Hoy en día la presencia de las empresas en un entorno digital es algo imprescindible. Supone aumentar su visibilidad y generar mayores beneficios para las mismas.

¿Tu empresa también está en las redes sociales?

¿Sabes lo que tienes que hacer para cumplir la ley de Protección de Datos?

Aquí te lo explico todo.

¿Cómo afecta el RGPD a las redes sociales de empresa?

como afecta el reglamento general de proteccion de datos a las redes sociales

Cuando un usuario particular se registra en las redes sociales y recibe información de amigos y seguidores lo hace en un entorno doméstico, excluido del cumplimiento de la normativa de protección de datos.

Sin embargo, cuando es una empresa la que se registra en estas redes sociales y recibe información de sus contactos lo hace con ánimo de lucro y, en este caso, sí está obligada al cumplimiento de la normativa de protección de datos.

A continuación te indico las principales novedades del RGPD que debes tener en cuenta.

Consentimiento de los clientes

Para poder realizar el tratamiento de sus datos personales, deberás obtener el consentimiento explícito de los usuarios.

Esto significa que, por ejemplo, no podrás añadir a tu base de datos direcciones de e-mail que hayas encontrado en páginas web o redes sociales. Y, si vas a publicar alguna fotografía de un cliente o empleado en las redes sociales, necesitas su consentimiento expreso.

Solo podrás obtener el consentimiento para el tratamiento de datos personales de los usuarios mayores de 14 años.

Notificar incidentes de seguridad

Deberás comunicar cualquier infracción de la protección de los datos en un plazo máximo de 72 horas, tanto a la autoridad de control correspondiente (la AEPD) como a los usuarios que hayan sido afectados por un robo, acceso no autorizado o uso ilegal.

Deber de informar

Tendrás que explicar a los usuarios cómo, para qué y durante cuánto tiempo tratarás sus datos personales de una forma concisa, transparente y fácil de entender.

Por lo tanto, ya no bastará con el típico Aviso Legal escrito en jerga que no comprende nadie.

Mayores sanciones

El cumplimiento del RGPD será obligatorio para todas las empresas que traten datos de ciudadanos de la UE, aunque no estén registradas en un país europeo. En caso de incumplimiento, las multas pueden llegar hasta los 20 millones de euros.

Nombrar un DPD

Tendrás que contar con un Delegado de Protección de Datos encargado de gestionar todos los aspectos relacionados con los datos de tus usuarios. Este delegado podrá ser un empleado tuyo o puedes contratar sus servicios a una empresa externa.

Contratos con terceros

Si compartes datos personales con otras empresas, deberás asegurarte de que también cumplen el RGPD, o podrás ser sancionado por sus posibles infracciones (por ejemplo, en el caso de proveedores de e-mailing o campañas de co-marketing). Para ello es necesario que firmes con ellos un contrato donde se especifiquen los servicios que van a realizar, los datos a los que van a acceder y sus obligaciones para proteger esos datos.

Modelos

Aquí te dejo los modelos de documentos que necesitas para adaptar tu negocio a esta normativa de Protección de Datos.

Privacidad y divulgación de los datos en las redes sociales

La utilización de una red social es la forma en que un negocio o profesional se vale de aquella para potenciar su presencia, visibilidad y reputación online.

Los usuarios utilizamos las redes sociales para compartir nuestras opiniones positivas y negativas sobre productos y servicios y esto se ha convertido en uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión sobre una compra.

Utilizar las opiniones de los clientes en las redes sociales es una gran herramienta de la que dispones para tener una visión global del cliente y lanzar así nuevos productos y servicios. Así mismo, estas informaciones sirven para identificar nuevas oportunidades de negocio que satisfagan las preferencias expresadas por los usuarios.

Difundir información privada de los usuarios de forma indebida puede tener indeseables y perjudiciales consecuencias.

El principal peligro al que te puedes enfrentar en las redes sociales es que hay datos especialmente sensibles que pueden estar disponibles en estas redes.

Para evitarlo debes conocer cómo utilizar estas redes sociales y los mecanismos que deben implantar para que esos datos no se expongan públicamente.

Ventajas

Como principales ventajas de las redes sociales para nuestra empresa están:

  • Aumentan la visibilidad de la empresa.
  • Atraen mucho más tráfico a nuestra página web. Para ello se requiere una buena estrategia y gestión de esas redes sociales.
  • Mejoran la reputación online del negocio.
  • Abren nuevas posibilidades de mercado eliminando las barreras geográficas y temporales.
  • Facilitan la colaboración entre empresas y clientes y el networking (colaboraciones profesionales con otras personas o empresas).
  • Nos permiten conocer las tendencias del mercado y lo que necesita y demanda nuestro público objetivo. Sirven para fidelizar a nuestros clientes.
  • Nos facilitan el estudio de nuestra competencia.
  • Son el mejor altavoz de nuestros productos y servicios.

Desventajas

Sin embargo, también existen desventajas entre las que destacamos:

  • Problemas de reputación para nuestro negocio.
  • Nos puede llevar a caer en el «empresacentrismo» (hablar sólo de nosotros).
  • Problemas de seguridad o privacidad: si no se usan correctamente, la información puede caer en manos de gente malintencionada.
  • Exigen mucho tiempo de dedicación y personal cualificado.
  • No son 100% gratuitas y exigen una inversión adecuada.
  • Nos exponen a críticas negativas y los errores quedan expuestos a todo el mundo.
  • Dan pistas a la competencia de nuestras estrategias.
  • Pueden dar lugar a chantajes y extorsiones.
ejemplos proteccion de datos

Hace unos años conocíamos la noticia de que algunos clientes extorsionaban a hoteles pidiendo descuentos a cambio de no dejar comentarios negativos en plataformas como Trip Advisor.

Nueva Política de privacidad en redes sociales

En las redes sociales debemos cumplir con los requisitos de seguridad previstos en la LOPD, es decir,

  • confidencialidad (la información sea accesible únicamente a las entidades autorizadas),
  • integridad (la información sólo sea modificada por personas autorizadas),
  • autenticación (el usuario es quien dice ser) y
  • no repudio (proteger a un usuario frente a otro que niegue posteriormente que realizó cierta comunicación).

¿Y esto qué significa?

Pues que antes de publicar datos personales de tus clientes en las redes sociales debes solicitar su consentimiento expreso e informarles de sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

Debemos incluir también en la Política de privacidad de la empresa la información general de la empresa y de contacto y normativa del contenido de las publicaciones que se recopilan en la red, estipulando los límites de admisión y prohibición de los contenidos publicados por los usuarios  y el consentimiento de estos para la utilización de imágenes personales.

Las principales redes sociales han modificado sus políticas de privacidad para adaptarse al RGPD.

Facebook

La red social ha actualizado sus políticas de privacidad incluyendo:

  • Nuevas medidas para el uso y el acceso de los adolescentes a sus perfiles de Facebook.
  • Mejora de las herramientas para acceder a la información que se comparte sobre ti y poder descargarla fácilmente.
  • Cambios sobre la visualización y uso de los anuncios publicitarios en Facebook.
  • Mejora de la información que se comparte y se facilita a través de dispositivos móviles.

Twitter y LinkedIn

En el caso de Twitter puedes acceder a su nueva política de privacidad en este enlace, donde te informan que puedes solicitar la descarga directa de tu historial en cualquier momento, así como el grado de protección de los tuits e información que compartes de forma pública en la plataforma.

En LinkedIn, la gestión de tus datos personales sigue siendo muy parecida a como se estaba realizando, aunque desde el pasado año la red profesional te ofrece la posibilidad de visualizar tus datos fuera de la plataforma, algo a lo que puedes negarte.

WhatsApp e Instagram

Se establece la obligación de comunicar el uso de datos personales y disponer del consentimiento expreso por parte de los usuarios sobre los datos compartidos entre plataformas, por ejemplo, entre WhatsApp y Facebook.

En el caso de WhatsApp, una de las novedades más significativas en relación al nuevo RGPD es que la edad mínima para el uso de la plataforma se eleva a los 16 años.

La opción de facilitar la descarga las publicaciones (fotos y vídeos) publicadas en Instagram que ya ha actualizado su política de privacidad para adaptarla al nuevo reglamento.

Sanciones

Las redes sociales, y en especial Facebook, han sido las que más demandas han recibido en temas de protección de datos.

Muchas se han apresurado a actualizar sus políticas de privacidad y condiciones de servicio antes de la entrada en vigor del nuevo reglamento.

Una de ellas ha sido la aplicación de mensajería WhatsApp, que ha optado por limitarse a explicar el uso de la información que tiene sobre sus clientes, que aduce limitada. Dice que esos datos están cifrados para una máxima protección.

Aun así, las grandes compañías, sobre todo las estadounidenses, levantan grandes recelos entre los usuarios europeos.

De esta forma se ha instado a Facebook a dejar de seguir y monitorizar el comportamiento de los usuarios de Internet. Es decir, de acumular datos como los que forman parte de la filtración de Cambridge Analytica que ha desatado una auténtica tormenta en la compañía de Mark Zuckerberg.

Riesgos de las redes sociales

El uso de las redes sociales conlleva una serie de riesgos tanto para los menores como para adultos si no sabemos usarlas de forma responsable.

A continuación vamos a analizar en profundidad cada uno de esos peligros a los que nos enfrentamos al utilizar una red social. Antes de crear y usar tu red social ten en cuenta estos consejos.

Privacidad

Todas las publicaciones que realizamos en una red social pueden volverse en contra nuestra. Aunque nuestra intención sea buena no conocemos quién está viendo y analizando esas publicaciones.

Mucha de la información que compartimos en las redes sociales puede ponernos en peligro. Por ejemplo, nuestra ubicación a través del GPS nos controla constantemente, el lugar donde trabajamos o los sitios a los que vamos, las fotografías de nuestros hijos, el billete de avión al lugar donde vamos a viajar, etc.

El hecho de publicar toda nuestra vida en Internet puede ocasionarnos más de un disgusto. Con ello dejamos de tener privacidad y cualquier persona conocerá todo lo que hacemos, vemos o nos gusta.

Suplantación de identidad

La publicación de nuestros datos e información personal en las redes sociales puede dar lugar a que un tercero suplante nuestra identidad. Basta con que esa persona se haga un perfil, copie tus datos y suba tu contenido.

La suplantación de identidad puede ocasionar graves consecuencias como:

  • Comisión de delitos en tu nombre
  • Acceder a tu información personal haciéndose pasar por ti
  • Publicar contenidos en tu nombre, etc.

Realidad distorsionada

El mundo virtual es muy distinto del mundo real. Hace años se avisó de los peligros de Second Life por la que las personas olvidaban su vida real para centrarse en otra que habían creado en Internet.

Los seguidores de influencers y youtubers se exponen a un mundo en el que prevalece la buena vida y la publicidad. Estos se convierten en sus referentes y desean tener una vida como la suya sin darse cuenta de que detrás de todo eso hay mucho trabajo y de que no todos somos iguales.

Estos famosos de las redes sociales ofrecen una vida estrenando cada día un nuevo modelo, jugando el día entero al ordenador o realizar viajes casi a diario. Esta vida solo pueden llevarla unas pocas personas y es un error creer que podemos creer que nuestra vida forma parte de la suya o que no tiene ningún valor por ser totalmente diferente. Todo eso ocasiona problemas de depresión.

A través de las fotografías subidas a las redes sociales también se distorsiona esa realidad lo que hace que nos sintamos mal y deseemos alejarnos de todo lo que tenemos para disfrutar de lo que otros nos ofrecen en la red.

Adicción

Uno de los peligros de las redes sociales es la adicción que crean. El hecho de conocer lo que hacen otros, los estímulos visuales, el anonimato, la diferencia entre nuestra vida real y la virtual, el disponer de recursos de entretenimiento en todo momento, etc. Una pantalla nos proporciona infinitas capacidades por lo que es normal que no queramos salir de ahí.

Y esa adicción nos ocasiona una pérdida de atención sobre otras cosas al pensar constantemente en conectarnos. También estamos más expuestos a sufrir accidentes en la calle al mirar continuamente el teléfono y, lo más grave, es que podemos sufrir trastornos psicológicos.

Pérdida de tiempo

El tiempo que estamos conectados a las redes sociales es tiempo perdido lo que da lugar también a una disminución de nuestra productividad.

Por supuesto, no digo que no podamos usar las redes sociales pero ese uso debe limitarse a una pequeña parte de nuestro día. Tendremos un problema en el momento en que demos prioridad a estas sobre nuestra familia, amigos o trabajo. Y el tiempo que perdemos nadie nos lo va a devolver.

Cuidado con los desconocidos

Ser popular en las redes sociales nos proporcionará una gran cantidad de seguidores o contactos. Y podemos aceptar a cualquiera sin pensar que ese desconocido tendrá acceso a toda nuestra información y lo que hacemos.

Por ello es recomendable evitar aceptar a personas que no conocemos dentro de nuestros contactos.

Inducción al odio

Con el anonimato nos creemos con derecho a decir todo lo que pensamos sin ningún filtro. Y eso puede llevar a situaciones de inducción al odio.

Debemos pensar cómo se siente aquel que lee nuestros desagradables comentarios y en lo que puede ocurrir si otros hacen lo mismo. Podemos hacer que nuestras palabras se conviertan en un suplicio para quien recibe ese mensaje por un acto de cobardía al saber que esa persona nunca sabrá quienes somos.

Existen numerosos casos de suicidios por no poder soportar comentarios hirientes a través de las redes sociales.

Bullying

Uno de los principales peligros de las redes sociales es el acoso o bullying. Piensas que por escribir un mensaje dirigido a una persona no haces daño, pero al día siguiente envías otro, logrando que tus amigos y hasta desconocidos hagan lo mismo. Esto da lugar a un acoso hacia una persona.

Cada día se producen más insultos y amenazas a través de redes sociales, se suben imágenes comprometidas para burlarnos de una persona, se suplanta la identidad de otro o provocamos odio hacia una persona. Cualquiera que sea la manera de hacerlo es un problema en constante aumento a pesar de las campañas de concienciación realizadas.

Grooming

E Grooming consiste en el engaño realizado por un adulto a un menor haciéndose pasar por otro para conseguir que este le proporcione material de contenido sexual. Por tanto, se trata de un delito de suplantación de identidad unido a pederastia.

Sexting

El delito de sexting es compartir contenido sexual a través de vídeos, imágenes o audios. Esto puede hacer sin consentimiento del afectado o con su consentimiento pero, una vez que ese contenido se hace público, puede acceder al mismo cualquier persona.

Comunidades inadecuadas

Para poner en común intereses e ideas es habitual crear comunidades. Pero no todas son positivas ya que pueden existir muchos tipos de temáticas, algunas inadecuadas para menores y otras inadecuadas para cualquier persona.

Dentro de esas comunidades no adecuadas están aquellas que exaltan la violencia, enaltecen conductas obsesivas, promueven el maltrato animal o la anorexia, bulimia o apología del suicidio fomentando ciertos cánones de belleza.

Cumplir retos

Cada vez está más de moda en la redes sociales grabarse cumpliendo determinados retos que se hacen virales y que suponen un peligro. Estos han ocasionado varias muertes y han destrozado la vida a numerosas personas por lo que debemos ser muy cuidadosos a la hora de aceptar ese tipo de propuestas.

Extorsión

La extorsión es un chantaje realizado a través de la red consistente en peticiones y amenazas a cambio de no revelar contenido privado, normalmente de carácter sexual o conversaciones en las que se revela la comisión de algún delito.

Consejos para evitar riesgos

Para evitar los problemas asociados al uso de una red social es importante que sigas estos consejos:

  • Infórmate sobre la red social antes de empezar a usarla, conoce cómo funciona, qué vas a encontrar en ella y los supuestos peligrosos existentes.
  • Configura correctamente la privacidad en la plataforma: es importante saber las opciones que ofrece como quién puede ver los contenidos que comparto, las imágenes en las que estoy, mis datos personales o mis intereses, qué permito que sea visible y qué no y con qué excepciones, si deseo que los motores de búsqueda enlacen mi perfil a introducirse información por un tercero similar a la que aparece en mi red social, etc.
  • Utiliza el sentido común: no te fíes de todo aquel que se acerca a ti ni te dejes engañar por importantes oportunidades.
  • No compartas información privada: no desveles tu información personal aunque creas que es inofensivo. Evita indicar lo que haces y dónde estás, tus sistemas de contacto o tus puntos débiles.
  • No publiques contenido comprometedor: algo que para ti puede ser anecdótico o simpático puede ser utilizado por terceros para chantajearte o dañar tu imagen.
  • Cuidado con las personas que añades a tus contactos: no añadas a quien no conoces de nada o a quien no quieres que sepa lo que haces en redes sociales.
  • Realiza un uso responsable de las redes sociales. Esto supone:
    • Limita el tiempo de conexión a la red social
    • Prioriza otras actividades, ya sean tus responsabilidades o bien de ocio
    • Respeta a las demás personas
    • Respeta la edad mínima de acceso y, en caso de no hacerlo, accede siempre con un adulto
    • Utiliza contraseñas seguras
    • Evita vincular tu perfil con datos sensibles o información financiera

La conclusión que podemos extraer de todo esto es que las redes sociales pueden ser útiles en muchos casos. Y un medio de entretenimiento pero debemos usar siempre el sentido común y ser responsables en el uso que hacemos de ellas. Esto nos evitará disgustos.

Espero que con esto tengas claro cómo debes cumplir la ley de protección de datos en redes sociales.

Si tienes cualquier duda estaré encantada de ayudarte.

¿Necesitas cumplir la LOPD?

Empresas en las redes sociales, ¿deben cumplir la nueva LOPD 2018?
4.6 (92.63%) 19 voto[s]

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.