Hoy en día es común la utilización de las redes sociales como herramienta para comunicarnos, contactar con nuestros amigos, expresar nuestros gustos y opiniones, así como, para hacer publicidad de nosotros mismos, o bien, de nuestra empresa o negocio.

Si bien, la problemática reside en la poca consciencia que tenemos a la hora de registrarnos y dar nuestros datos personales, lo hacemos de un modo mecánico, sin pararnos a pensar a donde irán esos datos, para qué se utilizarán o quién tendrá acceso a los mismos.

¿Qué son las redes sociales?

Son redes de comunicación, a las que se accede a través de Internet, en las que podemos crear nuestro perfil, para, entre otras cosas, comunicarnos con el resto de usuarios.

El principal peligro que acarrea el registro en una red social está adscrito a la configuración de la privacidad de nuestro perfil, ya que, por defecto, en la gran mayoría de redes sociales, en principio, nuestro perfil sería público para todos los usuarios.

Una vez que comenzamos a interactuar en la red social, hay que ser cuidadoso a la hora de publicar datos y fotografías ya que podemos estar dando más información de la que queremos, así como, afectar a la privacidad de terceros, para lo cual debemos recabar su consentimiento.

También hay que tener en cuenta, que las redes sociales, con frecuencia, suelen permitir a los motores de búsqueda indexar los perfiles de los usuarios, dando acceso a su información personal y a información acerca de perfiles de terceros, lo cual puede suponer un peligro respecto la privacidad de los usuarios, así como, complicar la eliminación de la información del usuario de Internet, en el caso de que éste quiera eliminarla.

Protección de datos y redes sociales

El derecho a la protección de datos se trata de un derecho fundamental, regulado en el art. 18.4 CE y se encuentra íntimamente ligado con el derecho a la intimidad reglado en el punto primero de este mismo artículo.

Este derecho a la protección de datos faculta a su titular a controlar el uso que se hace de sus datos personales, es decir, el usuario puede oponerse a la utilización de sus datos para un fin distinto de aquel para el que fueron recogidos.

Debido al exceso de información que publicamos en las redes sociales y a su actualización constante, se hace muy sencillo conocer de una manera rápida y efectiva todos los datos de un determinado usuario, así como, sus hábitos y preferencias.

¿Para que se utilizan tus datos?

  • Indexación de los perfiles de los usuarios de manera no autorizada por parte de los buscadores de Internet.
  • La utilización de los datos y preferencias publicados en las redes sociales como fuente de información para el envío de spam y publicidad.
  • Los usuarios pueden verse afectados por el phising y el pharming, lo cual supondría una suplantación de su identidad en las redes sociales, o bien, el posible riesgo de que de forma fraudulenta se conocieran datos de económicos o especialmente sensibles del usuario.
  • La mayoría de las redes sociales asignan por defecto a los perfiles de los usuarios una configuración de la privacidad pública, por lo tanto, si el usuario no regula de forma expresa esta configuración, otras personas pueden acceder a su información personal sin que el usuario haya dado su consentimiento de manera expresa.
  • La publicidad que se muestra al usuario, se realiza de manera personalizada, es decir, mediante un estudio de los datos y preferencias de cada perfil se muestra la publicidad que se adapta a los intereses o necesidades del mismo. Por una parte, esto puede suponer una ventaja, ya que solo se muestran anuncios que puedan resultarle interesantes al usuario, sin embargo, desde otro punto de vista, esta práctica puede considerarse que roza la ilegalidad, ya que, para poder mostrar un tipo de publicidad determinada tienen que acceder a los datos y preferencias de los perfiles de los usuarios sin que hayan dado su consentimiento.
  • La instalación de “cookies, sin consentimiento del usuario por parte de la red social, haciendo posible conocer el lugar desde el cual el usuario accede, las actividades que realiza el usuario dentro de la red social, el dispositivo desde el cual se accede y otros muchos datos de carácter personal del usuario.

Pautas a las que deberían adecuarse las redes sociales

  • Resultaría fundamental, que las redes sociales, utilizaran en sus políticas de privacidad y condiciones de uso, un lenguaje comprensible para todos los usuarios. En cuanto a estas condiciones de uso y privacidad deberían mantenerlas sin realizar cambios relevantes en ellas, y en el caso de realizarlos, informar a los usuarios para que tomen una decisión en el caso de no estar de acuerdo con las mismas y valorar su continuidad en la red social.
  • Los usuarios deberían de estar informados respecto al tratamiento de sus datos e información personal, para que puedan tener todo el control respecto al uso que se está haciendo de los mismos, así como, ejercer sus derechos de manera rápida y eficaz.
  • Deberían de establecer una configuración de la privacidad restrictiva, para preservar a los usuarios de la indexación de los perfiles hecha por los motores de búsqueda, así como, de los datos especialmente sensibles.
  • Las redes sociales deberían proceder a la eliminación de los datos personales de los usuarios una vez que haya transcurrido un periodo de tiempo sin que éste hubiera se hubiera conectado a la plataforma.
  • El respeto efectivo de los derechos de acceso y cancelación.

¿Te ha quedado claro cómo puedes utilizar las redes sociales si quieres preservar tu intimidad? No te lo tomes a la ligera, la situación puede ser grave. Espero tus comentarios

¿Necesitas cumplir la LOPD?

Esto es lo que no deberías permitir en las redes sociales
4.7 (93.85%) 13 votos