Como ya te he explicado en otros artículos, los datos de salud son altamente sensibles.

Hoy día, en que las historias clínicas están informatizadas e interconectadas, la historia clínica de un paciente es mucho más accesible por cualquier profesional que preste sus servicios dentro del sistema sanitario.

Pero, ¿puede acceder a ella cualquier profesional sanitario?

¿Sabes quién está autorizado a acceder a esos datos médicos?

En este post tienes más información sobre el derecho de acceso a la historia clínica de los pacientes.

¿Quién puede acceder a mi historia clínica?

La historia clínica es un documento privado de carácter confidencial, que únicamente puede ser conocido por terceros previa autorización del paciente, o en los casos previstos por la Ley.

Es decir, solo puede acceder a la historia clínica el personal directamente implicado en la atención al paciente. Y todos están obligados a guardar secreto médico, en cualquier caso.

Por tanto, a tu historia clínica puede acceder el médico y el personal sanitario que te esté tratando.

La historia clínica es un documento privado de carácter confidencial al que solo puede acceder el personal directamente implicado en la atención al paciente

¿Y tú, puedes acceder a tu historia clínica?

Muchos médicos y enfermeras contestarían claramente y sin dudas: no.

Unos pocos matizarían: depende.

Algunos, escasos, dirían: sí.

Pero como titular de esos datos, tienes derecho a solicitar en cualquier momento el acceso a los mismos. Por eso existe el derecho de acceso en la ley de Protección de Datos.

Acceso no autorizado o indebido

Un médico no puede acceder al historial clínico de un paciente simplemente por curiosidad.

Esto, además de ser contrario a la ética, tiene consecuencias jurídicas. Es un atentado a la intimidad de la persona.

El acceso sin consentimiento a la Historia Clínica es un delito que conlleva pena de prisión.

Eso quiere decir que es ilegal consultar la historia de pacientes que no están asignados al mismo profesional.

Por lo tanto, no se puede acceder ni a los datos de familiares, ni de amigos y ni de otros compañeros. Incluso post-mortem.

Aunque se haga de buena fe.

Por ello, los centros tienen la obligación de implantar sistemas que garanticen un alto nivel de protección de las historias clínicas. Y que podrán ser supervisados por la AEPD y las Agencias creadas en el territorio de determinadas comunidades autónomas (Cataluña y País Vasco).

aviso alerta

Acceder sin consentimiento a la historia clínica es un delito con pena de prisión

Consecuencias

Los accesos no autorizados a las historias clínicas pueden ser castigados como:

  • delito de divulgación de secretos, recogido en el Código penal y
  • delito contra la intimidad personal.

Recientemente el Tribunal Supremo ha confirmado la condena de tres años y tres meses de prisión a un médico en Menorca por delito continuado de descubrimiento de secretos, ya que sin autorización ni consentimiento accedió vía informática al historial clínico de su ex compañera sentimental, y la hija, hermana y marido de dicha persona. Este delito conlleva pena de prisión, multa de 6.000 euros e indemnización.

¿Cómo puedo saber quién ha accedido a mi historia clínica?

El acceso a la historia clínica deja rastro informático.

Una historia clínica puede ser analizada desde diversos aspectos:

  • inspectores,
  • periciales,
  • judiciales,
  • clínicos investigadores,
  • orden público y
  • publicaciones legales.

Pero su acceso y tratamiento de los datos, documentos e imágenes contenidos en ella, deben quedar limitados a aquellos que tengan razón suficiente en función de un interés terapéutico superior o “justa causa” legal o deontológica. Dejando por tanto fuera toda cuestión inherente a la curiosidad o acceso injustificado.

La AEPD publicó un informe jurídico en el que indica que el derecho de acceso no incluye conocer la identidad de las personas que dentro del ámbito de organización del responsable del tratamiento han podido tener acceso a la información contenida en el mismo.

Esto ha sido reclamado en varias ocasiones por entender que contradice lo establecido en la LOPD. Pero siempre se han rechazado esas reclamaciones.

Es decir, que no puedes saber quién accede a tus datos médicos.

Por medio del derecho de acceso no puede conseguirse la relación de personas que han tenido acceso a nuestra historia clínica.

Podrás conocer el uso que se hace de tu historia clínica digital pero no sabrás quien accede a ella

La Agencia Europea de Protección de Datos, no obstante, recomienda a los países que cuenten con una Historia Clínica Digital a que actúen de oficio y cada año o cada determinado periodo de tiempo faciliten a los pacientes información de quién accedió a su información clínica.

Procedimiento de acceso

acceso historia clinica reglamento general de proteccion de datos

Si quieres acceder a tu historia clínica, te indico el procedimiento a seguir.

Tendrás que dirigirte al servicio o unidad de admisión y documentación clínica o unidad con funciones análogas.

Y deberás solicitarlo por escrito en el que constarán:

  • tus datos identificativos,
  • el proceso y
  • los documentos a los que quiere acceder.

Podrás acceder a todos los documentos de la historia clínica, salvo a los datos aportados por terceras personas recogidos en interés terapéutico del propio paciente y a las denominadas anotaciones subjetivas de los profesionales. A no ser que aportes la autorización expresa de esas terceras personas o los profesionales no opongan la reserva de sus anotaciones subjetivas.

Si quieres obtener copia, bien la solicitud o bien la retirada, deberá efectuarse de forma presencial y previa identificación. En la solicitud deberás especificar la forma en la que deseas que te entreguen la documentación.

Si actúas a través de representante, éste deberá estar debidamente acreditado.

Servicio de salud del País Vasco Osakidetza

El servicio de salud vasco (Osakidetza) ha creado una herramienta llamada Carpeta de Salud como instrumento de información, formación y canal de comunicación.

A través de ella puedes:

  • Consultar y descargar tus informes
  • Ver tu historial farmacológico con las prescripciones
  • Consultar las citas
  • Acceder a información sobre patologías o problemas de salud frecuentes
  • Rellenar cuestionarios sobre hábitos saludables con recomendaciones personalizadas.
  • Incluir tus informes externos a Osakidetza en formato pdf
  • Añadir información para incorporarla a tu historia clínica en Mi diario
  • Remitir dudas – mensajes al personal sanitario.

Acceso a la historia clínica de un fallecido

Esta es la pregunta del millón.

¿Quién puede acceder a la historia clínica de un paciente fallecido?

La respuesta que nos viene a la cabeza es: los familiares.

Pero no es del todo correcto. Habría que matizarlo.

La ley de Autonomía del paciente indica que toda persona tiene derecho a que se respete la confidencialidad de los datos referentes a su salud y por tanto ningún tercero puede acceder a los mismos, salvo que obtenga previa autorización amparada en la ley.

Pero también esta ley autoriza el acceso a la historia clínica de un paciente fallecido a toda persona vinculada a él por razones familiares o de hecho. Salvo que el fallecido lo hubiese prohibido expresamente.

Y existe un límite: el acceso de un tercero a la historia clínica debe motivarse en la existencia de un riesgo para su salud y se limitará a los datos pertinentes.

Para ese acceso deben cumplirse unos requisitos:

  • Inexistencia de prohibición expresa por el fallecido.
  • Acreditación de la relación de parentesco o la vinculación de hecho.
  • Señalar la finalidad del acceso.

¿Y si se trata de un menor?

El derecho de acceso es un derecho personalísimo que solo puede ejercer el afectado.

Pero, cuando el afectado sea menor de edad, podrá ejercitarse por su representante legal, en cuyo caso será necesario que acredite tal condición.

Se dará en ese caso el acceso a la historia clínica del menor a quienes tengan su patria potestad o tutela.

Debemos diferenciar dos supuestos:

  • Menores de 14 años: aquí serán los padres o tutores los que accedan a su historia clínica.
  • Mayores de 14 años: en este caso el acceso corresponde tanto al menor como a sus padres o tutores.

¿Cuánto tiempo pueden conservar mi historia clínica?

Depende.

Algunos de los documentos que forman la historia clínica es preciso conservarlos indefinidamente, por ejemplo:

  • el consentimiento informado,
  • el informe de quirófano o de registro de parto y
  • el informe clínico de alta.

Otros documentos podrán destruirse cuando no sean trascendentales por motivos:

  • asistenciales,
  • de salud pública,
  • epidemiológicos,
  • de investigación,
  • judiciales o
  • por razones de organización y funcionamiento del Sistema Nacional de Salud.

En este caso pueden destruirse cuando hayan pasado 5 años, por ejemplo:

  • hoja clínico-estadística,
  • solicitud y autorización de ingreso e
  • informe de urgencias.

Espero que el artículo te haya resultado útil para saber cómo manejar tus datos de salud.

Cualquier duda me comentas.

Acceso a la historia clínica, no todo vale
4.7 (93.33%) 9 votos