Otro derecho más que los ciudadanos tienen sobre sus datos personales: derecho de oposición.

¿En qué consiste el derecho de oposición?

¿Quién puede ejercerlo y cuándo?
En este post respondo a todas tus dudas sobre este derecho.

¿Qué es el derecho de oposición?

El derecho de oposición permite al interesado, en los casos previstos en el RGPD, oponerse al tratamiento de sus datos personales. Y el responsable del tratamiento tendrá que dejar de tratarlos.

Esos casos son:

  • Si los datos se tratan lícitamente porque es necesario para el cumplimiento de una misión realizada:
    • en interés público o
    • en el desarrollo de poderes públicos atribuidos al responsable del tratamiento
    • o por razones de intereses legítimos del responsable o de un tercero.
  • Si los datos personales son tratados con fines de mercadotecnia directa, incluyendo la elaboración de perfiles.

El derecho de oposición en materia de protección de datos no es nuevo, ya estaba recogido en la LOPD.

Este derecho es diferente a la posibilidad que tiene el interesado de retirar su consentimiento al tratamiento de datos personales. En este sentido, el RGPD indica que el interesado tiene derecho a retirar su consentimiento en cualquier momento. Esa retirada del consentimiento no afectará a la licitud del tratamiento que estaba fundamentado en el consentimiento previo.

Analizaré ahora cada uno de los supuestos de oposición al tratamiento de datos personales.

Situación particular

El interesado podrá instar al responsable a que deje de tratar sus datos personales, porque se opone, cuando el tratamiento de los datos personales se basa en:

• ejecución de una tarea basada en interés público o en el ejercicio de poderes públicos conferidos al responsable del tratamiento o
interés legítimo del responsable o de un tercero,
• incluida la elaboración de perfiles en ambos casos,

Y siempre que el interesado tenga motivos relacionados con su situación particular.

En estos casos el responsable tendrá que dejar de tratar esos datos, salvo que exista alguna de las siguientes excepciones:

  • Acreditar motivos legítimos imperiosos para el tratamiento que prevalezcan sobre los intereses, los derechos y las libertades del interesado. Esto exigirá realizar una ponderación específica.
  • Para el enunciado, la presentación o la defensa de reclamaciones.

Tratamiento de datos con fines de mercadotecnia directa

Cuando los datos personales son tratados con fines de mercadotecnia directa, el interesado debe tener derecho a oponerse a dicho tratamiento. Incluso a la elaboración de perfiles en la medida en que esté relacionada con dicha mercadotecnia directa. Y ello de forma gratuita y en cualquier momento.

Al igual que en el anterior supuesto, salvo que exista alguna excepción, la oposición supondrá que el responsable del tratamiento deje de tratar los datos personales.

No obstante, hay una diferencia relevante con respecto al primer caso. Y es que en este segundo caso no hay excepción alguna, en principio. Así pues, el responsable tendrá que dejar de tratar los datos personales del interesado con fines de mercadotecnia directa, incluida la elaboración de perfiles cuando la misma esté relacionada con dicha finalidad.

También debemos tener en cuenta que el tratamiento de datos con fines de mercadotecnia directa puede fundamentarse en un interés legítimo del responsable o de un tercero. Entonces habrá que ver si prevalece o no el interés legítimo sobre el derecho de oposición.

Tratamiento con fines de investigación científica o históricos o fines estadísticos

El tratamiento de datos personales con fines de investigación científica o histórica o fines estadísticos queda sujeto a que haya garantías adecuadas para los derechos y libertades del interesado.

En particular, deben aplicarse medidas técnicas y organizativas tales como:

  • minimización de los datos personales,
  • seudonimización o
  • anonimización de los datos personales, cuando sea posible.

En este caso, el interesado debe basar su solicitud de oposición en motivos relacionados con su situación particular.

Y en este caso habría también una excepción aplicable al ejercicio del derecho de oposición. Que el tratamiento de los datos personales sea necesario para el cumplimiento de una misión realizada por razones de interés público.

Procedimiento de oposición al tratamiento

La gestión de la solicitud del ejercicio del derecho de oposición implica que el responsable del tratamiento tenga que considerar las siguientes cuestiones:

  • Identificación del interesado: el responsable del tratamiento no está obligado a obtener o tratar información adicional para identificar al interesado. Pero el interesado podrá facilitar información adicional que permita su identificación.
  • Ejercicio del derecho de forma gratuita, salvo que las solicitudes del interesado sean manifiestamente infundadas o excesivas, por su carácter repetitivo. El responsable del tratamiento tendrá que demostrar estos extremos. Y en estos casos podrá aplicar un canon razonable en virtud de los costes administrativos soportados o bien negarse a dar curso a la solicitud.
  • Responder a la solicitud en el plazo máximo de un mes desde su recepción, salvo que, por la complejidad o el número de solicitudes no pueda atenderse. En ese caso se podrá prorrogar hasta dos meses. El responsable, en el plazo de un mes desde que reciba la solicitud, y sin dilación indebida, tendrá que informar al interesado de dicha circunstancia. E indicar las razones de la demora.
  • Las comunicaciones con el interesado deben hacerse de manera concisa, transparente, inteligible y de fácil acceso, con un lenguaje claro y sencillo. Y si la solicitud se presenta por medios electrónicos, la información se facilitará por medios electrónicos cuando sea posible. A no ser que el interesado indique que se facilite de otra forma.

¿Qué ocurre en caso de incumplimiento?

Cuando se trate de empresas, incumplir con el derecho de oposición podría suponer la comisión de una infracción. Esta podría ser sancionada con multa administrativa de 20 millones de euros o una cuantía equivalente al 4% como máximo del volumen de negocio total anual global del ejercicio financiero anterior. Se optará por la de mayor cuantía.

La AEPD, como autoridad encargada de revisar el cumplimiento de la normativa de protección de datos, tiene también poderes correctivos. Esto supone, en relación al derecho de oposición, que puede ordenar al responsable o encargado del tratamiento que atiendan las solicitudes de ejercicio de ese derecho por el interesado.

En el caso de las Administraciones Públicas, este incumplimiento podría dar lugar a una resolución de la AEPD que declare la infracción. No se les impondrá sanción económica, salvo por lo que se refiere a los tribunales en el ejercicio de su función judicial.

Modelos

A continuación puedes descargar los modelos de solicitud de oposición al tratamiento de datos personales y respuesta a dicha solicitud. Y el modelo de denuncia ante la AEPD.

¿Te ha quedado claro en qué consiste este derecho de oposición?

Espero que me comentes cualquier duda.

Derecho de oposición, ¿qué es?
4.7 (93.33%) 6 votos