Ha llegado el Black Friday.

Una oportunidad perfecta para ahorrar mucho dinero aprovechando las ofertas y descuentos que se ofrecen en todo tipo de productos.

Pero también es una oportunidad para los cibercriminales. Que, utilizando las grandes rebajas como señuelo, pescan sus botines y estafan a muchos usuarios.

Por eso aquí te dejo algunos consejos para comprar seguro durante el Black Friday.

Así evitarás robos de datos, fraudes y otros problemas que arriesguen tu privacidad y, sobre todo, tu economía.

Consejos para compras seguras en Black Friday

Nos dicen que con un poco de sentido común y prudencia podemos identificar fácilmente los fraudes online, pero las técnicas del cibercrimen son tan sofisticadas que pueden llegar a engañar incluso a los más expertos. No subestimes a los ciberdelincuentes.

Ten siempre en cuenta estos consejos para realizar compras a través de Internet.

 

 

1. Usa dispositivos seguros

El primer paso para realizar una compra segura es asegurarte de que el ordenador o dispositivo móvil que vas a usar se encuentra en perfectas condiciones de seguridad.

Esto supone que debes verificar de que el ordenador o móvil que vayas a usar para comprar:

  • esté libre de malware que intercepte tus datos de pago o credenciales mientras los escribes y
  • esté perfectamente al día en las actualizaciones de seguridad.

Las amenazas actuales ya no tratan de destruir datos o mostrar mensajes molestos, se dedican a recopilar información para enviarla discretamente a los cibercriminales. Pueden infectar tu equipo y no te darías cuenta.

Lo mejor es usar un programa antivirus actualizado y realizar análisis periódicos para garantizar que tu equipo no está infectado con un malware.

También es necesario que instales las actualizaciones de seguridad del sistema operativo, del navegador y de otros componentes de software.

2. Utiliza conexiones seguras

Las redes Wi-Fi públicas y abiertas son una tentación demasiado grande como para resistirse. Sin embargo, no merece la pena arriesgarse a que te roben los datos de tu tarjeta de crédito, o tus datos personales por ahorrar un puñado de megas en la tarifa de datos.

Estas Wi-Fi públicas abiertas no tienen ningún tipo de seguridad.

Tus datos viajan libremente por esa red y cualquiera con unos mínimos conocimientos informáticos podría captar esos datos para suplantar tu identidad y gastar todo tu dinero.

Intenta usar siempre redes de confianza como la de tu casa o la de tu trabajo para efectuar tus compras durante el Black Friday. Pero si no te queda más remedio que usar una red Wi-Fi abierta o gratuita, toma las debidas precauciones y usa una red VPN fiable para asegurar la transmisión de datos.

La red VPN crea un túnel seguro en el que tus datos están protegidos aunque estés conectado a una red Wi-Fi no segura.

3. Navega en páginas seguras

Cuando hayas verificado que tu dispositivo está en perfectas condiciones de seguridad, ya puedes lanzarte a la caza de ofertas y gangas.

Pero no lo hagas de cualquier manera, navega siempre de forma segura.

En caso de usar la última versión de los navegadores más populares (Mozilla Firefox, Google Chrome, etc.) el propio navegador te alertará si la conexión que estás usando para comunicarte con la tienda es segura o no.

Las tiendas online deben cifrar los datos que intercambias con ellas durante el proceso de compra (usuario y contraseña de tu perfil de cliente, los datos de pago, etc.) para garantizarte que tu navegación no está siendo interceptada por terceros que puedan robar tus datos.

Para saber de un vistazo si una web es segura debes fijarte en la barra de direcciones del navegador. Debe aparecer un icono de un candado y, junto a ese icono, la dirección de la tienda online que utiliza el protocolo seguro (https://) que certifica que la comunicación es segura.

Si la web no cumple con esas mínimas condiciones de seguridad no realices ninguna compra en ella. Tus credenciales o datos de pago podrían quedar comprometidas.

4. Compra en tiendas de confianza

Todos las tiendas de confianza y grandes comercios cumplen con las medidas básicas de seguridad para proteger tus datos. Por ello, te recomiendo hacer tus compras del Black Friday en esas tiendas y así evitar que las ofertas tengan un final feliz y no se conviertan en el inicio de tus problemas.

Los ciberdelincuentes aprovechan las promociones para colar enlaces que te llevan a páginas que parecen ser lo que dicen pero en realidad son copias de tiendas legítimas para hacerse con los datos de tu tarjeta de crédito o de usuario. Es lo que se conoce como phising.

No entres a las ofertas que te lleguen:

  • desde enlaces de Facebook,
  • por correo o
  • a través de redes sociales.

Si realmente estás interesado en la oferta, busca la tienda en una nueva pestaña de tu navegador y busca el producto rebajado en la página.

Si esa oferta es verdadera no te costará encontrarla, si era phishing, te habrás librado de un problema.

Además de las amenazas del phishing, también debes estar alerta con las tiendas fraudulentas que aumentan durante las grandes campañas comerciales como el Black Friday.

El único objetivo de estas supuestas tiendas online es quedarse con el dinero de los compradores y esfumarse con el botín sin dejar rastro y, obviamente, sin enviar el producto prometido.

Si no conoces una determinada tienda, simplemente puedes buscar en Internet su nombre seguido de “opinión”. Y te mostrarán los comentarios de los usuarios que han comprado antes que tú compartiendo su experiencia de compra o alertando del fraude.

5. Desconfía de los precios increíbles

Cuando te parezca demasiado bueno para ser cierto, seguramente no lo sea.

Por muchas ofertas increíbles que veas durante las promociones del Black Friday, no te fíes de las ofertas agresivas que dan un determinado producto a un precio exageradamente bajo.

Es muy probable que sea un gancho para robar tus datos privados o los de tu tarjeta de crédito.

Sospecha aunque la oferta te llegue desde contactos conocidos en tus redes sociales o apps de mensajería. Como ya indiqué, las técnicas de engaño son cada vez más sofisticadas y los cibercriminales no dudan en suplantar identidades para lograr su objetivo.

6. Formularios demasiado curiosos

Algunos e-commerce legítimos se valen de estas fechas para incrementar sus bases de datos con más datos de los estrictamente necesarios para efectuar la compra.

Para ello usan los formularios de registro en los que se solicitan tus datos de facturación (nombre completo, dirección, teléfono, etc.). A través de los que crean el perfil de cliente antes de formalizar la compra.

Lee la política de privacidad de la tienda y entérate de qué van a hacer con tus datos.

El Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (RGPD) establece que tienes pleno control sobre tus datos personales. Y puedes elegir para qué pueden usarse y para qué no.

El sentido común y la prudencia son los mejores remedios contra el fraude online.

7. Usa contraseñas seguras

No es buena idea usar la misma contraseña para todos tus servicios y perfiles online. Y mucho menos si esa contraseña es 1234, abcd o similar.

Si usas contraseñas distintas para tus perfiles de cliente estarás protegido ante una hipotética brecha de seguridad de la tienda. De esta forma, los cibercriminales solo podrán acceder a tu perfil en esa tienda online. No podrá extender su fraude a otras tiendas o servicios en la red.

8. Métodos de pago seguros

Conviene proteger muy bien los datos bancarios ya que son oro para los ciberdelincuentes.

Es recomendable usar una plataforma de pago segura independiente como PayPal. Es una plataforma intermediaria entre el cliente y el vendedor.

Aquí el vendedor no tiene acceso a los datos de pago del comprador ya que es PayPal quien cobra y paga la transacción. Además el cliente tiene muchas más probabilidades de recobrar su dinero si surge algún problema.

Procura usar una tarjeta de crédito en lugar de una de débito. En la mayoría de estas tarjetas se incluye un seguro antifraude con el que estás cubierto en caso de ser víctima de un engaño.

Otro método para proteger los pagos de tus compras online es hacerlos desde una tarjeta de débito prepago específicamente dedicada a ese propósito. En ella recargas solo el importe de lo que te va a costar la compra. Si no hay saldo, no podrán robarte nada.

9. Verifica con frecuencia el saldo de tu cuenta

Después del Black Friday o cualquier otra campaña promocional a gran escala, comprueba frecuentemente el saldo de tu cuenta bancaria y asegúrate de que todos los movimientos y cargos corresponden a compras que has hecho tú.

Así verás rápidamente si se ha producido una transferencia no autorizada que pueda indicar que han robado tus datos de pago.

En ese caso, podrás denunciarlo ante las autoridades antes de que sea demasiado tarde y reclamar esa cantidad a tu entidad bancaria.

Ahora que ya conoces todo esto, busca la mejor oferta!

Ofertas y estafas en el Black Friday
4.8 (96%) 5 votos