A todos nos preocupa, como usuarios de teléfonos móviles, que estos sean hackeados.

Implica un importante riesgo para nuestra seguridad y privacidad.

Por eso, lo normal es que tengamos ciertas precauciones, como instalar algún antivirus o evitar entrar en ciertas webs o no descargar archivos desconocidos.

Saber si tu móvil ha sido hackeado es mucho más sencillo de lo que imaginas, y en este artículo vas a descubrirlo.

¿Cómo saber si mi móvil ha sido hackeado?

Hace 20 años los teléfonos servían exclusivamente para llamar y enviar mensajes. Actualmente nos permiten hacer fotografías o escuchar música, conectarnos a las redes sociales, navegar por Internet o comprar cualquier producto.

Sin embargo, cada vez que conectas el móvil a una red wifi pública o descargas una aplicación, corres el riesgo de sufrir algún ataque malicioso contra el terminal.

Estos síntomas advierten que un teléfono móvil ha sido hackeado.

Lentitud del teléfono

En primer lugar debemos observar el rendimiento del móvil.

El malware normalmente produce una lentitud en el funcionamiento del teléfono. Si tu dispositivo funciona a buen ritmo esto es algo que puedes notar fácilmente.

Si se trata de un teléfono antiguo que ya tiene problemas de funcionamiento, probablemente se ralentizará más de lo normal. Pero la lentitud siempre es un síntoma claro de hackeo.

Puede ser una ralentización en el propio funcionamiento del móvil. Pero también es posible que vaya lento a la hora de navegar o usar aplicaciones. Debemos sospechar si no es algo producido por alguna actualización del sistema.

Acciones o compras sospechosas

Esta señal a tener en cuenta suele ser muy clara. Si te aparece que has comprado alguna aplicación que no recuerdas haber comprado ni conoces. O si por el contrario, descubres de repente que tienes instalada una aplicación que no has descargado.

Es una manifestación clara de que tu teléfono ha sido hackeado.

También puede ocurrir que te aparezcan enviados mensajes, que tú realmente no has enviado.

O hayas efectuado llamadas que no reconoces.

Estos hackeos pueden ocasionar muchas veces que tu factura mensual aumente considerablemente con estos mensajes o llamadas. También se puede incrementar en estos casos el consumo de datos en tu móvil.

Por eso debemos controlar todas las transacciones que realicemos desde el teléfono. Tanto el uso de tu banco online o cuenta de PayPal como las posibles compras de aplicaciones o juegos.

En caso de que los hackers consigan acceder a estos datos, nos originarían graves consecuencias.

Debes estar alerta si percibes alguna extraña transacción efectuada con el móvil. Es posible que seas víctima de un hacker.

Mensajes de servicios desconocidos

En Android, la gran mayoría del malware actúa cogiendo tu número de teléfono y registrándolo sin permiso en servicios premium (como el horóscopo, por ejemplo).

En caso de recibir muchos mensajes de servicios desconocidos y a los que tú no te has suscrito, además de estar infectado con malware, recibirás una factura bien abultada a final de mes.

También puede ser que tú estés enviando mensajes a tus contactos sin saberlo.

Si algún amigo te avisa de que has publicado actualizaciones en tus redes sociales o le has enviado cualquier cosa rara sin saberlo, bien tienes una app conectada pasándose de lista o estás infectado.

Problemas con la batería

En cuarto lugar tenemos otro síntoma que nos puede decir que nuestro móvil ha sido hackeado.

Es posible que la batería comience a tener problemas de funcionamiento.

No tiene un funcionamiento normal o se agota antes de tiempo, puede pasar tiempo sin descargarse y de repente se descarga por completo.

Debemos preocuparnos si se produce un comportamiento fuera de lo normal de la misma o se agota con demasiada rapidez.

Esto lo vas a notar fácilmente si tu teléfono no suele tener problemas con la batería.

Y seguirá ocurriendo aunque utilices trucos para mejorar el funcionamiento.

También es importante saber cuándo han comenzado los problemas de batería en el móvil. Si esos problemas surgen tras una actualización del sistema, o después de instalar una aplicación.

Verifica si suprimiendo dicha aplicación los problemas de batería dejan de ocurrir. Si es así, puede que no se deba a un hackeo.

Por eso debemos estar atentos al origen de dicho problema. En el caso de una actualización el cambio no suele ser demasiado drástico. Pero en casos de un hackeo, el consumo es mucho mayor. Y eso es algo que no pasa desapercibido en el teléfono.

Ventanas emergentes

Al igual que ocurre a veces en los ordenadores, hay algunos malware que suelen abrir ventanas emergentes en la pantalla. Y nos invitan a realizar alguna acción a cabo a través de ellas. De hecho, muchas de ellas nos indican que es un virus para que hagamos algo, pero esto es utilizado en nuestra contra.

Si nos encontramos con alguna de estas ventanas emergentes o pop-ups, es una señal clara de que algo va mal con nuestro teléfono Android.

Normalmente en varios problemas con malware o virus ocurridos en el sistema operativo en el pasado, han aparecido este tipo de ventanas en muchos casos. Por lo que muchos usuarios las asocian ya con estos problemas.

Sobrecalentamiento

Por último, una señal que nos puede alertar de que nuestro móvil ha sido hackeado es la temperatura.

El malware suele ejecutarse en nuestro teléfono en segundo plano.

Esto consume muchos recursos, lo que provoca ese consumo excesivo de batería que hemos mencionado y un consumo de datos.

Eso sucede mientras nuestro móvil funciona. Mientras lo usamos con normalidad. Esto produce un gran esfuerzo por su parte.

En ese caso, también el procesador del teléfono funciona a máxima velocidad.

Por eso, es muy habitual que haya un aumento notable de la temperatura.

Esto es algo fácil de detectar si tu móvil Android no se suele calentar de forma habitual. Es posible que suceda en una ocasión, porque tienes demasiados procesos abiertos, o estás jugando a algún juego que consume mucho.

Pero, si este sobrecalentamiento se repite varias veces a lo largo del día, es un síntoma de que algo va mal con tu teléfono.

Hay que verificar cuándo ha empezado a suceder.

Hay casos que ocurre tras instalar una app. Puedes probar a desinstalar dicha app de tu móvil, y esperar a ver lo que ocurre. Esto es normal si has instalado una app de origen desconocido.

Códigos para comprobar si tu móvil está hackeado

Aquí te dejo unos códigos con los que puedes comprobar si tu móvil ha sido atacado por algún hacker.

  1. **##002#* *. Este es un código universal. Es posible desactivar con él todo el desvío de llamadas. Es decir, se inutilizarán de forma inmediata las redirecciones del teléfono móvil. Si piensas que tus llamadas pueden estar siendo desviadas hacia otros receptores que no son los verdaderos, introduce el código en el teléfono y cúrate en salud.
  2. ***#62#* *. En caso de que nuestros amigos o familiares nos digan que nuestro número está fuera de servicio o simplemente no responde, podemos verificarlo con este código. Este nos mostrará, al marcarlo, dónde se están desviando todas esas llamadas, mensajes y datos. Debemos comprobar que el número al que se está redirigiendo todo es de nuestra propia compañía. Si no es así, lo más recomendable es actuar inmediatamente, dirigiéndonos a la compañía telefónica.
  3. ***#21# **. Este código es muy similar al anterior, también indicará si nuestras llamadas, mensajes, datos, incluso el fax están siendo interceptados o desviados hacia otro número, pero tiene una diferencia importante. Abre una pequeña pantalla donde nos indica si realmente algún servicio está siendo desviado.

¿Qué hago si mi móvil está hackeado?

Si has realizado las pruebas anteriores y has encontrado algo raro en tu móvil, solo te queda solucionar el problema.

¿Cómo se arregla un móvil hackeado? Existen varias maneras diferentes que pueden eliminar de raíz los problemas.

Identifica y suprime la app causante de los problemas

Para arreglar un móvil hackeado el primer paso es eliminar el software que está causando los problemas.

Hace un tiempo existía una aplicación que, haciéndose pasar por un “optimizador de batería”, era capaz de robar hasta 1.000 euros a los usuarios cada vez que se ejecutaba la app de PayPal. Aquí el origen del problema es la propia app de optimización, y no la de PayPal. Por tanto, debemos desinstalar y borrar todos los datos de esa aplicación maliciosa.

Google Play Protect puede reconocer rápidamente todas aquellas apps que podrían originar cualquier tipo de daño a nuestro dispositivo. Así que, para evitar que los problemas sean cada vez más graves, debería ser fácil saber cuál hay que desinstalar.

Actualiza el software del móvil

Google publica, a principios de cada mes, el boletín de seguridad de Android, donde se incluyen algunos de los fallos de seguridad descubiertos en el sistema operativo y el software de los socios de la compañía. También se libera la actualización mensual de seguridad de Android, que después es extendida para que los dispositivos sean inmunes a estas brechas de seguridad.

No actualizar el móvil aunque haya nuevas versiones disponibles es una mala idea, ya que esta clase de parches de seguridad pueden solucionar los problemas de un móvil hackeado al corregir las vulnerabilidades encontradas por los expertos en seguridad de Google.

Reestablece los valores de fábrica

Se trata de la solución más efectiva, aunque la más tajante.

Si ninguno de los procedimientos anteriores funciona, lo más recomendable es efectuar un hard reset o restablecimiento a los valores de fábrica del dispositivo.

Se suprimirán todos los datos almacenados en él, incluyendo las apps y la información relacionada con el virus que se haya usado para hackear el teléfono.

Para realizar este proceso debemos ir a los ajustes del sistema, en Ajustes > Sistema > Opciones de recuperación > Borrar todos los datos.

Una vez finalizado, el móvil estará como nuevo y libre de malware.

Pero como en cualquier caso, es mejor prevenir que curar. Y, ante la duda, no instales aplicaciones ni accedas a páginas sospechosas.

6 señales inequívocas de que tu móvil ha sido hackeado
4.3 (86%) 10 votos

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.