El Biga Data se extiende ya por sectores profesionales muy diferentes, no solo el sector digital se beneficia de las ventajas competitivas que aporta el estudio y análisis de datos masivos, sino que mercados más tradicionales también están sabiendo aprovecharlo. En esta entrada nos centraremos en el uso del Big Data inmobiliario.

Big data inmobiliario

¿Qué es el Big Data inmobiliario y qué objetivos persigue?

Tal y como dice la definición de Big Data, se trata de la recopilación, almacenamiento, procesamiento y análisis de grandes volúmenes de datos recogidos de diversas fuentes online. Aplicado en el sector inmobiliario el Big Data está orientado a obtener información relevante sobre el mercado de bienes raíces, los compradores, los inversores, la oferta y la demanda, entre otros.

Como el Big Data aplicado a diferentes sectores, los objetivos que busca el Big Data en una inmobiliaria son llegar a predecir las tendencias del mercado y los futuros compradores, para poder mejorar el proceso de toma de decisiones estratégicas de la firma.

A través del empleo de tecnología y herramientas de Big Data, una inmobiliaria puede sacar un mayor partido a los datos que puede recoger, más allá de informes de ventas, por ejemplo, es posible determinar el tipo de viviendas que más se vende en una zona concreta o definir el perfil de los compradores potenciales de ciertas propiedades o predecir las tendencias de mercado, si subirán los precios o seguirán cayendo, si se potencia el alquiler o, por el contrario, es más frecuente la compra de vivienda.

¿Qué beneficios aporta el Big Data a una inmobiliaria?

Más allá de construir una base de datos capaz almacenar todos los datos de nuestros clientes, constructoras con las que se trabaja, datos de la competencia o resultados de análisis de mercado; el Big Data inmobiliario trae consigo una serie de beneficios que solo se pueden alcanzar si los datos son tratados y analizados para poder extraer información relevante.

Las empresas con Big Data saben perfectamente que no solo se trata de tener una base de datos, sino de saber usarla. Así se consiguen beneficios como:

  • Reducir los costes y actuar de una forma más ágil y dinámica en la toma de decisiones, puesto que cuando usamos información obtenida de un cuidado análisis de macrodatos, podemos tomar mejores decisiones basadas en el conocimiento de los posibles compradores, del valor de mercado, de la zona, etc.
  • Gracias a la capacidad de predicción del Big Data, es posible llevar a cabo mejor inversiones; por ejemplo, si se conoce con cierta seguridad el tipo de inmueble que se solicitará más en el futuro o qué zona va a vivir un aumento de población, una empresa constructora o una promotora podrá planificar mejor sus obras y propiedades y sacarles más rentabilidad.
  • Facilita la segmentación de los clientes potenciales, permitiendo que generemos mensajes más personalizados, que mejoren nuestra relación con ellos.
  • Puede ayudarnos a adelantarnos a la competencia si sabemos dónde se hay más personas dispuestas a vender sus viviendas.
  • No se trata de herramientas muy costosas de integrar, especialmente porque para pymes, se pueden contratar servicios de Big Data en la nube, con lo que no es necesario hacer una gran inversión en infraestructuras o equipos.

¿Cómo utilizar el Big Data en una inmobiliaria?

Si bien, el objetivo del Big Data inmobiliario es ayudar en el proceso de toma de decisiones de las firmas, se puede aplicar en diferentes áreas de las mismas.

Departamentos de una empresa inmobiliaria en los que tiene sentido integrar el Big Data

El uso de bases de datos en inmobiliarias en España no es algo nuevo para el sector, sin embargo, el empleo de las tecnologías Big Data para el análisis de los datos que almacenan en ellas sí que es algo más reciente, si bien, no podemos dejar de señalar que en España el número de empresas que emplean esta tecnología y sus herramientas aún es pequeño.

En cualquier caso, y dado el aumento de la generación de datos y su circulación de y la entrada poco a poco del PropTech en nuestro mercado (empleo de TIC para mejorar cualquier servicio dentro del sector inmobiliario), hay departamentos de una inmobiliaria que pueden sacarle más partido al Big Data.

Área de ventas

A través del análisis y el cruce de datos, los asesores inmobiliarios pueden relacionar de manera más efectiva un tipo de inmueble con un perfil determinado de comprador, de manera que, por un lado, sea posible adelantarse a la competencia dentro de la búsqueda de clientes potenciales, y por otro, se agilizan las transacciones en la compra-venta de inmuebles.

Si el departamento de ventas ya sabe qué los pisos de X zonas suelen comprarlos Z tipo de clientes, será más fácil encontrarlos y ofrecerles las ofertas disponibles, con una mayor probabilidad de conseguir cerrar ventas.

Departamento de marketing

El marketing en general ha sabido aprovechar los beneficios que aporta el Big Data, especialmente el marketing digital. Por lo tanto, si una inmobiliaria cuenta con este departamento de manera interna, podrá crear campañas basadas en la información sobre clientes potenciales obtenida del análisis de datos y destinar, según la zona, el precio, los servicios disponibles, el perfil socioeconómico del vecindario, etc., cada mensaje a cada comprador potencial de una forma más personalizada.

El departamento de marketing sabrá qué se vende y a quién se pretende vender, de manera que las comunicaciones sean los más personalizadas posible.

Servicio al cliente

Para lograr una mejor fidelización y satisfacción de los clientes, el departamento de atención al cliente puede emplear diferentes herramientas de Big Data, como la inclusión de CRM (gestión de relaciones con los clientes) en su sitio web, para conocer las interacciones realizadas entre clientes y asesores, las quejas, las solicitudes de información, el tiempo de respuesta.

De esta manera se puede llevar un mejor seguimiento de cada cliente y ofrecerles una mejor experiencia durante todo el proceso.

Gerencia y dirección

El Big Data, a través de sus diversas herramientas, puede generar informes muy detallados tanto de la situación de la inmobiliaria como de sus empleados, sus índices de ventas, la gestión con los clientes, las inversiones realizadas y el retorno obtenido, el estado del mercado y las tendencias, etc. Toda esta información puede usar en la alta dirección de la empresa para tomar mejores decisiones y decisiones estratégica a medio y largo plazo, que ayuden a mejorar la captación de clientes y las ventas, y solucionar los posibles problemas que se hayan detectado.

Casos de éxito

Vamos a ver un par de casos en los que se ha empleado el Big Data en el sector inmobiliario con éxito.

Por un lado, tenemos a urbanData Analitics, una empresa proveedora de datos procesados del sector, para que administradores y gestores urbanos, inversores o compradores o vendedores particulares puedan saber cómo se mueven el valor y el precio de los inmuebles de una zona concreta. Gracias a estos datos, un inversor puede elegir en tiempo real entre distintos activos inmobiliarios, cuál le interesa más, o un particular decidir entre vender o alquilar su propiedad.

Por otro lado, tenemos Clicpiso.com, actual Clikalia. Cuando comenzó está inmobiliaria online, solo pedía a los vendedores de pisos introducir una serie de datos en un formulario, para ofrecerles una primera valoración del precio al que podría vender. A esa información, se sumaba un análisis de datos previo, hecho sobre una gran cantidad de datos (sobre la zona, el transporte, el precio del suelo, la calidad de vida, etc.). A través de un algoritmo de valoración propio, Clicpiso podía hacer una valoración basada en datos reales (que luego validaría un asesor). Pero además y gracias al machine learning, el algoritmo era capaz de aprender y optimizar los siguientes procesos de valoración. Gracias a esto, este portal lograba vender pisos en tiempos muy reducidos.

El Big Data es tendencia 2021 en las agencias inmobiliarias

Con un mercado que ha comenzado a tomarse en serio la transformación digital (como consecuencia de la pandemia de Covid-19), donde cada vez se producen mayores cantidades de datos (la domótica ya está muy presente en algunos hogares) y se hace más importante ofrecer un valor añadido a los clientes, actuales o potenciales, el Big Data inmobiliario tiene un futuro bastante prometedor y seguirá siendo tendencia en 2021, año en el que puede que veamos llegar las visitas virtuales a propiedades gracias a la realidad virtual o la realidad aumentada.

Parece claro que si las empresas, inmobiliarias incluidas, quieren contar con alguna ventaja competitiva respecto a su competencia, el Big Data es una de las armas que pueden emplear para ello.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.