La Agencia Española de Protección de Datos ha sancionado con un importe de 5.000 euros a una facultativo.

Por extraviar las imágenes grabadas durante una intervención quirúrgica a una paciente en un hospital privado de Madrid en 2014.

Falta de diligencia del médico

La AEPD considera que no se trata de una actuación intencionada pero sí se ha producido una falta de diligencia grave.

También entiende que estas imágenes no suponían un volumen de datos elevado para justificar la pérdida. Y recalca que no se produjo ningún beneficio económico a través del extravío de esta información que se incluye en la historia clínica digital de los pacientes.

Ha quedado acreditado que el denuncia no disponía de las adecuadas medidas de seguridad exigidas por la ley al responsable del tratamiento.

Tampoco se facilitó el ejercicio del derecho de acceso de su paciente a los datos de la historia clínica.

Con esta resolución por fin se reconoce que las imágenes grabadas de cualquier intervención forman parte de la historia clínica. Aunque se recojan con fines docentes o de investigación.

Grabación de imágenes

La paciente relató que fue sometida a una intervención quirúrgica por un traumatólogo de un centro privado que fue grabada en vídeo.

Posteriormente, con el fin de contrastar distintas opiniones de facultativos sobre el resultado de la intervención, solicitó las imágenes grabadas. Pero el traumatólogo le comunicó que no las encontraba porque sus hijos habían perdido varios pendrive donde posiblemente estuviera recogida la intervención.

Durante el procedimiento el médico denunciado manifestó que la sanción había prescrito. Y que la grabación de una operación no forma parte de la historia clínica. Sobre todo si las imágenes se toman con fines docentes y científicos.

No obstante, entonces sí encontró las imágenes y las aportó para evitar la sanción.

Resolución de la AEPD

La AEPD entiende que los profesionales sanitarios que desarrollen su actividad de manera individual son responsables de la gestión y de la custodia de la documentación asistencial que generen. Y deberán adoptarse las medidas de nivel alto a los tratamientos de datos de carácter personal que se refieran a datos de salud.

El hecho de que la grabación de su intervención se recoja con la finalidad de utilizarla para fines docentes y científicos no significa que, por esa razón, no deban conservarse como parte de la historia clínica de la paciente.

Por todo ello, acuerda imponer una sanción de 5.000 € al médico.

Los facultativos deben saber que cuando se pierde parte de la historia clínica es motivo de sanción por la Agencia de Protección de Datos. Pero es preciso advertir de que, a la vez, también es motivo de responsabilidad civil por daños y perjuicios, como lo demuestran los últimos pronunciamientos judiciales.

Sanción de la AEPD a un médico por perder imágenes de un paciente
4.4 (87.5%) 8 votos