La tarjeta monedero es un tipo de tarjeta que lleva funcionando varios años y prácticamente podemos encontrarla en cualquier entidad bancaria. En este artículo vamos a explicar qué es la tarjeta monedero, qué se puede hacer con ella y qué diferencias tiene frente a otras tarjetas bancarias.

¿Qué es una tarjeta monedero o prepago?

Una tarjeta monedero, también conocidas como tarjetas prepago, es exactamente eso, un sistema de prepago; es decir, son tarjetas que se pueden recargar con la cantidad de dinero que decidamos (algunas tienen límites mínimos y máximos de lo que se puede cargar) y utilizarlas para realizar nuestros pagos tanto en tiendas físicas como en tiendas online. Para que lo entendáis, no funcionan muy diferente a un móvil de prepago, que te permite hacer llamadas hasta gastar el saldo de la recarga hecha.

La tarjeta monedero, además, se puede recargar tantas veces como se quiera y podemos encontrarla disponible en prácticamente todas las entidades financieras. Además, muchas de estas tarjetas monedero cuentan con una aplicación para móvil, con la que podremos gestionarla de manera sencilla, además de comprobar nuestros gastos con ella.

Diferencias con una tarjeta de débito

La tarjeta de débito que nos ofrecen los bancos cuando contratamos una cuenta corriente, nos permite utilizar el dinero que tenemos disponible en dicha cuenta, tanto para pagar compras como para hacer retiradas de efectivo en un cajero. De manera que, a diferencia de la tarjeta monedero, no tienen un tope máximo de gasto (aunque en algunos casos es posible configurarlo), incluso llegando a poder gastar más dinero del disponible en la cuenta, provocando que nos quedemos en números rojos, con las consecuentes penalizaciones y comisiones que esto conlleva.

Otra diferencia es que la tarjeta de débito está asociada a una cuenta corriente, mientras que la tarjeta monedero no lo está, puesto que, como hemos dicho, es una tarjeta prepago, que debemos recargar, lo que la hace más segura en caso de pérdida o robo.

¿Qué ventajas tiene una tarjeta monedero?

Las tarjetas monedero cuentan con algunas ventajas frente a las tarjetas de débito y crédito, como las que veremos a continuación. Pero además, es posible obtener una tarjeta monedero gratuita en algunas entidades (es decir, sin gastos de emisión, mantenimiento o comisión por recarga).

Comprar online con seguridad

Aunque los pagos digitales han mejorado su seguridad desde la entrada en vigor de la nueva ley de pago con tarjeta, lo cierto es que la tarjeta monedero es considerado un método de pago muy seguro, especialmente paras compras online, puesto que no se están facilitando los datos de una tarjeta de crédito o débito vinculada a una cuenta, de manera que en caso de fraude, el agujero que nos pueden hacer en la cuenta es nulo.

Protección ante un robo o una pérdida

Suponen cierta protección ante el robo o la pérdida de esta tarjeta, puesto que al no estar vinculadas con una cuenta corriente y las recargas permitidas no ser de grandes cantidades, no correremos el riesgo de perder una gran cantidad de dinero o que otra persona pueda vaciarnos la cuenta al hacerse con ella.

Además, es una forma de evitar tener que llevar dinero en efectivo encima, especialmente cuando estamos de viaje.

Mejor control de los gastos

Resulta más sencillo controlar el gasto con ellas, aunque para ello es necesario llevar un control de las recargas hechas (especialmente si somos compradores compulsivos). En cualquier caso, si solo hacemos una recarga mensual de, por ejemplo, 50 euros, nos aseguraremos de no gastar más que esa cantidad con la tarjeta.

Además, si cuentan con una aplicación para el móvil, a través de ella podremos ver el saldo de la tarjeta monedero en todo momento.

¿Cómo solicitar una tarjeta monedero?

Solicitar una tarjeta monedero es muy sencillo, solo debes acudir a tu sucursal bancaria o su página web y buscar sus tarjetas monedero o prepago para consultar sus condiciones y, si estás conforme, solicitarla. En algunas entidades podrás disponer de ella en el acto, ya que te ofrecerán una tarjeta monedero virtual, que funciona exactamente igual que una física, con la única diferencia de que estará en tu móvil en vez de en tu cartera.

Por lo tanto, para saber cómo solicitar la tarjeta monedero de una entidad bancaria concreta, tendrás que visitar su página web o una de sus oficinas.

¿Cómo la puedo activar?

La activación de la tarjeta monedero también es un proceso muy sencillo, basta con hacer una primera recarga para que la tarjeta se active y ya podrás usarla para realizar tus compras y hacer las siguientes recargas que necesites.

¿Cómo puedo ver el saldo de que dispongo?

Como ya señalamos, la mayoría de las tarjetas monedero vienen acompañadas de una aplicación para móvil con la que podremos comprobar el saldo disponible en ellas. También es posible hacerlo a través de la página de banca online de tu banco, si en esta figura la tarjeta y su saldo disponible.

¿Cómo se recarga una tarjeta monedero?

Al igual que solicitarla y activarla o comprobar su saldo, recargar una tarjeta monedero es muy fácil, podemos hacer tanto a través del servicio de banca online de nuestro banco como a través de la app de la propia tarjeta o incluso acudiendo a una de las oficinas de nuestro banco para ello.

Tarjetas monedero

Las Mejores Tarjetas Monedero en 2020 – 2021 (bancos tradicionales)

Ahora que ya sabemos cómo funciona la tarjeta monedero, vamos a ver las mejores tarjetas monederos que podéis encontrar de bancos tradicionales.

Tarjeta monedero de La Caixa/Caixabank

En Caixabank encontraremos no una, sino tres tarjetas monedero o prepago diferentes:

  • La Cybertajeta es una tarjeta monedero de La Caixa que podemos recargar cuantas veces queramos. Se trata de una tarjeta virtual que no está vinculada a ninguna cuenta o tarjeta y que está destinada para usarla en compras online. Se puede solicitar desde la banca online de la entidad y en sus oficinas.
  • La Tarjeta Visa Money es la segunda tarjeta monedero de Caixabank, si bien tiene una cuota de mantenimiento anual de 10 euros, se puede recargar fácilmente desde el móvil, el servicio de banca online o en cualquier cajero de la entidad (es una tarjeta física).
  • Y la tercera tarjeta monedero de esta entidad es la Tarjeta Regalo, una tarjeta prepago que podemos cargar con una cantidad de dinero y ponerla al nombre del destinatario. No tiene comisiones y cuenta con diferentes formatos según eventos (nacimientos, bodas, etc.).

Tarjeta Virtual Prepago de Bankia

La tarjeta monedero de Bankia es una tarjeta virtual de prepago asociada a la Cuenta_On de la enditad, por lo que necesitarás ser cliente del banco para poder contratar esta tarjeta en concreto. Por el lado positivo, no tiene comisiones de ningún tipo, por lo que podrás dar de baja la tarjeta de Bankia sin gasto adicional cuando ya no te haga falta, y el mínimo de recarga está en los 0,01 euros, de manera que puedes usarla para cargar cantidades pequeñas y controlar mejor tus gastos.

Admite, además una carga máxima de 1.500 euros, se puede activar y desactivar con facilidad al realizar comprar en Internet y se puede usar en muchos comercios online.

Tarjeta monedero BBVA

BBVA pone a la disposición de sus clientes dos tarjetas monedero diferentes:

  • Tarjeta Virtual BBVA, que permite recargarla cuando lo necesitemos, con un tope de 600 euros, no tiene comisiones de emisión y mantenimiento, además, si la vamos a usar solo para nuestras compras en Internet, no es necesario solicitar la tarjeta física. Se puede recargar a través del servicio de banca online, en cajeros de BBVA o cualquier de sus oficinas, también por teléfono.
  • Tarjeta Aqua Prepago, funciona de forma similar a la anterior, pero carece de ningún tipo de dato o número impreso, por lo que hace aún más seguras las operaciones que realicemos con ella. Pero esta tarjeta sí tiene una comisión anual de emisión y mantenimiento de 5 euros. Permite hacer recargas de entre 6 euros y 1.000 euros y puedo recargarse a través de los mismos medios que la anterior.

Para solicitar alguna de estas tarjetas o la tarjeta de crédito del BBVA debes acudir a su página web o a una de sus oficinas.

Tarjetas e-cash Santander y 123 MiniPrepago Banco Santander

Los clientes del Banco Santander también pueden contratar tarjetas monedero.

Por un lado, tenemos la tarjeta monedero del Santander e-cash, una tarjeta sin comisiones de ningún tipo durante el primer año, pero que para que siga siendo gratis, a partir del segundo año es necesario hacer al menos tres compras al año (si no, tendremos que pagar una cuota de 9 euros de mantenimiento). Se pueden recargar desde 6 a 1.650 euros, desde la app del móvil, el cajero o cualquier de sus oficinas. Está pensada para las compras online.

Por otro lado, para clientes de la cuenta 123, existe la Tarjeta 123 MiniPrepago, una tarjeta monedero que se puede cargar con entre 6 y 900 euros, usando una tarjeta de crédito o débito, desde la app del banco o una de sus oficinas. Además, te avisa al móvil se hacen compras superiores a 50 euros. No tiene comisiones.

Se pueden dar de baja estas tarjetas del Santander sin gastos adicionales cuando ya no las necesites.

Tarjeta monedero Banco Sabadell

Banco Sabadell también ofrece una tarjeta monedero emitida por MasterCard, no tiene coste de emisión, aunque si la quieres personalizar, te cobrarán 10 euros por ello. El primer año no tiene coste, pero cada vez que quieras renovarla, se deben pagar 12,02 euros. La recargar mínima está en los 15 euros y la máxima en los 600 euros.

Es necesario tener una cuenta abierta en el Sabadell para poder solicitarla.

Hombre comprando en internet con tarjeta monedero

Las Mejores Tarjetas Monedero en 2020 – 2021 (neobancos)

Los neobancos también ofrecen tarjetas monedero, a continuación vamos a ver las mejores opciones que podéis encontrar.

Tarjeta monedero e-card de Openbank

La tarjeta monedero e-card de Openbank es una tarjeta virtual, sin gastos de emisión o mantenimiento, con unos límites de recarga de 1 a 3.000 euros. Sin embargo, no permite hacer retiradas de efecto en cajeros, aunque sí es posible cargarla en los cajeros del Santander, así como a través de web de Openbank.

Tarjeta Viabuy MasterCard

La tarjeta Viabuy de MasterCard no es de las más baratas, puesto que su coste de emisión es de 69,90 euros y tiene una cuota anual de 19,90 euros, sin embargo, ofrece la posibilidad de tener un código IBAN, lo que te permitirá recibir transferencias bancarias en ella.

La carga mínima es de 90 euros, sin límite carga máxima. Aunque debéis tener en cuenta que tiene su contrato tiene una permanencia de tres años.

Tarjeta Monedero N26

La tarjeta monedero N26, que está emitida por MasterCard, no tiene comisiones o gastos asociados, es muy fácil de contratar a través de la página web de este neobanco y puede usarse en cualquier cajero de la Unión Europa, pudiendo realizar retiradas de efectos hasta 5 meses al mes sin coste adicional.

Tarjeta Monedero Bnext

La tarjeta monedero de Bnext, emitida por Visa, es una tarjeta prepago sin cuenta asociada, por lo que deberemos recargar desde otra cuenta. En cualquier caso, es completamente gratuita, pensada para viajeros, puesto que permite retirar efectivo en cajeros de la UE y pagar hasta 2000 euros al mes en otras divisas diferentes al euro.

Además, en caso de pérdida o robo, se puede bloquear desde la aplicación y cuenta con un seguro de viaje. Y tiene algunas ventajas con agencias de viajes y de alquiler de coches.

Tarjeta Revolut

También emitida por Visa, la tarjeta Revolut, aunque no es una tarjeta monedero al uso, cuanta con la opción de realizar presupuestos para establecer límites de gasto en diferentes conceptos (como puede ser ocio, comidas, ropa…). Abrir una cuenta en Revolut es un proceso rápido y sencillo y obtener esta tarjeta también lo es.

Permite sacar hasta 200 euros sin gasto adicional en el extranjero, aunque tiene una cuota de 0,5% para los pagos hechos fuera de España. Además, permite operar con criptomonedas.

Resumen ¿merece la pena tener una tarjeta monedero?

En resumen, las tarjetas monedero nos permiten llevar un mejor control sobre nuestros gastos, puesto que si nos marcamos una única recarga al mes de una cierta cantidad fija, evitaremos gastar de más o caer en compras compulsivas.

También resultan muy útiles como medio de pago seguro para nuestras compras online, porque no están vinculadas a ninguna cuenta corriente, por lo que correremos menos riesgo de perder grandes cantidades de dinero en caso de un fraude. Algo también podemos aplicar a si perdemos la tarjeta monedero o nos la roban, puesto que solo podrán robarnos el dinero que quede en ella.

Son, además, una forma de evitar llevar mucho efectivo encima, lo que puede resultar ideal para niños y adolescentes que necesiten tener acceso a una pequeña cantidad de dinero al mes o la semana o por que estén de viaje de estudios, por ejemplo.

Finalmente, la mayoría de ellas no tienen gastos asociados o comisiones, se contratan con facilidad y se pueden cancelar sin coste adicional.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.