Es muy posible que no lo sepas, pero si tu pasaporte es relativamente reciente, seguramente es ya un pasaporte biométrico. En este artículo explicaremos qué es un pasaporte biométrico, dónde es obligatorio llevarlo y qué países lo expiden ya.

¿Qué es el pasaporte biométrico?

El concepto de biométrico nos suena algo muy actual, a tecnología de ahora, sin embargo, lleva usándose bastante tiempo; por ejemplo, el sensor de huella digital que empleamos ahora para desbloquear nuestro smartphone o para fichar en el trabajo, es un tipo de reconocimiento biométrico, que utiliza la huella dactilar para reconocer nuestra identidad.

Así que cuando hablamos de pasaporte biométrico, no estamos hablando de algo que acaba de llegar y empezado a usarse, muy al contrario, en España el pasaporte biométrico se lleva expidiendo desde 2007, por lo que si os habéis sacado el pasaporte entre ese año y 2020, lo más probable es que sea un pasaporte electrónico (como también se llama a este tipo de documento).

¿Y en qué consiste el pasaporte biométrico?, ¿qué lo diferencia del pasaporte tradicional? Básicamente en que contienen un chip que almacena toda la información personal sobre la persona dueña del pasaporte; concretamente contiene la fotografía del rostro, las huellas dactilares y los datos contenidos en el código OCR del DNI (las dos líneas finales que aparecen en él), además del tipo y número de pasaporte, el nombre completo, el sexo y un número de control.

¿Para qué sirve?

Aparte de para identificar a su portador y poder viajar por una serie de países sin necesidad de sacarse un visado, el pasaporte biométrico sirve para evitar fraudes, como el skimming, una técnica que permite clonar la información de este tipo de documentos y utilizarlos con fines ilegales. El chip que incorpora el pasaporte biométrico contiene un código que certifica la autenticidad del documento y que no se está ante una falsificación.

Esto es posible también gracias a que las huellas se almacenan en un servicio digital gubernamental, a través de un sistema de llave pública, por lo que en caso de un pasaporte y chip clonado, se podría saber qué son falsos, puesto que las huellas que figuran en ese pasaporte no han sido registradas en dicho almacenamiento por un funcionario de la administración.

¿Cómo saber si el pasaporte que tengo es biométrico?

Saber si el pasaporte que tenemos es biométrico, es algo que podemos ver a simple vista, porque estos pasaportes tienen un icono que los identifica claramente y que podéis ver remarcado en la imagen:

Pasaporte España biometrico o no

Si vuestro pasaporte tiene ese icono, es que es un pasaporte biométrico.

Estándares de seguridad en la UE para los pasaportes biométricos

Aunque no se emplea aún en todo el mundo, podemos decir que el pasaporte biométrico es internacional ya, puesto que se emplea en diferentes países, incluidos los países dentro del espacio Schengen, Estados Unidos y varios países de Latinoamérica. Prueba de que la biometría aplicada a la seguridad y control de fronteras sigue avanzando en su desarrollo, como por ejemplo en el uso del reconocimiento facial.

Pero volviendo a lo que nos toca más de cerca, existen unos estándares de seguridad en la UE que se deben aplicar a los pasaportes biométricos; estos estándares deben asegurar y garantizar la integridad, autenticidad y confidencialidad de los datos almacenados digitalmente en el chip.

Resumiendo los aspectos más importante del documento que os hemos enlazado en las líneas de arriba, los pasaportes biométricos deben incluir un soporte de almacenamiento de alta seguridad (el chip que ya hemos mencionado), que se empleará para memorizar los datos digitales. Este chip además contendrá una imagen facial frontal y dos huellas dactilares tomadas mediante presión plana (índices derecho e izquierdo). Estos datos se registrarán en formatos interoperables y deben estar protegidos.

Así mismo, los Estados miembros de la UE designarán en su legislación nacional a las autoridades y los organismos autorizados para tener acceso a los datos contenidos en los pasaportes biométricos. Cada país designara a un organismo responsable de la fabricación de pasaportes y documentos de viaje, que habrá de ser comunicado a la Comisión Europea y al resto de países de la UE.

Finalmente, las normas mínimas de seguridad que deben cumplir estos pasaportes no son de carácter secreto (puesto que están publicadas en el documento que hemos enlazado arriba), pero las especificaciones complementarias que decida hacer la Comisión sí pueden permanecer en secreto para evitar el riesgo de falsificaciones. Estas especificaciones complementarias son conformes a las normas internacionales y guardan relación con las medidas de seguridad adicionales, el soporte de almacenamiento y su seguridad y los requisitos comunes de calidad sobre la imagen y las impresiones dactilares.

Así mismo, el pasaporte biométrico debe contemplar la ley de protección de datos biométricos respecto a quién y cómo se puede acceder a los datos contenidos en él y cómo se almacena y protege dicha información.

Qué países expiden pasaportes biométricos dentro de la UE (Algunos ejemplos)

Como decíamos, hay varios países que expiden desde hace un tiempo el pasaporte biométrico, puesto que la normativa europea al respecto de este existe desde 2004. Veamos algunos ejemplos dentro de la UE.

El pasaporte biométrico en España

Como ya dijimos, el pasaporte biométrico español se comenzó a expedir en 2007, pero en 2015 se lanzó el conocido como pasaporte 3.0, un nuevo modelo de pasaporte biométrico que convive coexiste con el modelo anterior e introdujo varias novedades, que enumeraremos un poco más adelante.

El pasaporte biométrico de España lo expide la Policía Nacional, a través de varias oficinas de expedición a lo largo de todo el territorio nacional.

Físicamente, el pasaporte biométrico no es muy distinto a los antiguos pasaportes, con un formato rectangular y portada en color Burdeos, tiene 32 páginas e incorpora un chip RFID embebido en la portada posterior, que permite la identificación del titular sin necesidad de contacto con los lectores mecánicos, ya que la lámina de policarbonato que incluye una de sus hojas se puede leer a través de sistemas electrónicos. A través de los datos biométricos contenidos en el chip y las líneas MRZ, se comprueba la fiabilidad y validez de los datos.

En cuanto a las novedades que introdujo el pasaporte 3.0, tenemos:

  • Un nuevo chip con mayor velocidad y capacidad.
  • El empleo de nuevo tipo de papel de seguridad con nuevos entramados y medidas.
  • Nuevas marcas de agua.
  • Componentes holográficos específicos renovados.
  • Medidas de seguridad tanto visibles como invisibles, que reaccionan a luces ultravioletas, infrarrojas, etc.
  • Punto de contacto voluntario, vinculado al DNI, para avisar en caso de sufrir alguna emergencia fuera de España.

En esta imagen podéis ver ambos modelos de pasaporte biométrico:

Modelos de pasaporte biométrico en España

Cualquier ciudadano español puede solicitar la expedición del pasaporte (que será biométrico), siempre que no pese sobre él alguna condena de privación de libertad o medidas cautelares que limiten su salida fuera de España. En el caso de los menores de edad o personas tuteladas, será necesario el consentimiento expreso de los tutores o poseedores de la patria potestad.

Para solicitar el pasaporte se debe presentar el DNI (que debe estar en vigor) y una fotografía reciente en color del rostro. Aparte de pagar la tasa correspondiente de 30 euros en el momento de la expedición.

La validez del pasaporte es de:

  • Dos años para titulares menores de 5 años.
  • Cinco años para titulares menores de 30 años.
  • Diez años para titulares mayores de 30 años.

Alemania

En pasaporte biométrico se expiden en Alemania desde noviembre de 2005, cuando se incorporó el chip RFID en la portada del mismo. Como el resto de pasaportes de la UE, lleva estampado el icono que lo identifica como pasaporte electrónico y su chip almacena la foto y dos huellas dactilares del titular. Físicamente, comparte el diseño en color burdeos del resto de pasaportes de la UE.

Los pasaportes biométricos alemanes se expiden en las oficinas locales de registro municipal y es necesario solicitarlos en persona. La foto que se debe aportar debe tener 6 o menos meses de antigüedad. Tiene una validez de 10 años para mayores de 24 años y de seis años para menores de esa edad, y la tasa de expedición es de 60 euros y 37,50 euros respectivamente.

Ucrania

Si bien Ucrania no forma parte de la UE, es uno de los países europeos que ha adoptado el pasaporte biométrico, especialmente necesario para viajar sin visado a través de los Estados miembros de la Unión (algo que es posible desde mayo de 2017).

En vigor desde el pasado 1 enero de 2015, el pasaporte biométrico ucraniano cuenta con el chip RFID y por lo tanto contiene la foto frontal y las dos huellas dactilares del titular, así como otros datos identificativos.

A diferencia de los pasaportes de la UE, el ucraniano es en color azul, aunque cuenta con el mismo icono de pasaporte electrónico estampado en la portada.

Italia

El pasaporte biométrico italiano se lleva expidiendo desde octubre de 2006, momento en que incorporó el chip RFID, donde almacena la foto, dos huellas dactilares y otros datos identificativos del titular. Tiene el mismo diseño en burdeos que el resto de pasaportes de los Estados miembros de la UE y el icono de pasaporte electrónico impreso en la portada.

El pasaporte italiano tiene una validez de 10 años y una tasa de 46,66 euros para el formato de 32 páginas. Para solicitarlo es necesario aportar el documento de identidad vigente y dos fotos iguales actualizadas.

Pasaporte biométrico vs Visa Schengen

Como seguramente ya sabréis, el espacio Schengen permite que los ciudadanos de Estados miembros de la UE puedan viajar entre países de la Unión sin necesidad de llevar pasaporte, ya que basta el documento nacional de identidad como medio identificativo. Sin embargo, para que los inmigrantes puedan circular por el espacio Schengen, necesitan de un visado Schengen expedido por sus embajadas.

El pasaporte biométrico ha venido a simplificar parte de ese proceso, puesto que los ciudadanos de los países que expiden este tipo de pasaporte y con los que la UE haya firmado un acuerdo al respecto, no necesitarán de un visado Schengen para entrar en la UE, bastando con el propio pasaporte, que almacena ya todos los datos necesarios para permitir la circulación de estos viajeros.

Solicitar un visado Schengen es un proceso mucho más largo y complejo que solicitar un pasaporte biométrico, por lo que es previsible que la visa Schengen vaya dando paso a los pasaporte biométricos como requisito para entrar los Estados miembros.

Otros países que expiden pasaportes biométricos en el resto del mundo (Algunos ejemplos)

Fuera de la UE y de Europa, hay otros países que también utilizan actualmente el pasaporte biométrico como documento identificativo para viajar al extranjero, en parte por las facilidades que hemos mencionado en el punto anterior y en parte porque es un requisito necesario para entrar en algunos países.

Ecuador

El pasaporte biométrico de Ecuador se ha empezado a expedir en Quito en octubre de 2020, por lo que es su uso es muy reciente. Lo expiden la Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Para obtenerlo es necesario presentar la Cédula de Ciudadanía, el comprobante de pago (tiene una tasa de 90 dólares americanos). Al ser un pasaporte biométrico, será necesario aportar una foto frontal de la cara y escanear dos huellas dactilares.

Perú

En Perú desde julio de 2016 solo se expiden pasaportes biométricos, por lo que para cualquier ciudadano que haya sacado su pasaporte a partir de ese año, tendrá ya un pasaporte biométrico peruano.

Estos se pueden solicitar en cualquier oficina de la Superintendencia Nacional de Migraciones. Comparte el diseño que podemos encontrar en los pasaportes europeos y como estos, tiene en la portada impreso el icono de pasaporte electrónico.

Uruguay

Uruguay es otro de los países latinoamericanos que cuenta ya con el pasaporte biométrico, tal y como podemos ver por el icono de pasaporte electrónico que aparece impreso en la portada del documento. Se expide desde 2015 y como el resto de pasaportes biométricos, su chip almacena una foto de la cara, dos huellas dactilares y los datos identificativos del titular.

El pasaporte biométrico uruguayo se puede solicitar en la Dirección Nacional de Identificación Civil. Pars solicitarlo es necesario tener la Cédula de Identidad vigente y un certificado de antecedentes judiciales.

Venezuela

El pasaporte biométrico venezolano se lleva expidiendo desde julio de 2007 y su chip RFID almacena la foto, dos huellas dactilares y la información adicional identificativa recogida e impresa en la página del pasaporte. El icono de este tipo de pasaporte puede verse impreso en la portada del pasaporte.

Su diseño comparte el estándar de los pasaportes de Mercosur (del que es miembro desde 2015), con cubierta de color azul oscuro y «Mercosur» inscrito en la parte superior.

El organismo encargado de emitir estos pasaportes es el SAIME (Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería).

Marruecos

Marruecos expide el pasaporte biométrico desde diciembre de 2009, además, se pueden solicitar a través del portal web habilitado para ello, rellenando el formulario desde el ordenador o imprimiéndolo y cumplimentándolo a mano. Además, en este portal se guía al ciudadano durante todo el proceso de solicitud.

Como el resto de pasaportes biométricos, incorpora el chip RFID, que permite almacenar la foto, las huellas dactilares y la información impresa en el pasaporte del titular. Está identificado con el icono de pasaporte electrónico en la portada.

En cuanto diseño, el pasaporte marroquí es verde, con una versión en rojo para diplomáticos.

Estados Unidos

Estados Unidos emite el pasaporte biométrico desde agosto de 2007 (junto a tres modelos más de pasaporte válidos hasta que caduquen). Cumple con el diseño estándar de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional), es de color azul oscuro y en el figura el icono del pasaporte electrónico, por lo que almacena el mismo tipo de datos e información que los de otros países que lo emplean.

El pasaporte biométrico estadounidense lo emite exclusivamente el Departamento de Estado y tiene 10 años de vigencia para titulares mayores de 16 años (5 años para menores de 15 años).

Republica dominicana

Aunque la Republica dominicana prometió la implantación del pasaporte biométrico, en 2020 todavía no ha dado el paso y por tanto sus pasaportes aún no cuenta con la incorporación del chip RFID o ninguna de las características del pasaporte electrónico.

Colombia

En Colombia el pasaporte biométrico se expide desde septiembre de 2015, aunque en julio de 2018 se introdujo una nueva versión de acuerdo las normas de la OACI (aunque ambos son válidos actualmente).  Su diseño es el internacional e incluye el icono de pasaporte electrónico en la portada.

El pasaporte lo expiden las Oficinas de Pasaportes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia y las Gobernaciones del país. Para solicitarlo es necesario presenta la cédula de ciudadanía y la presencia del solicitante, puesto que la fotografía y las huellas se toman en el momento de la solicitud.

Argentina

En Argentina el pasaporte biométrico está disponible desde junio de 2012, por lo que en su portada podéis encontrar el consabido icono. Su diseño azul es el estándar de Mercosur y se expide en todos los distritos del país. Tiene una tasa de 1500 pesos argentinos para la tramitación regular. Y tiene una valides de 10 años para adultos y de 5 años para menores.

México

México empezó a incluir datos biométricos en sus pasaportes en 2010, concretamente fotografía del rostro, escáner las 10 huellas dactilares y del irir, sin embargo, todavía no cuenta con el chip RFID, por lo que no tiene consideración pasaporte biométrico bajo los estándares internacionales.

A partir de septiembre de 2021, la Secretaría de Relaciones Exteriores empezará a emitir nuevos pasaportes biométricos que contendrán el mencionado chip, la hoja de policarbonato y las tintas ultravioletas que marcan los estándares internacionales.

El pasaporte mexicano actualmente tiene diferentes vigencias, existiendo un pasaporte de 1 año (para menores de un año), de 3 años (para mayores de tres años), de 6 años (para mayores de seis años) y de 10 años (para mayores de 18 años), este último tiene una tasa de 2.750 pesos mexicanos.

Chile

En Chile, desde 2013, solo se expiden pasaportes biométricos, cumpliendo con los estándares internacionales de identificación que hemos ido viendo a lo largo de este artículo.

El pasaporte lo expide el Servicio de Registro Civil e Identificación y es necesario solicitarlo de forma presencial, puesto que la fotografía y las huellas dactilares se toman en el mismo acto. Además, es necesario presentar la cédula de identidad vigente. Tiene una validez de 10 años y tiene una tasa de 128 dólares estadounidenses aproximadamente (90.000) pesos chilenos), para el pasaporte de 32 páginas.

Resumiendo, como habéis podido ver a lo largo de este artículo, los datos biométricos que de momento recoge este pasaporte son el rostro y las dos huellas dactilares de los índices, así que otro tipo de datos biométricos, como el reconocimiento de voz, aún quedan fuera de él. En cualquier caso, su uso actual agiliza el proceso de leerlo e identificar a las titulares mediante él, especialmente a su llegada a países extranjeros.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.