La práctica de dejar comentarios públicos, crueles, difamatorios, perversos y brutales sobre otra persona en línea, conocida como acoso cibernético, se está generalizando y parece casi imparable. Muchos adultos en el ojo público, desde parlamentarios hasta actrices y deportistas, ahora se quejan de ello; la policía ha comenzado a mostrar interés en los enjuiciamientos. Y de acuerdo con el estudio realizado para el Día de Internet más seguro en febrero, más de uno de cada cuatro niños de la escuela secundaria dijo haber sido víctima a través de Internet o un teléfono móvil. Uno de cada 13 dijo que había sido amenazado repetidamente. Uno de los tipos de ciberacoso es el fraping. En esta publicación veremos en qué consiste, cómo protegernos y qué hacer si somos víctimas de fraping.

¿Qué es el fraping?

El fraping en redes sociales es cuando alguien inicia sesión en tu cuenta y se hace pasar por ti publicando contenido inapropiado en tu nombre. Es un delito muy grave, ya que hacerse pasar por alguien en línea y arruinar su reputación puede tener graves consecuencias. Recuerda que Google nunca olvida, por lo que todo lo que sea grosero o que se publique en línea nunca desaparecerá por completo, incluso si se elimina.

Es el acto de desfigurar la página de Facebook de otra persona cambiando su perfil, publicando actualizaciones sucias, desagradables y humillantes en su página de estado de Facebook y todo lo demás que pueda considerarse una violación de la página de Facebook de la víctima.

En resumen, encontramos que frapping implica un cambio en la cuenta de red social de un individuo, llevado a cabo de manera oportunista por otra persona sin el conocimiento o consentimiento del propietario de la cuenta. Es performativo, promulgado para una audiencia mediada, con la intención de interrumpir de forma anónima la representación en línea de un individuo de sí mismo.

Es una actividad aceptada para algunos adultos jóvenes, si se incluye dentro de un grupo de compañeros de adultos jóvenes que se conocen entre sí. Lo normal es que la víctima elimine los fraudes que son vergonzosos u obscenos una vez que sean detectados, pero es probable que los frapes que son divertidos o juguetones queden visibles en la página de perfil de la víctima.

Fraping no es una actividad aceptada para adultos mayores, ni es aceptable entre grupos sociales con membresía mixta en términos de edad, incluso cuando dicho grupo incluye a adultos jóvenes.

¿Cómo actúan los frappers?

El fraping ocurre cuando una víctima deja un dispositivo desbloqueado o inicia sesión usando el dispositivo de otra persona, y un perpetrador aprovecha la oportunidad que se le presenta para frapear.

La mayoría de los adultos jóvenes ven el fraping como un acto oportunista y, en ocasiones, subversivo realizado entre amigos. El objetivo central de un frape es generalmente divertir a una audiencia compuesta por la víctima y / o miembros de su red social. La broma podría tomar la forma de desconcertar a la víctima, por ejemplo, cambiando su fecha de nacimiento en Facebook. Este tipo de cambio involucra un aspecto temporal a la broma, ya que la víctima podría no darse cuenta de que había sido engañada durante bastante tiempo.

Los frappers también podrían tener la intención de burlarse del propietario de la cuenta y divertir a aquellos que conocen sus gustos personales.

¿Quiénes son las principales víctimas?

La mayoría de los adultos jóvenes admiten haber cometido fraudes y haber sido víctimas de ellos. Muchos padres saben lo que es el fraping, pero no admitieron haberlo hecho.

Entre los adultos jóvenes, el fraping se realiza a menudo entre compañeros de piso y amigos. Pasar mucho tiempo juntos en el mismo espacio compartido brinda muchas oportunidades para acceder a los dispositivos de los demás mientras están desbloqueados.

A algunos jóvenes les resulta divertido el fraping incluso cuando son víctimas. A menudo permiten que los cambios de contenido de un frape permanezcan en su página de Facebook. Por supuesto, cuando consideran que los cambios no son halagadores o son despectivos, los eliminan.

Por el contrario, muchos adultos y padres creen que frapear es algo desagradable de perpetrar o experimentar.

¿Cómo protegerse del fraping?

Aquí tienes unos consejos para protegerte del fraping:

  • Cambia tu contraseña: si aún puedes iniciar sesión en tu cuenta, sigue el proceso habitual para restablecer tu contraseña. Haz de esta una contraseña segura que nunca hayas usado antes. Si la contraseña ha sido cambiada, intenta restablecer tu contraseña usando el enlace ‘olvidé mi contraseña’.
  • Activa la autenticación de dos factores: casi todas las buenas cuentas de correo electrónico ahora ofrecen la opción de activar la autenticación de dos factores. Actívalo.
  • Cambia tus datos de inicio de sesión a otros sitios que utilicen el mismo nombre de usuario y contraseña, o similares. Cualquier otra cuenta en línea con los mismos o similares detalles de inicio de sesión debe cambiarse inmediatamente. Es muy probable que un ciberdelincuente revise otros sitios populares tan pronto como ingresen a tu cuenta de redes sociales.
  • Bloquea tu computadora / smartphone / iPhone / iPad / cualquier dispositivo que estés usando en cualquier momento que estés lejos de él.
  • Evita las preguntas de seguridad de contraseñas de Facebook fáciles de adivinar, como «¿Cuál era tu mascota de la escuela secundaria?»

¿Qué hacer si estás sufriendo este ciberacoso?

Si estas siendo víctima de frapping, esto es lo que debes hacer:

  • Eliminar el contenido: revisa tu perfil y los mensajes directos y elimina cualquier contenido enviado por el perpetrador. Notifica a las personas con las que te hayas comunicado directamente.
  • Informa el acceso no autorizado al proveedor de redes sociales: informa al proveedor que tu cuenta fue pirateada y seguirás un procedimiento de conservación de pruebas. Útil si lo necesitas en un caso legal más adelante.
  • Verifica tu configuración de seguridad y privacidad: ve a la configuración de tu cuenta y busca el área de configuración de seguridad. Comprueba qué dispositivos están conectados y desconecta los que no reconozcas. Verifica los inicios de sesión recientes y captura la información de los inicios de sesión no autorizados; la mayoría proporciona la hora, la fecha, la dirección IP, el tipo de navegador y el tipo de dispositivo. Asegúrate de que no se haya cambiado nada para permitir que el pirata informático recupere el acceso.
  • Verifica tu actividad reciente: revisa tus publicaciones recientes, mensajes directos y actividad general. Mira si hay algo sospechoso o que pueda usarse para estafar a otros.
  • Piensa en las repercusiones de que alguien tenga acceso a los datos de tu cuenta de redes sociales: revisa qué información hay en tu cuenta y utilízala para realizar cambios y limitar lo que el delincuente puede hacer con ella. Por ejemplo, si tienes otras contraseñas en la lista o datos bancarios, toma precauciones para proteger estas cuentas y cambiar la información expuesta.

Consejos si te están intimidando

Si recibes amenazas o intimidaciones, ten en cuenta lo siguiente:

  • Entiende que no es culpa tuya: nadie merece ser acosado. Alguien que sea repetidamente cruel contigo es el resultado de los problemas personales del agresor. No es culpa tuya.
  • Busca ayuda, especialmente si el comportamiento realmente te afecta. Te mereces respaldo. Busca alguien que pueda escucharte, ayudarte a procesar lo que está sucediendo y resolverlo: un amigo, un pariente o tal vez un adulto en quien confíes.
  • No respondas ni tomes represalias: a veces, una reacción es exactamente lo que buscan los agresores porque piensan que les da poder sobre ti y no debes empoderar a un acosador. En cuanto a las represalias, vengarse de un acosador te convierte en uno, y puede convertir un acto cruel en una reacción en cadena. Si puedes, aléjate de la situación. Si no puedes, a veces el humor desarma o distrae a una persona del acoso.
  • Dile a la persona que se detenga: esto depende completamente de ti, no lo hagas si no te sientes totalmente cómodo haciéndolo, porque debes dejar completamente en claro tu posición de que ya no tolerarás este tratamiento. Es posible que debas practicar de antemano con alguien en quien confíes, como un padre o un buen amigo.
  • Usa las herramientas que tienes disponibles: la mayoría de las aplicaciones y servicios de redes sociales te permiten bloquear a la persona. Ya sea que el acoso se produzca en una aplicación, mensajes de texto, comentarios o fotos etiquetadas, hazte un favor y bloquea a la persona. También puedes informar el problema al servicio. Eso probablemente no terminará, pero no necesitas el acoso en tu cara y estarás menos tentado a responder.

Consejos para padres y cuidadores

Cada caso de acoso cibernético es diferente y todos deben tomarse en serio. Los siguientes consejos pueden ayudar:

  • Déjales hablar: dales el espacio para compartir lo que quieran a su manera y escuchar. Trata de evitar la tentación de interrumpir porque sabes lo que está pasando, apúntale si es necesario, pero deja que ellos hablen la mayor parte del tiempo. Si hay una manera segura de disuadir a un niño de buscar ayuda, es hacer que se sienta avergonzado de por qué está pidiendo ayuda. Los tiempos cambian y algunas de las cosas que hacen los jóvenes hoy en día pueden hacernos sentir vergüenza, pero el comportamiento inherente es el mismo que cuando teníamos su edad.
  • No niegues el acceso a la tecnología: cuando hablamos con los jóvenes sobre las barreras para obtener ayuda, a menudo comparten que les preocupa que les quiten el dispositivo. Asegúrales que esto no sucederá si hablan sobre algo que les ha estado preocupando en línea.
  • Habla con su escuela: las escuelas juegan un papel vital en la resolución de comportamientos abusivos en línea. Tienen muchas herramientas efectivas. Tienen políticas de comportamiento y contra el acoso escolar para brindar un deber de cuidado a todos los que asisten. Como tal, querrán saber sobre cualquier incidente que pueda afectar el bienestar de un niño. Toma la evidencia de acoso y cualquier detalle adicional sobre el contexto de la situación y el tiempo que ha estado sucediendo. Es útil hablar de esto con tu hijo y es posible que desees hablar también con la escuela.
  • Denuncia a la Policía si temes por su seguridad: si crees que tu hijo está en peligro inmediato, no dudes en llamar a la policía. Del mismo modo, si existe una amenaza directa de violencia o daño en cualquier conversación, es posible que también desees ponerte en contacto con la policía local para obtener apoyo.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.