La pandemia del Coronavirus ha supuesto un gran impacto en la vida de millones de personas, no solo en España sino en todo el mundo. Ante los temores a posibles rebrotes ha surgido la figura de profesionales cuya misión es detectar nuevos posibles focos de infección: los rastreadores del Covid. Pero, ¿quiénes son y a qué se dedican concretamente estos profesionales?

¿Quiénes son los rastreadores del Covid-19?

Los rastreadores del Coronavirus son profesionales sanitarios encargados de localizar y hacer un seguimiento de aquellas personas que hayan podido estar en contacto estrecho con infectados por el Covid-19.

Más que una labor estrictamente sanitaria, los rastreadores del Covid-19 actúan como detectives que siguen la pista del SARS CoV-2 por todo el país. Su objetivo es detectar nuevos brotes y neutralizar la expansión de los mismos antes de que vuelvan a convertirse en un problema para el sistema de salud.

En la actualidad hay 2.000 rastreadores del Covid en España, una cifra que se encuentra muy por debajo de otros países como Alemania, donde existen alrededor de 12.000 profesionales encargados de hacer un seguimiento del Coronavirus. Se estima que en nuestro país se necesitarían alrededor de 20.000 rastreadores de Coronavirus, una cifra 10 veces superior a la que hay actualmente.

Para realizar el seguimiento de las personas que han estado en contacto con contagiados por el Coronavirus, los rastreadores cuenta con diversas bases de datos, como por ejemplo Go Data, una aplicación que ha sido desarrollada por la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN) y que está especialmente diseñada para detectar las relaciones de caso-contacto.

¿Cómo trabajan los rastreadores del Coronavirus

Un rastreador de Covid trabaja con el objetivo de conocer todos los movimientos realizados por la personas infectadas por el Coronavirus. Esto es, con quién ha estado, por qué sitios se ha movido o quiénes son sus contactos más cercanos. La finalidad es evitar que el Covid-19 se siga expandiendo y contagiando a más gente.

Una vez que el rastreador del Coronavirus cuenta con la suficiente información, procede a realizar una llamada telefónica a todas las personas que hayan podido estar en contacto con una persona infectada. Principalmente son casos de especial atención aquellos que hayan permanecido a menos de dos metros de un infectado durante un período mínimo de 15 minutos.

Durante esta llamada telefónica los rastreadores del Covid comunican a la persona que es susceptible de tener Coronavirus al haber estado en contacto estrecho con una persona contagiada. Además, se le pregunta si tiene algún tipo de síntoma como tos, fiebre o dificultad para respirar.

A todas esta personas se les mantiene en cuarentena durante dos semanas, durante las cuáles se continuará realizando un seguimiento telefónico. En caso de que la persona manifiesta algún tipo de síntoma, se le indicará dónde presentarse para recibir servicios de atención médica primaria.

¿Qué datos se usan para rastrear al Covid-19?

Los rastreadores del Covid-19 tienes acceso a diversos datos de los infectados o de las personas que han estado en contacto con ellos:

  • Datos identificativos:
    • Identificador del caso según la Comunidad Autónoma
    • Sexo
    • Edad o fecha de nacimiento
    • Lugar de residencia
  • Datos clínicos:
    • Fecha de la consulta
    • Existencia de síntomas (Sí o No)
    • Fecha en la que se indicaron los síntomas, en caso de tenerlos
  • Ámbitos de posible exposición en los 14 días previos:
    • Centro sanitario
    • Centro socio-sanitario
    •  Domicilio
    • Ámbito laboral
    • Ámbito escolar
    •  Otros
    • Desconocido

Los propios expertos señalan que se deben recabar solo los datos imprescindibles para lograr el propósito concreto. Es decir, no tiene sentido preguntar dónde o con quién ha estado una persona hace un mes, ya que los pacientes solo suponen un riesgo de contagio durante 14 días.

Por otro lado, la información personal solo se debe guardar en las bases de datos durante el tiempo estrictamente necesario, y deberán ser eliminados cuando ya no sean pertinentes. Asimismo, se recomienda a las autoridades sanitarias no divulgar los datos personales con otras autoridades, principalmente con aquellas que podrían utilizar la información con otros propósitos, como la Policía u otros cuerpos de seguridad del Estado.

¿Cómo de efectivos son los rastreadores del Covid-19?

No cabe duda de que los rastreadores de Covid están haciendo un muy buen trabajo y que resultan esenciales para contener la propagación de la enfermedad. Sin embargo, la realidad dice que no son infalibles y que es imposible identificar o realizar un seguimiento de todas las personas que han podido esta en contacto con contagiados por Coronavirus.

Los últimos estudios reflejan que gracias al trabajo de los rastreadores del Coronavirus se pueden identificar al 50% de casos sintomáticos de Coronavirus, y al 40% de sus contactos directos. Puede que no parezca un porcentaje demasiado elevado, más si tenemos e cuenta que estos datos no reflejan el porcentaje de contagiados asintomáticos. Sin embargo, su ayuda sigue siendo fundamental para frenar la propagación del virus.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las personas que han sido contactadas telefónicamente han de hacer caso a las indicaciones de los rastreadores, lo cual en ocasiones no sucede. Cabe recordar que todas las personas que hayan estado en contacto estrecho con una persona con Covid.19 debe volver al confinamiento durante 14 días, tenga o no síntomas.

Polémica por el uso de estas técnicas de rastreo por parte de la Policía

En los últimos días ha surgido la polémica en Estados Unidos a raíz del uso de las herramientas de rastreo de contactos por parte de la Policía norteamericana con otros fines distintos a la actuación frente al Covid-19.

En concreto, la Policía de Estados Unidos ha estado utilizando estas técnicas para rastrear a las personas que ha estado participando en las protestas y revueltas que han tenido lugar en el país en las ultimas fechas.

Se trata de una actuación que ha generado gran preocupación entre los rastreadores de contactos, ya que según afirman, puede afectar gravemente a la confianza de los ciudadanos en estos métodos de seguimiento. Precisamente, la confianza y la responsabilidad ciudadana a la hora de brindar sus datos es un arma fundamental para los rastreadores del Covid-19.

Por ello, tal y como ya hemos dicho anteriormente en el artículo, las autoridades sanitarias no deberían ceder los datos personales obtenidos a ninguna otra autoridad cuyo objetivo sea utilizar dicha información con otros fines distintos a la prevención del Coronavirus.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.