Tratamiento de la firma en el DNI por representantes de empresas

874

Cuando personas físicas estampan su firma en los documentos contractuales de empresas, actuando como representantes de éstas, el tratamiento de los datos de su DNI que permite identificarlos está amparado en el punto 2 del artículo 6 de la Ley de Protección de Datos (LOPD) donde se indican las excepciones a la regla del consentimento previo en el tratamiento de datos personales, entre las cuales se señalan “cuando se refieran a las partes de un contrato o precontrato de una relación negocial, laboral o administrativa y sean necesarios para su mantenimiento o cumplimiento”.

La duda a solventar es: ¿está incluida en esta excepción la firma que consta en el DNI?

En el Informe 0322/2010 (actualización: este informe ha desaparecido de la base de datos de la AEPD) de su Gabinete Jurídico, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) remite al importante principio de calidad de los datos, estampado en el art. 4 de la LOPD que, en sus apartados 1 y 2 señala:

Los datos de carácter personal sólo se podrán recoger para su tratamiento, así como someterlos a dicho tratamiento, cuando sean adecuados, pertinentes y no excesivos en relación con el ámbito y las finalidades determinadas, explícitas y legítimas para las que se hayan obtenido.
Los datos de carácter personal objeto de tratamiento no podrán usarse para finalidades incompatibles con aquellas para las que los datos hubieran sido recogidos. No se considerará incompatible el tratamiento posterior de éstos con fines históricos, estadísticos o científicos.

De esta forma la AEPD concluye que:

Un tratamiento específico de las firmas como tales, de las personas físicas firmantes-representantes de las empresas, podría admitirse en ciertos casos, en base al principio de calidad y proporcionalidad en el tratamiento de datos de carácter personal. Pero tales casos –que no deben ser la regla general– han de presentar unas características tales que permitan razonablemente concluir con que el tratamiento de la firma es necesario, a los fines pretendidos de representar debidamente y con garantías a la persona jurídica. En otro caso, un tratamiento del dato de la firma, que pudiera resultar generalizado e incondicionado, se presentaría como excesivo e innecesario.

Tratamiento de la firma en el DNI por representantes de empresas
Vota este artículo
Compartir

2 Comentarios

  1. Buen tema, de nuevo, Jesús… Tras su lectura, me planteo la siguiente reflexión: en base a este informe de la Agencia y al 2008/0666 sobre la legitimidad de la inclusión de datos de los trabajadores en tarjetas identificativas A LOS ÚNICOS EFECTOS DE IDENTIFICACIÓN -valga la redundancia-, ¿no deberían concluir los Servicios Jurídicos de la AEPD que el dato DNI -igual que justifican con la firma- de un representante de una sociedad, necesario en esta identificación, no debería estar excluido de la lista cerrada que figura en el 2.2 del Reglamento en relación al 6.2 que citas en la entrada?

    Saludos cordiales.

    Luis Salvador Montero

  2. Vaaale… cuando he revisado el informe completo (gracias por el enlace)veo que me he adelantado… que le aplica lo mismo que a la firma… Eso es lo que pasa cuando solo me leo el extracto que se publica… Era lógico, pero ya se sabe que la lógica y algunas interpretaciones de lo legislado no tienen por que ir siempre de la mano 😉

    Más saludos.

    Luis Salvador Montero

Dejar respuesta