vetado a numerosos fabricantes chinos y Rusia se encamina hacia un internet propio y aislado del resto del mundo.

Desarrollo del cloud computing

Entre las tendencias de ciberseguridad en 2020 y 2021 también está la creciente preocupación por la seguridad de los datos almacenados en la nube. Según Forbes, alrededor del 80% del trabajo de las empresas ya se ha trasladado a la nube en 2020. Esto implica que los servicios de cloud computing pueden ser uno de los objetivos principales de los ciberataques, por lo que es necesario crear infraestructuras y sistemas que garanticen la seguridad de la información y eviten la fuga de datos.

Incremento de ataques con ransomware

Entre los profesionales dedicados a la seguridad informática existe cierta alarma en relación al aumento de ataques con ransomware. Este tipo de malware aumentó un 500% durante el año 2019 y se espera que siga creciendo durante 2020 y 2021. Las principales víctimas de estos ataques han sido las instituciones públicas como ayuntamientos, además de hospitales y centros de salud.

Mayor concienciación de los usuarios con su privacidad

Los usuarios cada son más conscientes de los riesgos que tiene internet para su seguridad y privacidad. Algunos escándalos, como la venta de información por parte de Facebook, o el caso de las escuchas de los altavoces inteligentes, han tenido parte de culpa. Además, se ha endurecido la normativa sobre protección de datos, con el objetivo de establecer un marco normativo unitario en la Unión Europea que respete más los derechos y libertades del individuo.

Aumento de dispositivos vulnerables

Hasta hace poco, los activos digitales de las compañías estaban bien identificados y protegidos. Sin embargo, con el desarrollo del internet de las cosas o IoT cada vez hay más dispositivos conectados, gadgets y herramientas que multiplican las posibilidades de sufrir ataques desde otros frentes. Además, no existe una normativa concreta acerca de estos dispositivos conectados, ni un estándar de seguridad.

Juice Jacking

Entre las tendencias en ciberseguridad de 2020 también se puede incluir en aumento en la preocupación de los ataques a través de hardware infectado. Una de las novedades en este sentido es el Juice Jacking, que consiste en la infección de un equipo a través de puertos de carga. Por ejemplo, se han dado casos en los que se han infectado teléfonos móviles al conectarlos a cargadores públicos.

Uso malicioso de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial no solo se puede emplear para mejorar los sistemas de seguridad. Los ciberdelincuentes también se aprovechan de esta tecnología para perfeccionar sus métodos de ataque. Gracias a estas herramientas pueden detectar flujos o comportamientos que les ayudan a encontrar brechas de seguridad. También pueden diseñar herramientas capaces de predecir patrones y así poder esquivar los controles de seguridad.

Aumento de brechas de seguridad ocasionadas por terceros

Cada vez más compañías subcontratan servicios de terceros. Esto supone un ahorro de tiempo y de capital humano, pero también puede provocar brechas de seguridad, sobre todo si la empresa subcontratada no emplea las medidas adecuadas. Muchos ciberdelincuentes son conscientes de ello, por eso los ataques a terceros en la cadena de producción han aumentado casi un 80% durante 2019 y es una de las tendencias en ciberseguridad para 2020 y 2021.

Amenazas cada vez más difíciles de detectar

El perfeccionamiento de los métodos empleados por los hackers provoca que las ciberamenazas sean cada vez más difíciles de detectar. Según un estudio de IBM, el tiempo promedio para la detección de una amenaza en 2019 fueron 206 días, y eso sin tener en cuenta que muchas de ellas ni siquiera llegan a detectarse.

Estas son algunas de las tendencias en ciberseguridad para 2020 y 2021. Como vemos, nos enfrentamos a un presente y un futuro con muchos retos en el horizonte, y con todavía un largo camino por recorrer para garantizar la seguridad en las telecomunicaciones.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.