Si un propietario o una comunidad de vecinos desea dejar en manos de un profesional los trámites relacionados con la administración de la finca, es necesario que entre las partes se firme un contrato de administrador de fincas; en esta entrada os explicamos qué este contrato y las partes que debe incluir.

¿Qué es y para qué sirve un contrato de administración de fincas?

El contrato de administración de fincas es un documento vinculante mediante el que las partes implicadas acuerdan los derechos y obligaciones que tendrán mientras dure su relación contractual. Es decir, es un contrato que firman la persona que se ocupará de la administración de la finca y el propietario de la misma o la comunidad de vecinos de la finca.

En el contrato de administrador de fincas se deben reflejar todos los servicios que prestará este y las condiciones en las que se prestarán, así como la remuneración por el desempeño de las mismas, de manera que se puedan prevenir controversias en el futuro. Cuanto más minucioso y detallado sea el contrato en ese sentido, mejor para ambas partes.

Partes que debe incluir un contrato de administrador de fincas

Un contrato de administrador de fincas debe incluir todas las cláusulas, pactos y condiciones que las partes juzguen necesarias, siempre dentro de los límites de la ley.

Las leyes que se deben tener en cuenta para la elaboración de este contrato son la Ley 17/2009 y la Ley 25/2009, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, así como la Ley 49/1960, sobre la propiedad horizontal. Además, de incluir la correspondiente cláusula sobre el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos.

Infografia contrato de administrador de fincas

Identificación de las partes

El contrato de administrador de fincas debe incluir los datos identificativos de las partes, es decir, tanto del propietario de la finca o de la comunidad de propietarios (o vecinos) como el propio administrador.

Objeto del contrato

El contrato debe hacer referencia explícita al objeto del contrato, en este caso, la administración de la finca y las funciones que llevará a cabo el administrador.

Fecha

En cuanto fecha, el contrato debe incluir con carácter obligatorio tanto la fecha de inicio del mismo, así como la de finalización, además de especificar las prórrogas si las hubiera.

Se recomienda también incluir al comienzo o el final del documento la fecha en la que se firma el contrato, para poder evitar posibles conflictos futuros.

Acreditación de la capacidad legal

Ambas partes deben poder acreditar su capacidad legal para contratar, puesto que es un requisito imprescindible para poder realizar cualquier tipo de contrato y que este tenga validez legal (es decir, que sin una de las partes no cuenta con esa capacidad legal, por ejemplo, si el contrato lo firma un vecino que no sea el presidente de la comunidad o sin contar con el permiso de la junta de propietarios, el contrato carecería de validez legal).

Responsabilidad del administrador

Si el régimen del contrato es de forma societaria, se debe establecer la responsabilidad del administrador para con la comunidad de propietarios o el propietario de la finca.

Nombramiento y autorización

Aparte de reconocer la acreditación de la capacidad legal para contratar, también debe incluirse en el texto del contrato el nombramiento y autorización para la firma del contrato de ambas partes.

Aceptación del cargo

El contrato debe incluir una cláusula con la aceptación del cargo como administrador de la finca de la que se trate, para lo que se debe especificar los datos identificativos del administrador, la dirección y el número de colegiado que tiene.

Honorarios

En la cláusula de los honorarios se debe especificar lo que cobrará el administrador, actualizando dicha información cuando sea necesario y especificar los gastos que conllevaría la gestión de la comunidad.

Entrega de documentación

Se ha de especificar en una cláusula del contrato cómo llevará a cabo la entrega de la documentación necesaria para que el administrador de la finca pueda llevar a cabo su labor, así como la que la comunidad o propietario necesiten tener en su poder.

Tratamiento de datos

Puesto que el administrador de la finca manejara datos de carácter personal, una de las cláusulas debe establecer cómo será el tratamiento y custodia de esos datos, para lo que se deberá recurrir a la LOPD.

Cabe señalar que será necesario firmar otro contrato de protección de datos entre administrador de la finca y propietario o comunidad de vecinos.

Causas de extinción de contrato

El contrato también debe contemplar en una cláusula las razones que pueden ser motivo de la extinción del mismo, es decir, se deben dejar recogidas los casos o situaciones en los que el administrador o la comunidad o propietario podrán poner cese a la relación contractual.

Liquidación o finiquito

En el contrato de administrador de fincas debe incluirse también una cláusula en la que se exponga la cantidad de la liquidación finiquito al finalizar o extinguir dicho contrato.

Sometimiento y arbitraje del colegio

Finalmente, se puede incluir una cláusula en la que se especifique qué papel tendría el colegio de administradores de fincas en el supuesto de que produzca un conflicto entre el propietario o comunidad de vecinos y el administrador.

O en su defecto, a qué juzgados o tribunales se someterán las partes en caso de litigio.

Comunidad de vecinos contrato de administrador de fincas

Modelo descargable de un contrato de administrador de fincas

A continuación os dejamos un modelo de contrato de administrador de fincas descargable; podréis usarlo como guía para redactar el vuestro, añadiendo las cláusulas que creáis necesarias o convenientes.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.