El 12 de marzo de 2019 entró en vigor en España la nueva Ley de Secretos Empresariales, que adapta a la normativa española a la Directiva UE 2016/943. Pero, ¿en qué consiste esta ley? ¿Cuáles son las principales novedades que introduce? Lo vemos en este artículo.

La nueva Ley de Secretos Empresariales

Aunque los actores económicos pueden presentar patentes, marcas registradas, diseños o incluso beneficiarse de la protección de los derechos de autor, estos derechos de propiedad intelectual a veces no son adecuados para proteger cierta información.

Por un lado, la adquisición de cualquier derecho de propiedad intelectual implica divulgación. Sin embargo, la divulgación permite que un competidor imite, por lo que esto puede significar para el titular de los derechos que pierde la ventaja competitiva que había obtenido a través de años de investigación e inversiones significativas.

Por otro lado, parte de la información no está protegida por ningún derecho de propiedad intelectual (una estrategia comercial, el resultado de un estudio de marketing, etc.), aunque tienen un valor real.

A continuación vemos un resumen de la Ley de Secretos Empresariales que se ha aprobado en España y sus principales claves.

Adapta la Directiva 2016/943 de la Unión Europa

La Ley de Secretos Empresariales 2019 llega para adaptar a la legislación española la Directiva 2016/943 de la Unión Europea. Esta nueva normativa busca armonizar las normativas de los estados miembros de la UE, además de establecer un marco que favorezca una competitividad entre empresas y organismo apoyada en el conocimiento no divulgado.

Regula el secreto empresarial en España

La Ley de Secretos Empresariales viene a cubrir una deficiencia en el ámbito jurídico español. Hasta el momento, no existía ninguna normativa referida exclusivamente al secreto empresarial, sino que los tribunales tenían que consultar diferentes normas. De esta manera, se aumenta la seguridad jurídica, estableciendo un marco común para todas las empresas y organizaciones nacionales.

Define qué son los secretos empresariales

La nueva Ley del Secreto Empresarial define en qué consisten los secretos empresariales, entendiendo estos como cualquier información confidencial que sea un secreta por su valor comercial, y que haya sido objeto de medidas de seguridad por sus titulares para mantenerla en secreto. Además, establece que esta información puede ser de índole tecnológica, científica, industrial, comercial, financiera u organizativa.

Establece obligaciones para las empresas

La Ley de Secretos Empresariales aboga por la proactividad de las organizaciones. Es decir, han de ser éstas quienes lleven a cabo las medidas de seguridad necesarias para constituir un secreto empresarial y garantizar la seguridad de la información.

Protege frente a la obtención, uso o revelación ilícita de información

Otra de las claves de la Ley de Secretos Empresariales es que protege la integridad de la información frente a las divulgaciones realizadas a terceros que tuvieran la obligación de guardar secreto. Del mismo modo, actúa frente al espionaje industrial, esto es, la apropiación indebida o uso no autorizado de la información por parte de otras organizaciones.

Regula la transmisión o cotitularidad de la información

En este caso la normativa española va un paso más allá que la normativa europea. La Ley de Secretos Empresariales considera el secreto empresarial como una parte del derecho a la propiedad, y recoge algunos supuestos en que la información puede ser transmitida o cedida mediante licencias a terceros u objeto de cotitularidad por parte de varias personas físicas o jurídicas.

Determina las acciones judiciales ante una violación del secreto empresarial

La nueva normativa sobre secretos empresariales también establece los cauces a seguir y las acciones judiciales a tomar a causa de una infracción del derecho al secreto empresarial. La ley señala que para la imposición de las sanciones se tendrá en cuenta el daño producido, la ganancia dejada de percibir por el afectado, el beneficio obtenido por el infractor y el daño moral ocasionado al titular por la revelación ilícita del secreto comercial.

Incorpora novedades en los procesos judiciales

La Ley de Secretos Empresariales también incluye novedades acerca de los procedimientos judiciales por causa de violaciones del secreto profesional.

Por un lado, se restringe número de personas con derecho a acudir a las pruebas o vistas de los Juzgados; por otro, se definen las diligencias que puede solicitar el titular para la defensa; por último, se determinan las medidas cautelares que puede solicitar el titular durante su defensa.

Complementa a la Ley de Competencia Desleal

La revelación de secretos empresariales se seguirá considerando como competencia desleal, y por tanto, se seguirá regulando por la Ley de Competencia Desleal. La Ley de Secretos Empresariales actuará como complemento a esta, siempre y cuando no se oponga a ella.

Ley de Secretos Empresariales en PDF

En este enlace puedes consultar y descargar la Ley de Secretos Empresariales en PDF. Se trata de la norma oficial, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) número 45, el 21 de febrero de 2019.

Legislación por países

El robo de secretos comerciales no es un problema nuevo: muchas empresas confían información altamente confidencial e inventos únicos para destacar en su mercados. A pesar de esto, muchas jurisdicciones aún no tienen suficiente leyes para ayudar a estas empresas a proteger su posición.

No todo es pesimismo: algunos legisladores están respondiendo e introducen reglas cada vez más sólidas para proteger a los propietarios de secretos comerciales y sus derechos.

Dos de los mercados más destacados, EE.UU.y Europa han dado un paso adelante y están implementando nuevas leyes que pueden marcar la diferencia.

A medida que la ley de secretos comerciales intenta ponerse al día con los infractores cada vez más sofisticados, ser proactivo es esencial. Esperar para actuar hasta que sus ideas hayan sido robadas es a menudo demasiado tarde: encontrar al culpable se está volviendo más difícil.

Vamos a analizar las distintas normativas existentes sobre secretos empresariales y confidencialidad.

China

A menudo se ve a China como «la fábrica del mundo». Durante la última década, las empresas chinas han seguido utilizando tecnología más sofisticada para producir productos de alta tecnología.

Con este énfasis en adquirir y desarrollar alta tecnología, el secreto comercial y la apropiación indebida puede ser un problema importante para las empresas que operan en China.

Los secretos comerciales están protegidos en China principalmente bajo la Ley de Competencia Anti Injusta («AUCL»), la Ley Penal, varias disposiciones de la Ley de contratos laborales y Derecho Laboral, así como las interpretaciones judiciales correspondientes y regulaciones de implementación.

Los secretos empresariales pueden ser tanto conocimientos técnicos como información comercial. Se aplican sanciones civiles y administrativas contra actos de  apropiación indebida de secretos empresariales.

Europa

Históricamente la protección de los secretos del comercio ha estado a nivel nacional en Estados unidos. Sin embargo, ahora se está produciendo un cambio. En noviembre de 2013, la  Comisión Europea publica un proyecto de Directiva con el objetivo de armonizar la ley protegiendo el conocimiento y la información secreta de negocios en toda la Unión Europea.

Después de un debate, la Comisión, el Consejo y el Parlamento finalmente acordaron el texto de una versión final que se publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea el 15 de junio de 2016 como Directiva 2016/943 sobre la protección de los conocimientos no revelados e información comercial (secretos comerciales) contra su adquisición ilegal, uso y divulgación.

Los Estados miembros de la Unión Europea debían implementar esa Directiva antes del 9 de junio de 2018.

El objetivo principal de la Directiva es el establecimiento de un estándar mínimo de protección legal para el conocimiento no revelado e información comercial en toda la Unión Europea. Esta armonización tiene como objetivo crear un mercado interior funcional.

La Directiva establece expresamente su objetivo de armonización mínima en lugar de completa de la Ley. Como resultado, los Estados miembros puede elegir ir más allá de los requisitos mínimos y nivel de protección establecidos en la directiva.

Por lo tanto, si bien asegura que las leyes de los Estados miembros lograrán un nivel mínimo de protección, la Directiva no conduce a un campo de juego completamente nivelado ya que algunos Estados miembros pueden disfrutar de protección adicional para secretos comerciales.

Rusia

Según la ley rusa, un secreto comercial puede ser definido como información de cualquier tipo (relacionado con la producción, técnica, investigación científica, negocios, organizacional etc.) que tiene valor comercial real o potencial al ser desconocida y escondida a terceros.

Para ser protegido como secreto comercial, deben tomarse medidas, que incluyen:

  • preparar una lista de la información considerada como un secreto comercial;
  • adopción de reglamentos internos de protección de secretos comerciales dentro de la compañía,
  • nombramiento de personas que tienen acceso a secretos comerciales,
  • provisión de secretos comerciales a terceros solo bajo acuerdos de confidencialidad y a empleados bajo acuerdos laborales,
  • implementación de técnicas y medidas para proteger los secretos comerciales por uso no autorizado y etiquetado de todo el material que lleva secretos comerciales.

La implementación de estas medidas crea el llamado «régimen de secreto comercial«. Si el régimen no se establece, el secreto comercial de la empresa se considera desprotegido.

El Código Civil ruso también prevé una regulación separada para el know-how. El dueño del know-how debe tomar medidas razonables para proteger la confidencialidad de la información considerada como tal. Estas medidas pueden incluir la implementación de un régimen de secreto comercial, esto no es obligatorio para medir la protección del know-how, pero es recomendado para ayudar a demostrar que cierta información es know-how.

EE.UU.

La «apropiación indebida» de secretos comerciales puede dar lugar a una reclamación civil (o penal) bajo las leyes federales y estatales. Este sistema dual significa que no hay preferencia federal.

La definición oficial de «apropiación indebida» de secretos comerciales es:

  • La adquisición de un secreto comercial de otro por una persona que sabe o tiene razones para saber que el secreto comercial fue adquirido por medios inadecuados;
  • Divulgación o uso de un secreto comercial de otro sin consentimiento expreso o implícito por una persona que:
    • usó medios inadecuados para adquirir el secreto comercial;
    • en el momento de la divulgación o uso, sabía o tenía razones para saber que su conocimiento del secreto era derivado de una persona quien había usado medios inadecuados para adquirirlo.

Históricamente, las leyes que protegen los secretos comerciales eran predominantemente leyes estatales. 47 de los 50 estados de EE.UU. han adoptado alguna versión de la Ley Uniforme de Secretos Comerciales («UTSA») como su ley de secretos comerciales.

Sin embargo, hay diferencias en la interpretación y aplicación de UTSA entre los estados.

España

El 12 de marzo ha entrado en vigor una nueva Ley de Secretos Empresariales (Ley 1/2019).

Esta norma adapta al derecho español la Directiva UE 2016/943, relativa a la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados (secretos comerciales) contra su obtención, utilización y revelación ilícitas.

Esta norma era muy necesaria en una sociedad como la actual en la que se comercializa con la información. Además, debido al progreso de las nuevas tecnologías, se aumentan los riesgos para esa información. Por eso, esta norma pretende impedir o reducir la pérdida de valor de la información que poseen las empresas.

En este post analizaré todas las claves de la nueva Ley de Secretos Empresariales y cómo afecta a las empresas. No te lo pierdas.

Relación con otras normas

Vamos a ver la relación existente entre la ley de secretos empresariales y otras normas, como las de Protección de datos, Compliance o Patentes.

Protección de datos

No es difícil entender el fuerte vínculo entre los secretos empresariales y la protección de datos. Los datos personales protegibles son cualquier información relacionada con una persona física identificada o identificable referida a sus características físicas, fisiológicas, mentales, económicas, culturales o sociales.

Está claro que los secretos comerciales pueden consistir en datos personales, por ejemplo de clientes, proveedores y empleados: el contenido de las negociaciones con los clientes, la identidad de esos clientes, sus perfiles comerciales, etc.

De hecho, las listas de clientes son ahora uno de los activos más preciados para las empresas que operar en el mercado global. Por supuesto, hay negocios para los que los los datos personales de clientes son fundamentales, como empresas publicitarias, aseguradoras, bancos, etc.

Sin embargo, en general, la información de los consumidores constituye un activo intangible necesario para todo tipo de negocio, porque cada empresa tiene clientes, un plan de publicidad (a menudo
relacionados con las operaciones de creación de perfiles de clientes), etc. En realidad, ha surgido un gran mercado de datos personales: el llamado «comercio de datos personales«.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, vale la pena investigar cuáles son las condiciones y restricciones que permiten considerar los datos personales de los consumidores como secretos comerciales de acuerdo con los diversos marcos legales de protección de secretos comerciales.

Aunque genéricamente la definición de los datos personales de los clientes puede ser incluido en la definición de secreto comercial, el problema es entender bajo qué condiciones la ley protege una base de datos de clientes como un activo intangible de las empresas.

El valor de los datos depende de su secreto real (que depende también de las precauciones razonables tomadas) y de los esfuerzos para adquirir o duplicar esos datos.

Por tanto, los datos personales deben protegerse, tanto si forman parte de los secretos de la empresa como si no.

Compliance

La Ley de Secretos Empresariales constituye un hito de especial importancia al incorporar una definición más concreta de lo que hemos de entender como Secreto de Empresa y, por ello, condicionará el tratamiento que en los Sistemas de Gestión de Compliance deba otorgarse a las situaciones de riesgo, tanto respecto los secretos propios como en relación a actuaciones que pudieran desarrollar directivos o empleados de nuestra Organización respecto secretos empresariales ajenos.

Esta ley obliga a las Organizaciones a contemplar medidas de salvaguarda, tanto respecto los secretos de empresa de los que fueran titulares, como respecto a la posible violación por parte de sus directivos y empleados de derechos similares de terceros.

Asi, será necesario que los Programas de Compliance de las Organizaciones contemplen Políticas y Medidas de control y supervisión respecto a secretos empresariales, desde diversas perspectivas.

Patentes

Los secretos comerciales son esencialmente de dos tipos. Por un lado, los secretos comerciales pueden referirse a invenciones o procesos de fabricación que no cumplen con los criterios de patentabilidad y, por lo tanto, solo pueden protegerse como secretos comerciales. Este sería el caso de las listas de clientes o procesos de fabricación que no son lo suficientemente inventivos para obtener una patente.

Por otro lado, los secretos comerciales pueden referirse a invenciones que cumplirían los criterios de patentabilidad y, por lo tanto, podrían estar protegidas por patentes. En este último caso, la empresa se enfrentará a una opción: patentar la invención o mantenerla como secreto comercial.

Algunas ventajas de los secretos comerciales incluyen:

  • La protección del secreto comercial no está limitada en el tiempo (las patentes duran en general hasta por 20 años). Por lo tanto, puede continuar indefinidamente siempre que el secreto no se revele al público.
  • Los secretos comerciales no implican costes de registro.
  • Los secretos comerciales tienen efecto inmediato.
  • La protección de secretos comerciales no requiere el cumplimiento de formalidades como la divulgación de la información a una autoridad gubernamental.

Sin embargo, existen algunas desventajas concretas de proteger la información comercial confidencial como secreto comercial, cuando esta cumple con los criterios de patentabilidad:

  • Si el secreto está incorporado en un producto innovador, otros pueden inspeccionarlo, analizarlo y descubrir el secreto y tener derecho a usarlo a partir de entonces. La protección del secreto comercial de una invención, de hecho, no proporciona el derecho exclusivo de excluir a terceros del uso comercial de la misma. Solo las patentes y los modelos de utilidad pueden proporcionar este tipo de protección.
  • Una vez que el secreto se hace público, cualquiera puede tener acceso a él y usarlo a voluntad.
  • Un secreto comercial es más difícil de hacer cumplir que una patente.
  • Un secreto comercial puede ser patentado por otra persona que haya desarrollado la información relevante por medios legítimos.

¿Qué es un Secreto empresarial?

La norma define el secreto empresarial como todo tipo de conocimiento o información de cualquier sector de la empresa (comercial, financiero, organizativo, industrial o tecnológico) que sea secreto.

Para considerar esa información como secreta debe reunir una serie de requisitos:

  • Sea secreta: aunque sea una redundancia, esa información no debe ser accesible fácilmente ni conocida por todos.
  • Poseer un valor para la empresa.
  • La empresa haya aplicado medidas adecuadas para conservarla en secreto.

La propia ley regula cuáles deben ser las actuaciones llevadas a cabo para proteger esos secretos empresariales.

Dentro de esta definición no se incluye, por tanto, aquella información de la empresa que tenga poca importancia y tampoco las competencias o experiencia profesional que los trabajadores adquieran durante el desarrollo de sus funciones. Se excluye también aquella información a la que pueda accederse fácilmente o pueda ser conocida dentro de los mismos sectores empresariales.

Tipos

Principalmente, existen dos tipos de secretos empresariales:

  1. Secreto comercial: cualquier información que aluda a la naturaleza y vida de la empresa, con importante valor para ella y que la competencia pueda tener interés en conocer.
  2. Secreto industrial: información y conocimiento técnico sobre productos, ideas o procesos industriales que la empresa desea mantener en secreto por su valor competitivo.

¿En qué casos puede obtenerse esa información de forma legal?

La obtención de esa información secreta de la empresa no será objeto de sanción si ha sido obtenida:

  • Mediante una creación o descubrimiento independiente.
  • A partir del estudio, ensayo u observación del producto o servicio.
  • Mediante el ejercicio de derechos de los trabajadores o sus representantes.
  • A través de prácticas comerciales leales.
  • Con la finalidad de proteger el interés público.

La información secreta que haya sido obtenida en el ejercicio de la libertad de información o en la investigación de actividades ilegales tampoco será sancionable.

Sin embargo, la obtención de esa información sin el consentimiento de su titular se considera ilegal si:

  • Se produce un acceso, apropiación o copia no autorizada de materiales, objetos, documentos, ficheros u otros soportes a partir de los cuales se pueda deducir ese secreto.
  • Existen actuaciones consideradas contrarias a las prácticas comerciales legales.

¿Cómo puede la empresa proteger su información secreta?

La protección de los secretos empresariales está relacionada con la protección de datos y la seguridad de la información.

Las bases de datos de clientes pueden ser un secreto empresarial ya que, muchas veces, el mayor valor para las empresas son sus clientes. Por eso es importante que la empresa adopte medidas adecuadas para proteger la información de sus clientes.

Dentro de las acciones que la empresa puede llevar a cabo para proteger esa información confidencial, según el RGPD y los esquemas de seguridad de la información, están:

  • Clasificar la información
  • Restringir los accesos físicos y lógicos
  • Establecer políticas de traslado de la información y de gestión de soportes
  • Establecer políticas de utilización de sistemas informáticos
  • Medidas de ciberseguridad: debe considerar dónde almacena la información, cómo la protege, quién puede acceder a ella, si se encuentra cifrada, etc.
  • Firmar acuerdos de confidencialidad donde especifique qué información está protegida
  • Elaborar políticas de copias de seguridad
  • Indicar los procedimientos de envíos de información a través de redes de telecomunicaciones: restringir el envío de determinada información a través de correo electrónico
  • Realizar formaciones al personal
  • Efectuar auditorías y revisiones periódicas

Los siguientes consejos son para empresas que desean proteger sus secretos comerciales:

1. Identifica lo que necesita protección

Identifica cada pieza de información que desees proteger y crea un sistema de identificación de material recién creado que requiera secreto. Al seleccionar, trata de no ser demasiado inclusivo porque esto podría trivializar la protección de los secretos comerciales.

2. Etiqueta los documentos que contienen información protegida

Los documentos que contienen o reflejan información de secreto comercial deben etiquetarse como «confidenciales». Limita las copias y la circulación de estos documentos y, cuando sea necesario, numera las copias y exige que los documentos se registren dentro y fuera.

3. Monitoriza dónde se almacena la información

Realiza una auditoría de información para determinar dónde se almacena la información vital y quién tiene acceso a ella. Incluye todas las copias impresas, ordenadores de escritorio y portátiles, y disquetes. Busca posibles puntos débiles.

4. Ordenadores seguros

Establece contraseñas para acceder a ordenadores que contienen información confidencial. Te sorprendería cuántos ordenadores portátiles son robados cada año.

5. Mantén el secreto con los vendedores externos

En los contratos con entidades externas, incluye una estricta disposición de confidencialidad con respecto a los secretos comerciales. Cuando externalices la producción de cualquiera de tus productos, intenta elegir diferentes proveedores para diferentes partes. No divulgues el producto final o la relación entre las piezas.

6. Proporciona seguridad adecuada

Para una empresa más pequeña, tal vez un archivador cerrado sea suficiente seguridad. Las compañías más grandes pueden necesitar oficiales de seguridad, zonas seguras e insignias.

7. Limita el acceso público a la empresa

Reduce los recorridos públicos y solicita que todos los visitantes inicien sesión.

8. Ten precaución internacionalmente

Ten en cuenta que no todos los países respetan las políticas que protegen los secretos comerciales. Si realizas negocios a nivel internacional, ten mucho cuidado con quién divulga información.

9. Establece políticas y capacitación de empleados

Exige que todos los empleados que trabajarán con secretos comerciales reciban capacitación y firmen un acuerdo de confidencialidad y una política de la compañía con respecto a la protección y el manejo adecuado. Proporciona cursos de actualización. Si la información se maneja mal, informa al empleado y toma medidas disciplinarias si es necesario. Realiza auditorías de salida con los empleados que abandonen la empresa para exigirles que devuelvan cualquier material secreto comercial y recordarles su acuerdo de confidencialidad.

Descubrimiento y revelación de secretos empresariales

El espionaje empresarial está considerado como delito en el Código penal.

La acción delictiva consiste en:

  • Apoderamiento por cualquier medio de datos, documentos escritos o electrónicos, soportes informáticos u otros objetos; o
  • Utilización de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, interceptación de sus telecomunicaciones, o utilización de artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación.

Tal acción delictiva ha de tener por finalidad descubrir un secreto, esto es, algo que conocen una o varias personas que tiene o tienen interés en que no lo conozcan los demás, particularmente los que se dedican a la misma clase de actividad.

Ha de tratarse de un secreto de empresa, concepto más amplio que el de secreto industrial al que se refería el anterior CP, ya que abarca no solo los relativos a la técnica de los procedimientos de producción, sino también los relativos al comercio u organización del negocio de que se trate.

Sujeto activo

Es un delito que puede cometer cualquier persona. No se trata de un delito especial propio que solo está al alcance de quienes reúnen determinadas característica. Ha de ser cometido por quien no conoce el secreto y trata de descubrirlo.

Sujeto pasivo

Será el titular de un secreto empresarial que, según la Ley de Secretos Empresariales, es cualquier persona física o jurídica que legítimamente ejerza el control sobre el mismo.

Objeto material

El objeto material del delito es el secreto de empresa.

Es un delito que se puede llevar a cabo por cualquier medio, con independencia del soporte (documento escrito, electrónico o informático), en el que esté contenido ese secreto.

Tipo subjetivo

Se precisa el dolo específico consistente en actuar con la intención de descubrir un secreto de empresa.

Penalidad

Se castiga con la pena acumulativa de prisión de dos a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

Violación de secretos de empresa

Tiene por objeto también el llamado secreto de empresa. La acción consiste en la difusión, revelación o cesión de tal secreto.

Sujeto activo ha de ser quien tuviese legal o contractualmente obligación de guardar reserva, esto es, de mantener el secreto que él precisamente conoce porque su relación concreta con la empresa así lo exige. Se trata de un delito especial propio.

El secreto se conoce de un modo lícito, en atención a lo cual surge un especial deber de guardar reserva. La Ley de Secretos Empresariales establece cuándo el secreto se obtiene de modo lícito y cuándo es de modo ilícito.

La existencia del deber de secreto, como se dice expresamente, han de figurar específicamente en la ley o en el contrato en el que se establezcan las relaciones jurídicas entre la empresa y el sujeto activo, no puede entenderse incluido en cláusulas genéricas de deber como las derivadas de la buena fe y de la diligencia.

La pena prevista es de prisión de dos a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

Tipo atenuado de utilización en provecho propio

En el Código penal se describe un subtipo atenuado para los casos en que esa persona obligada a guardar el secreto lo utiliza en provecho propio. El beneficiarse solo a sí mismo, en principio, deja más reducida la posibilidad de la competencia ilícita, que en el caso de que se difunda más allá.

Por tanto, el sujeto activo ha de ser una persona que, pese a haber accedido lícitamente al contenido del secreto, está obligada, legal o contractualmente, a guardar reserva. La diferencia con el tipo básico estriba únicamente en el hecho de que aquí el secreto no se divulga o transmite a otras personas, sino que se aprovecha para una actividad que desarrolla el propio sujeto activo.

Se impone la pena de prisión de dos a tres años y multa de doce a 18 meses.

Secretos empresariales más divulgados

La información considerada como secreto comercial más divulgada incluye fórmulas, patrones, compilaciones, programas, dispositivos, métodos, técnicas o procesos. Algunos ejemplos de secretos comerciales incluyen listas de clientes y procesos de fabricación.

El valor económico de la información puede ser real o potencial. Por ejemplo, si en realidad no ha comenzado a producir un dispositivo útil en particular de acuerdo con un plan, aún puede protegerlo como secreto comercial sobre la base de que tiene el potencial de un valor económico.

A veces, la información que está protegida como secreto comercial también puede protegerse como una invención bajo una patente. Sin embargo, para obtener una patente, debe hacer una divulgación pública de cómo se puede reproducir una invención.

La protección de patentes es un monopolio limitado por un tiempo específico, mientras que la protección del secreto comercial continúa hasta que el secreto comercial se divulgue públicamente. La misma invención no puede recibir protección de patente y secreto comercial al mismo tiempo.

Legitimados para defender el secreto empresarial

Están legitimados para acudir a los Tribunales en defensa de la obtención, uso o revelación de un secreto empresarial:

  • El titular de ese secreto empresarial
  • Aquellos que tengan una licencia de explotación
  • Los que estén autorizados para ejercer esas acciones

El titular de una licencia que no se encuentre incluido en esos supuestos anteriores también podrá reclamar judicialmente en caso de que justifique que se lo ha comunicado al titular de esa información secreta y este no ha reclamado en el plazo de un mes.

Las acciones judiciales prescriben en un plazo de tres años desde que la persona legitimada conoció la violación de ese secreto empresarial y pudo ejercer esas acciones.

Acciones de defensa

En la Ley de Secretos empresariales se recogen una serie de acciones que el demandante puede solicitar, como:

  • Declaración de violación de secreto empresarial
  • Finalización de las actuaciones constitutivas de la violación del secreto empresarial
  • Prohibición de fabricar, comercializar o usar las mercancías infractoras
  • Captura de las mercancías infractoras
  • Entrega al demandante de los materiales, objetos, documentos o ficheros informáticos que contengan el secreto empresarial
  • Asignar al demandante la propiedad de las mercancías infractoras
  • Indemnización por daños y perjuicios
  • Publicación de la sentencia, de manera completa o parcial, pero garantizando la confidencialidad del secreto empresarial

Criterios para computar los daños y perjuicios

A la hora de fijar una indemnización por daños y perjuicios deben tenerse en cuenta:

  • Perjuicios económicos originados al titular del secreto empresarial
  • Enriquecimiento injusto del infractor
  • Perjuicio moral causado al titular
  • Gastos de investigación ocasionados para obtener pruebas de la comisión de esa infracción
  • Precio que tendría la concesión de una licencia de uso por el titular del secreto empresarial al demandado

Medidas cautelares a adoptar por el órgano judicial

El titular del secreto empresarial puede solicitar al órgano judicial la adopción de una serie de medidas cautelares entre las que están:

  • Prohibición de revelar o usar el secreto empresarial
  • Prohibición de comercializar, elaborar o usar las mercancías infractoras
  • Retener y depositar esas mercancías
  • Embargar bienes de manera preventiva

El solicitante de esa medida cautelar deberá entregar una fianza suficiente para responder de los daños y perjuicios que esa medida pueda originar.

Información secreta en el proceso judicial

La Ley de Secretos empresariales prohíbe que los participantes en el proceso judicial descubran o usen esa información que forme parte del secreto empresarial y que se haya considerado como confidencial por los jueces. La prohibición se extiende también una vez finalizado el proceso judicial.

Para evitar que esa información confidencial sea revelada puede restringirse el acceso a la misma a determinadas personas y realizar una versión de la resolución donde no aparezca esa información.

Espero que te haya quedado claro lo que son los secretos empresariales y cómo puedes protegerlos o defender su obtención o uso ilegal. Si tienes cualquier duda, estaré encantada de ayudarte.

Ejemplos de secretos profesionales

Dentro de los secretos de empresas mejor guardados podemos destacar los siguientes:

La lista de superventas del New York Times

El sueño de todo escritor es incluir su novela en la lista de best-sellers del New York Times, la más influyente en América, que data de 1942. Entonces, ¿cómo lo hace? Nadie lo sabe realmente. El New York Times no revelará lo que constituye un best-seller, diciendo que su metodología es un secreto comercial. Sabemos que el periódico pregunta a las cadenas de librerías, librerías independientes y mayoristas sobre sus cifras de ventas, pero eso es todo. Supuestamente, la razón del secreto es que si el sistema fuera conocido, los editores podrían jugar con los datos de ventas para su beneficio.

Debería ser una fórmula relativamente fácil: un libro que vende ‘x’ número de copias en una semana, mes o año es un éxito de ventas. Pero un libro que vende 32.000 copias puede ser nombrado best-seller, mientras que otro que vende aún más no lo es.

Listerine

En la década de 1880, el Dr. JJ Lawrence inventó el compuesto líquido antiséptico Listerine, luego autorizó su fórmula secreta a JW Lambert y Lambert Pharmacal Co. Warner-Lambert Pharmaceutical Co., sucesora de Lambert y Lambert Pharmacal, realizó los pagos de regalías de manera diligente a la familia Lawrence durante los próximos 70 años, a pesar de que la fórmula de Listerine se reveló en el camino.

Pero en la década de 1950 Warner-Lambert (ahora Pfizer Inc.) decidió que había desembolsado suficiente dinero, más de $ 22 millones, para ser exactos, para una fórmula secreta que ya ni siquiera era secreta. Por lo tanto, demandó por un juicio que ya no estaba en la línea por las tarifas de licencia.

Desafortunadamente para Pfizer, los tribunales se pusieron del lado de la familia Lawrence, dictaminando que el contrato no estipula que se suspendan los pagos si el secreto comercial es legítimamente descubierto por otros. Y de todos modos, dado que Pfizer había obtenido la fórmula al principio, cuando aún era secreta, había recibido una ventaja decidida en el mercado.

Receta de salsa especial Big Mac

Persisten los rumores de que es simplemente el aderezo Thousand Island, tal vez con un poco de sabor a pepinillo. Esta receta secreta es tan secreta que de alguna manera se extravió en algún momento de la década de 1980.

Fue culpa de la cadena de restaurantes. McDonald’s quería reducir costos y creó una salsa especial más barata. Durante el cambio, la receta original se perdió, pero nadie lo sabía porque ya no la usaban. Años más tarde, un ex ejecutivo regresó a la empresa y quiso recuperar la salsa original. Fue entonces cuando los empleados se dieron cuenta de que faltaba la receta.

Afortunadamente, el ejecutivo sabía quién había producido la salsa 36 años antes y contactó a la compañía, que todavía tenía la receta en sus registros. La salsa especial secreta original estaba de vuelta.

Receta KFC

Uno de los secretos comerciales más famosos proviene del adorable y blanco Coronel Harland Sanders, quien creó una receta para un sabroso recubrimiento de pollo hace unos 70 años que contenía 11 hierbas y especias. Esa misma receta todavía se usa hoy en su popular cadena de restaurantes, KFC (también conocido como Kentucky Fried Chicken).

Inicialmente, mientras conducía para visitar a los posibles propietarios de franquicias, Sanders mantuvo la receta secreta en su cabeza, y las especias en su automóvil, aunque finalmente lo anotó todo. Su copia original, escrita a mano, está oculta en una caja fuerte en Kentucky, y solo unos pocos empleados seleccionados, sujetos a un contrato de confidencialidad, saben cuál es la receta.

Se rumorea que los empleados que lo conocen nunca pueden viajar juntos en avión o auto para salvaguardar aún más el secreto, y que, cuando KFC modernizó sus sistemas de seguridad, la receta se trasladó temporalmente a otro lugar secreto y seguro a través de un vehículo blindado, que fue custodiado por una caravana de alta seguridad.

Receta de la Coca-Cola

El más infame de todos los secretos comerciales en Estados Unidos es la receta de Coca-Cola. A fines del siglo XIX, Coca-Cola tenía una opción: patentar la receta de su popular refresco, lo que significaría revelar sus ingredientes, o marcarlo como un secreto comercial y mantener las cosas en secreto. Los ejecutivos eligieron la última ruta.

Parte de la razón podría haber sido porque la receta contenía una pequeña cantidad de cocaína, un hecho que la compañía podría haber querido mantener en secreto. Cualquiera sea la razón, su decisión ha tenido repercusiones.

Desde su invención, ha habido numerosos rumores sobre los ingredientes de Coca-Cola, incluido uno que decía que la receta contenía errores. Otro rumor dice que dos empleados conocen cada uno solo la mitad de la receta, y solo dos personas conocen la combinación de la caja fuerte donde está almacenada.

A pesar de sus estrictas medidas de seguridad, en 2006 un empleado de Coca-Cola y dos cómplices intentaron vender la receta de Coca-Cola a Pepsi. Para su crédito, Pepsi lo notificó de inmediato a los funcionarios de Coca-Cola, y el grupo fue arrestado.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.