Las compras online cada vez son más frecuentes e incluso pronto superarán a las físicas.

Pero el principal riesgo de estas compras online es la seguridad. Las plataformas donde se realiza el pago han aumentado su seguridad en los últimos años. Pero no es suficiente, ya que siguen existiendo clonaciones de tarjetas bancarias y robos de claves.

Por eso hay muchos ciudadanos que desconfían de las compras a través de Internet y, sobre todo, de las pequeñas tiendas online que pueden ser más vulnerables a ese tipo de ataques.

Con el objetivo de aumentar la seguridad y la confianza de los usuarios en este tipo de gestiones, la UE ha elaborado la Directiva PSD2 de servicios de pago (Payment Services Directive 2). Se aprobó en 2015 en la Unión Europea pero en España fue aprobada su implementación a finales de noviembre de 2018. Sin embargo, no será hasta septiembre de 2019 cuando sea plenamente exigible.

Esta norma otorga mayor protección a los consumidores que realicen compras online.

Directiva de servicios de pago PSD2

Esta Directiva establece sistemas de pago online más rápidos y seguros y una gestión más eficaz de las finanzas personales. Los principales beneficiarios serán los usuarios de tiendas online y los clientes de la banca.

Con esta norma la UE pretende adaptar las legislaciones de los Estados miembros a la era digital estableciendo unas directrices únicas para que operen los proveedores de productos y servicios online.

La Directiva introduce el concepto de open banking según el cuál, con autorización de los clientes, los bancos tendrán la obligación de facilitar el acceso a sus cuentas a terceras empresas. Así podrán ofrecerles servicios personalizados para realizar pagos online o administrar sus cuentas personales.

Mayor competencia

Los proveedores de servicios tendrán acceso directo a cualquier cuenta bancaria por lo que podrán crear aplicaciones donde se incluyan todos los datos bancarios de diferentes cuentas del cliente, aunque sean de distintos Bancos.

De esta forma el cliente podrá gestionar sus cuentas a través de la app y saber, por ejemplo, dónde se realizan los mayores gastos al mes. Como contraprestación al uso de esta app, la empresa propietaria podrá ofrecer a ese cliente servicios adaptados a sus necesidades.

El hecho de que exista una mayor competencia producirá una reducción del coste del servicio y propiciará la aparición de nuevos modelos de negocio que cambiará las relaciones entre los proveedores de servicios de pago y los clientes.

Estos proveedores de servicios de pago estarán sujetos a la supervisión del Banco de España. Pero deben regularse específicamente los requisitos necesarios para que los Bancos proporcionen acceso a estos terceros a las cuentas de sus clientes e indicarse qué información pueden facilitarles.

Identificación del consumidor

Actualmente, para realizar los pagos el consumidor debe introducir los datos de su tarjeta de crédito. Algunas pasarelas de pago, para incrementar la seguridad, exigen que se introduzca un código que el usuario recibirá en el móvil, pero esto no es obligatorio.

A partir de la entrada en vigor de la Directiva PSD2 esto cambiará. Se protegerá la privacidad digital del consumidor.

Existirán tres posibles confirmaciones de identidad, de las cuales dos serán obligatorias.

Esas confirmaciones de identidad se basarán en:

  • Algo que solo posee el titular de la tarjeta, como el número de esa tarjeta.
  • Algo que solo conoce el titular de la tarjeta, como el pin o clave enviada por el Banco.
  • Dato que demuestre que esa persona es quien dice ser, como su huella dactilar.

Procedimiento de pago

Esta norma modifica también la forma de realizar el pago.

Ahora, en el momento de realizar un pago por Internet, el proveedor de servicios de pago nos pide la tarjeta bancaria para realizar el cobro de la cuenta bancaria. Y el vendedor en Internet solicita ese cobro al proveedor del servicio de pago.

A partir de la entrada en vigor de la Directiva, el comprador debe autorizar al vendedor online a solicitar el cobro directamente a su cuenta bancaria. Esto se realizará a través de una aplicación que simplifica el proceso con menos intermediarios.

Esa aplicación será distinta si únicamente se va a efectuar el pago o si también es necesario acceder a más información del cliente para algún otro servicio.

De esta forma, los Bancos tendrán que diseñar aplicaciones con distintas funcionalidades y características y diferentes sistemas de pago. El consumidor podrá elegir aquellos sistemas de pago que le ofrezcan más seguridad y comodidad a la hora de realizar las compras.

Es importante tener en cuenta que hoy en día la mayoría de las compras online se realizan a través de teléfonos móviles y las características de estos dispositivos son diferentes a las de un ordenador. Tienen la ventaja de poder identificarse a través de huella dactilar pero el inconveniente de que pueden conectarse a distintas líneas.

Sistema Identity Check

Una de las tarjetas de crédito más utilizadas en nuestro país, Mastercard, ya ha creado su propio sistema de pagos, denominado Identity Check.

Para realizar ventas utilizando tarjetas Mastercard, las tiendas online deben inscribirse en este sistema de pago. Si no lo hacen antes de septiembre, los usuarios que accedan a su web para realizar alguna compra no podrán hacerlo. Y ello les supondrá importantes pérdidas económicas.

Actualización de las tiendas online

Todas las tiendas que realicen ventas online tienen la obligación de adaptar su sistema de cobro online con tarjeta antes de septiembre. En caso de no hacerlo, además de incumplir la norma, no podrán realizar ventas.

Los responsables de facilitar las nuevas plataformas de pago serán los Bancos y, aunque funcionarán como ahora incluidas en la web, proporcionarán mayor seguridad a los consumidores.

Con todo esto, será necesario actualizar la tienda online y los textos legales para cumplir la LSSI CE de la misma para dar a conocer a nuestros usuarios todo lo que deben hacer para realizar esas compras online.

Esta Directiva prohíbe también que los vendedores realicen cargos adicionales a través de pagos online con tarjetas de crédito o débito. Esto supondrá un ahorro de más de 500 millones de euros al año para los consumidores. Y, en casos de uso no autorizado de tarjetas de crédito,  se modifica la responsabilidad de los consumidores, pasando a ser de 50 euros en lugar de los 150 euros actuales.

Por último, esta Directiva garantiza que las reclamaciones interpuestas por los consumidores sean resueltas en un máximo de 15 días.

Ahora solo queda esperar a ver cómo los Bancos y los eCommerce van a adaptarse a esta nueva normativa.

Nueva Directiva europea sobre pagos digitales
4.7 (93.33%) 9 voto[s]

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

  1. Buenos días, ¿ Es licito que un Ayuntamiento exija el pago de impuestos o servicios EXCLUSIVAMENTE CON TARJETA a través de datáfono que obra en poder del negociado correspondiente ( es decir, no con comprobante bancario de ingreso ) negando el cobro en efectivo aun tratándose de cantidades que no superan los 150€.
    Gracias, un saludo

    1. Buenos días Juan Francisco, deberían existir otras opciones de pago, no solamente a través de tarjeta bancaria. Pero en todo caso deben facilitarles una copia de ese pago a través de datáfono que justifique el ingreso realizado.