La estafa nigeriana no es, desde luego, un nuevo tipo de estafa, incluso la hemos conocido con otro nombre en el pasado, y lleva entre nosotros muchos años, adaptándose a los tiempos y las tecnologías, Del «tocomocho» en las calles, hemos pasado al timo nigeriano en la Red en diferentes variantes que siguen consiguiendo hacer caer a muchas víctimas en sus engaños. En este artículo veremos en qué consiste en esta estafa, sus variantes más habituales y cómo podemos evitarlas.

¿Qué es la estafa nigeriana o timo 419?

La estafa nigeriana, a la que también se la conoce por el timo 419, es un timo que se lleva a cabo principalmente mediante correo electrónico, siendo muy habitual en los sitios de compra-venta de productos de segunda mano, aunque existen diversas variantes.

Básicamente consiste en ofrecer a la víctima una enorme cantidad de dinero, pero para conseguirla se necesita primero que dicha víctima haga un ingreso previo en una cuenta bancaria; este dinero se justifica como gastos para poder acceder finalmente a la gran suma. En comparación, ese adelanto de dinero es tan pequeño, que la víctima ya convencida no duda en realizarlo.

Esa es la variante más habitual, pero como veremos más adelante, existen otras formas de estafa nigeriana de las que debemos estar prevenidos, para no caer víctimas de estos engaños.

Origen de este fraude electrónico

No es casualidad que la estafa nigeriana reciba el nombre de timo 419, precisamente es el número del artículo en el código penal que viola esta estafa de Nigeria. Y aunque tiene su origen en el país africano, lo cierto es que también se ejecuta desde otros países como EE.UU. o Reino Unido.

El origen de esta estafa se remonta a los 90, cuando desde Nigeria comenzaron a salir cientos de este tipo de fraude.

El timo original  y que hoy en día se sigue practicando, aunque la gente está mucho más prevenida contra él, es recibir un correo electrónico de una persona que reside en el extranjero (puede ser Nigeria o cualquier otro país) y que dice querer mover fuera del país una gran cantidad de dinero, de la que compartirá gran parte con la víctima, si esta lo ayuda a hacerlo. Esa ayuda suele suponer tener que ingresar una cantidad de dinero para gestiones, sobornos o lo que sea, con la posibilidad e ir pidiendo más en sucesivas operaciones. Al final, como es evidente, la víctima nunca ve sus «esfuerzos» recompensados y si sus ingresos mermados.

Riesgos de caer en este fraude online

El principal riesgo de caer en la estafa nigeriana es perder la cantidad de dinero que la víctima envíe a los timadores, pero no es el único peligro que pueden encontrarse las víctimas.

Otras amenazas están en ser víctimas de suplantación de identidad, ya que en algunas de las variantes de este timo, se les solicita que envíen una copia de su DNI, que emplearán para buscarles en redes sociales, conseguir sus fotos y hacerse pasar por ellos para realizar otras estafas relacionadas con ventas falsas o blanqueo de capitales, lo que puede llevar a las víctimas a ser acusadas de delitos cometidos bajo su nombre.

 

Los tipos de estafas nigerianas más habituales

Aunque muchos estamos familiarizados con el email del supuesto príncipe nigeriano y su promesa de grandes fortunas, como ya hemos dicho, existes diferentes variantes de la estafa nigeriana. A continuación vamos a ver las más habituales para que sepáis identificarlas y así no caer víctimas de ellas.

Ofertas de empleo falsas

Esta versión de la estafa nigeriana consiste en enviar una oferta de trabajo falsa a una persona. Normalmente los estafadores recurren a sitios web donde la gente sube sus CV y envían un correo bastante a la víctima haciéndose pasar por una empresa real, incluyendo logos y demás datos, en apariencia verosímiles.

La oferta de empleo suele ser muy jugosa, buen salario y buenas condiciones, sin embargo, necesita de un pago previo de cierta cantidad, que se puede justificar de diferentes formas, como por ejemplo, para conseguir un permiso de trabajo, abonar una tarifa de registro previa (habitual en supuestas agencias de modelos) o algún coste que es necesario cubrir.

A veces no piden dinero, sino que es hacen pasar a la víctima por un proceso de registro para conseguir sus datos personales, bien pare venderlos a terceros o usarlos para suplantar la identidad de la víctima con fines maliciosos.

Hay otra versión de este timo que podemos encontrar en webs de búsqueda de empleo y redes sociales. Se trata de ofertas que nos prometen ganar dinero fácil trabajando unas pocas al día como «anunciantes en línea» o «cajeros online».

En este caso lo que se busca es conseguir el DNI y un número de cuenta bancaria de la víctima, con el que los timadores moverán y blanquearán dinero, dejando a la víctima como supuesto culpable, puesto que mientras que los anunciantes en línea suben anuncios y supuestamente venden productos online, los cajeros gestionan los cobros a los clientes y el envío de ese dinero a sus supuestos jefes. Evidentemente, el comprador nunca recibirá el producto adquirido y procederá a denunciar al vendedor, que a su vez llevará al cajero, pero nunca a los culpables reales.

estafa nigeriana

Ganancias falsas en la lotería

Este es otro clásico de las estafas nigerianas. La víctima recibe un correo en el que se le dice que ha ganado un sorteo de lotería. Si la víctima pica y responde, volverá a recibir un nuevo correo en el que le pedirán sus datos personales. A continuación se puede recibir un nuevo correo electrónico o una llamada telefónica, en la que le dirán a la víctima que para poder efectuar la transferencia del premio, es necesario que antes efectúe un pago por los gastos de dicha transferencia. Cómo os imaginaréis, una vez pagada dicha cantidad, la víctima no verá ni un solo céntimo.

Hay una variante que cambia la transferencia por un cheque, que será falso. Esta versión tiene un problema mayor, ya no solo perderá la víctima el dinero exigido por los estafadores, sino que cuando intente ingresar el cheque sin fondos, el banco le reclamará los gastos derivados.

Ventas y alquileres en línea

Las páginas de compra-venta en línea son un buen lugar para acabar siendo víctima de este tipo de estafa, tal y como podemos ver en varios ejemplos de las estafas en Wallapop.

El modus operandi aquí es sencillo, el estafador contactará al vendedor y mostrará interés en el producto que tiene a la venta, sin embargo, le pedirá seguir con la conversación fuera de la aplicación o sitio web de compra-venta, normalmente vía email.

Una vez se cambia de medio de comunicación, lo habitual es que el supuesto comprador le ofrezca al vendedor hacer el pago por transferencia o incluso cheque. Utilicen el método que utilicen, lo normal es que paguen de más por algún motivo y le pidan al vendedor que devuelva la diferencia o, en algunas variantes, que se la quede. En cualquier caso, exigirán que se efectúe el envío del producto nada más demostrar el comprobante de la transferencia o el cheque, alguna vez incluso falsifican emails de bancos que llegan a la víctima acreditando la operación.

Si la víctima queda convencida de que el pago está hecho o en camino, enviará el producto, para unos pocos días después descubrir que no tiene el dinero prometido, bien porque la transferencia era falsa o porque ha sido anulada por el comprador o el cheque no tenía fondos. De manera que pierde tanto el dinero como el producto vendido.

Con los alquileres pasa algo parecido; los estafadores crean ofertas falsas de alquiler, colocando fotos de una supuesta vivienda en alquiler, normalmente a buen precio. A la víctima que muestre interés, se le pide un depósito a modo de fianza, pero el día que llegan a la localidad no hay rastro ni de la persona que alquilaba la vivienda ni de la propia vivienda.

Ventas fraudulentas de automóviles

La compra-venta de coches online de segunda mano es otro sitio donde es fácil encontrar estos intentos de estafa.

En este tipo de estafa nigeriana, el estafador se hace pasar por un comprador interesado en el coche que vende la víctima. El estafador le dirá que reside en otro país, pero aceptará cualquier precio que tenga puesto el vendedor. El timo comienza cuando el estafador le dice al vendedor que para poder realizar la transferencia internacional desde su país, es necesario pagar una comisión. Lo habitual es que proponga que pagar dicha comisión a medias entre él y el vendedor (la cantidad que piden suele estar entre 300 € y 500 €).

Para ganarse la confianza del vendedor, el estafador puede enviarle documentos falsos de datos personales, aduanas o hasta del supuesto depósito. También se suele recurrir a una supuesta llamada del banco extranjero, confirmando el asunto de las comisiones. Si el vendedor acaba picando y pagando la supuesta comisión, a los pocos días se dará cuenta de que la transferencia nunca llega a su cuenta.

Pero la estafa no termina ahí; puesto que el timador se ha hecho con los datos del vendedor y los del coche que vende, los utilizará para realizar otra estafa, esta vez desde el lado del vendedor.

Estafa con una herencia

La estafa nigeriana de la herencia, que también encontraréis con el nombre del «tío en América», es otro clásico.. En ese caso, la posible víctima recibe un correo electrónico en el que unos supuestos albaceas de un desconocido o supuesto pariente lejano fallecido le ha incluido en su testamento como beneficiario; dependiendo del timo que se lleva a cabo, bien se busca coincidencia con los apellidos de la víctima o bien se le dice que se haga pasar por un pariente y así poder repartir la herencia entre los albaceas y él.

Como ya hemos visto en las otras variantes, a la víctima se le pedirá que abone cierta cantidad de dinero para poder proceder con los trámites. Una vez hecho ese ingreso, no volverá a saber nada de los supuestos albaceas o la herencia.

Esta estafa tiene otra versión, pero que funciona de forma muy similar, en la que el estafador es una persona con una supuesta enfermedad terminal, pero sin herederos, que ofrece a la víctima una supuesta herencia en vida para que la empleé en obras benéficas.

Fraudes con la compra-venta de mascotas

Las mascotas tampoco se libran de ser un medio para la estafa nigeriana. En este caso en concreto, los estafadores ponen un anuncio de venta o adopción de mascotas, habitualmente de los perros de raza más demandados. En el supuesto de venta, cuando la posible víctima contacta con el estafador, este le pediré detalles sobre sus circunstancias personales y ubicación bajo el pretexto de asegurarse de que el lugar es adecuado para la mascota.

Una vez determinado la ubicación de la víctima, el estafador se asegura de que la supuestamente suya no esté ni remotamente cerca, para así poder excusar el no poder ver a la mascota en persona antes. El estafador enviará documentación falsificada al comprador para ganarse su confianza y procederá a pedirle el pago por la mascota. Una vez  hecho, desaparecerá con el dinero.

En la versión de adopción, lo que se pide a la víctima es una pequeña cantidad de dinero para cubrir una serie de gastos, como los de mensajería o alimentación. En este caso el estafador intentará alargar la situación, haciéndose pasar por el aeropuerto, bien a través del teléfono o bien enviando emails pidiendo más dinero, alegando que la mascota ha sido enviada por error a otro aeropuerto.

La estafa del amor en línea

La estafa amorosa es otro timo habitual; en este caso el estafador se acercará a la víctima bien a través de un servicio de citas en línea o bien a través de apps de mensajería o redes sociales. El estafador mostrará interés en la víctima y le enviará fotos (falsas) de una persona atractiva. Se generará un comunicación durante un tiempo, para poder ganarse la confianza de la víctima, a la que en cierto momento, se le pedirá dinero con algún pretexto, como pagarse un billete de avión o autobús para ir a verlo, el precio del alojamiento en un hotel o cualquier gasto que sea necesario cubrir.

En otras versiones, utilizan este ángulo para pedir dinero para salir de un país extranjero en el que están atrapados o para costearse algún tratamiento médico que supuestamente necesitan y no pueden pagar.

¿Cómo evitar caer en una estafa nigeriana?

Ahora que ya conoces algunas de las estafas nigerianas más habituales, a continuación te damos algunos consejos de lo qué hacer si te topas con un correo sospechoso de serlo.

Lo primero que debes tener claro es que si alguien te pide que el envíes dinero para desbloquear una operación como una transferencia o para enviarte algo, lo más seguro es que se trate de un timo, especialmente si es para conseguir una gran cantidad de dinero a cambio.

Tampoco debes facilitar datos personales, ni copia de tu DNI ni mucho menos tu número de cuenta a desconocidos. Y en caso de que parezca ser una empresa o banco de confianza, asegúrate primero de que es real, muchas veces los estafadores imitan muy bien este tipo de comunicaciones, pero encontrarás pistas en la dirección del remitente, que muy probablemente sea de un dominio extraño, o típico «banco/empresa@gmail.com». Lo mejor es no contestar a este tipo de emails.

Si ves una oferta como cajero online, duda mucho de ella, porque los más probable es que acabes blanqueando dinero de los estafadores y que la justicia te acabe persiguiendo a ti.

Si el email te parece sospechoso, tiene una redacción rara (aún recurren a traductores automáticos, pero van mejorando, así que ojo) o parece demasiado para ser verdad, simplemente no contestes y envíalo a la papelera.

En si vendes artículos a través de páginas de compra-venta, nunca aceptes continuar la conversación fuera de la plataforma, esa es una buena señal de que estás ante un timador. Tampoco envíes nada hasta asegurarte de que el dinero está en tu cuenta y aún así ojo con las transferencias, porque estas tienen un plazo para anularse.

Y sobre todo, recuerda que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, lo más seguro es que se trate de una estafa.

Finalmente, respecto a cómo denunciar una estafa nigeriana, si ya hemos sido víctima de una, es recurrir a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y presentar en ellos la denuncia, aportando todas las pruebas de las que disponga para ello, pero ten en mente que en raras ocasiones se consigue recuperar el importe estafado.

Ejemplos de estafas nigerianas

Lo cierto es que a poco que busquéis en la Red, vais a encontrar una buena cantidad de ejemplos de estafa nigeriana.

Como ya hemos visto, en las páginas de compra-venta son bastante habituales; un ejemplo, lo tenemos en eBay en la venta de móviles a través de esta plataforma. Aquí los estafadores buscan perfiles de vendedores de móviles y hacen una puja elevada en el último momento, para ganar la subasta. Después se ponen en contacto con el vendedor y le dicen que quieren enviar el móvil a un hijo que trabaja en algún país extranjero, para lo que solicitan la cuenta de PayPal del vendedor para realizar el pago, en vez de usar el enlace de pago por PayPal disponible al final de la subasta.

El siguiente paso es enviar un mensaje falsificado de PayPal, que imita bastante bien a la plataforma, confirmando el pago. Este mensaje incluye un enlace para comprobarlo, pero que conduce a una web falsa que se hace pasar por la oficial. Aquí se explica que por seguridad, el pago se terminará de transferir una vez se realice el envío del móvil. Si la víctima pica y envía el móvil, ya os podéis imaginar el resto.

Otro ejemplo, que hemos mencionado aquí, está en la oferta de trabajo como cajero online que podemos encontrar en redes sociales. Aquí la víctima, que suele tener necesidad de encontrar trabajo rápido, contacta con el anunciante, quien le pedirá una copia o fotografía del DNI que gestione los ingresos de ventas online a través de su cuenta bancaria pasándolos a los de la supuesta empresa, es decir, funcionando como una especie de intermediario, a cambio de lo cual, recibirá un salario mensual que suele estar entre loas 700 y los 900 euros.

Llegado el primer mes, la víctima no cobre ningún salario, aunque el estafador tratará de alargar un poco la situación, alegando que el pago se retrasará unos días. La víctima habrá estado realizando blanqueo de capitales, un delito por el que puede ser inculpada y juzgada, aunque ella no deje de ser una víctima más.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.