Un nuevo derecho que está de moda.

Cada vez hay más noticias que hablan de la desconexión digital pero…

¿Sabes en qué consiste?

En este post te facilito toda la información sobre el derecho a la desconexión digital. Qué implica para empresas y trabajadores.

¿Qué es el derecho a la desconexión digital?

El derecho a la desconexión digital es el derecho, reconocido a los trabajadores, a no conectarse a cualquier herramienta digital profesional (teléfono inteligente, Internet, correo electrónico, etc.) durante los periodos de descanso y vacaciones.

Este derecho tiene el objetivo de evitar los abusos empresariales una vez finalizada la jornada laboral. Puesto que los trabajadores se ven obligados a seguir conectados a través de sus teléfonos o correo electrónico. Y así continuar de manera normalmente no remunerada su tiempo de trabajo contestando llamadas y mensajes.

Sin obviar lo que supone en la falta de descanso y las incidencias de la convivencia familiar.

Antecedentes

El derecho a la desconexión digital tiene su origen en la Loi du Travail francesa de 8 de agosto de 2016, que entró en vigor el 1 de enero de 2017. Quedó incorporado al Code du Travail con el objetivo de garantizar:

La regulación francesa deja en manos de la negociación colectiva el desarrollo de este derecho, siendo un aspecto a tratar en el marco de la negociación anual sobre “igualdad profesional entre hombres y mujeres y calidad de vida en el trabajo”.

En defecto de pacto, y en aquellas empresas sin representación de los trabajadores, tendrá que elaborarse una normativa interna, previa audiencia de la representación de los trabajadores. Finalmente, en la normativa francesa se recoge la obligatoriedad para las empresas de emprender acciones formativas de sensibilización y uso razonable de las herramientas electrónicas profesionales.

Ikea, el Banco de Santander o la aseguradora Axa, también incluyen el derecho a la desconexión digital en favor de sus trabajadores.

Regulación

Aunque en nuestro país no existe hasta la fecha una regulación específica de este derecho, se ha hablado mucho del tema.

En la nueva Ley orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales (LOPDGDD), pendiente de aprobar por el Gobierno, se recoge este nuevo derecho.

La nueva LOPDyGDD recogería entre los derechos digitales dos nuevos derechos laborales:

  • Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral y
  • derecho a la desconexión digital.

La regulación propuesta, a falta del debate parlamentario, es la siguiente:

  • Los empleados tienen derecho a la desconexión digital para asegurar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de vacaciones y descanso. Y de su intimidad personal y familiar.
  • En el ejercicio de este derecho se tendrá en cuenta la naturaleza y objeto de la relación laboral. Se fomentará el derecho a la conciliación de la actividad laboral y la vida personal y familiar. Y será acordado por la empresa y la representación de los trabajadores en el marco de la negociación colectiva.
  • La empresa, previa audiencia del comité de empresa o de los delegados de personal, establecerá una política interna dirigida a trabajadores y directivos. En ella concretará las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión. Y determinará acciones formativas y de sensibilización sobre un uso razonable de dispositivos digitales que, además, evite el riesgo de fatiga informática.

Obligaciones para las empresas

La principal obligación para las empresas derivada de la aplicación de este derecho a la desconexión digital es la necesidad de elaborar una política interna sobre esta materia.

En concreto, esa política interna garantizará el derecho a la desconexión laboral en los casos de desarrollo total o parcial del trabajo a distancia y, especialmente, en el domicilio del empleado asociado al uso de dispositivos digitales con finalidad laboral.

Esto se traduce en el establecimiento de una serie de medidas preventivas encaminadas a mejorar esta división del trabajo-vida personal.

Algunas empresas incluso han llegado a incluir en sus Convenios Colectivos diferentes medidas como:

  • Cierres automáticos de sesión una vez finalizada la jornada laboral.
  • Solicitar a los trabajadores que dejen el teléfono de empresa en la oficina.
  • Concienciar a los trabajadores en la reducción de envíos de emails fuera del horario de trabajo.

Limitar el acceso al correo fuera de la oficina

Con las nuevas tecnologías es posible mantenerse siempre disponible, pero esto puede causar estrés y ansiedad.

Empleados de todas las áreas tienen que saber marcar distancia entre el tiempo de trabajo y el tiempo personal. Al igual que jefes y emprendedores.

Ante el nuevo derecho, algunos especialistas recomiendan que se evite utilizar la función “responder a todos” en los emails grupales. O establecer horarios en los cuáles los trabajadores “no estén obligados” a responder mensajes o correos.

Algunas empresas establecieron, por ejemplo, que entre las 21 y las 7 o de entre las 19 y las 7 está prohibido realizar trabajo en casa que deben ser para desconectarse o descansar.

Los Tribunales han dejado claro que el empresario no puede dictar instrucciones ni ordenes que excedan el horario de trabajo. En este sentido, no solamente no existe obligación de responder un mensaje fuera del horario de trabajo, sino que el empresario no puede válidamente ordenar al empleado que responda los mensajes fuera del horario laboral.

¿Puedo llevarme a casa el teléfono del trabajo?

La respuesta a esta pregunta es sí, claro que puedes llevarte a casa el teléfono del trabajo. Pero otra cosa sería que te llamen a ese teléfono en tu tiempo de descanso y respondas a las llamadas.

Por lo general, los empleados están a disposición de la empresa durante su jornada de trabajo definida en el contrato de trabajo y en el Convenio Colectivo. En ocasiones, la jornada laboral puede alargarse, como cuando se realizan horas extraordinarias u horas complementarias.

Más allá de la jornada laboral, la empresa o los jefes podrán contactar con el empleado siempre y cuando hayan pactado una disponibilidad.

En el caso de que no se haya pactado la disponibilidad, el trabajador, de buena fe, puede contestar a las llamadas o correos electrónicos que reciba fuera de su jornada laboral pero no está obligado a hacerlo, independientemente del cargo que ocupe en la empresa. Ni la empresa puede exigirlo.

La empresa tampoco podrá sancionar al empleado por no atender una llamada o contestar a un correo si no ha pactado la disponibilidad. Pero sí en el caso contrario, cuando debe estar disponible y no atiende a una llamada.

Whatsapp garantizará la desconexión digital

La aplicación prevé una actualización en la que incluirá una forma de ocultar las notificaciones para ayudar la desconexión de sus usuarios. Los nuevos esconderán incluso las notificaciones en el propio icono de la aplicación.

Pero la gran novedad es la llegada del modo vacaciones, aunque aún queda tiempo para su aterrizaje. Esta nueva versión permitirá archivar un chat y que se mantenga oculto hasta que se desactive la opción vacaciones.

Sanciones

Al ser un derecho que aún no tiene regulación en nuestro país, no existen sanciones por incumplimiento.

El reconocimiento de este derecho plantea un conflicto de difícil solución entre las necesidades empresariales de disponibilidad y flexibilidad interna de sus trabajadores y el derecho al descanso y la conciliación de la vida personal y familiar de los mismos. Y, al igual que en la legislación francesa, únicamente podrá ser solventado a través de la negociación colectiva. Esto permitirá la adaptación del mismo a la realidad de cada empresa, de modo que se encuentre el equilibrio debido.

Los Tribunales, como indicaba anteriormente, sí se han pronunciado en alguna ocasión sobre este tema:

  • Sentencia de la Audiencia Nacional de 17 de julio de 1997. Declaró nulas las instrucciones establecidas por una empresa que obligaban a mantener una conexión ininterrumpida y en todo momento de sus teléfonos móviles con los de la empresa y los de todos sus clientes una vez concluida la jornada de trabajo.
  • Sentencia del Tribunal Supremo de 2015. En ella señala que la empresa no puede obligar a un trabajador a dar los datos del móvil y correo electrónico a la empresa para realizar el contrato de trabajo. Tales cláusulas son abusivas y pueden vulnerar el derecho a la intimidad de los trabajadores.

¿Alguna vez has recibido llamadas o emails de tu empresa en tus días de descanso o vacaciones? Cuéntame tu experiencia.

Derecho a la desconexión digital, una realidad
4.6 (91.11%) 9 votos