El periódico estadounidense The Washington Post realizó un experimento sobre el navegador Chrome de Google. En el estudio llegó a la conclusión de que con este navegador en una semana se descargan automáticamente en nuestros ordenadores más de 11.000 cookies publicitarias.

El periodista encargado de realizar el experimento utilizó durante una semana el navegador Firefox, de la empresa Mozilla, para realizar las mismas actividades online que realizaba con Chrome (que es el navegador que más se utiliza en todo el mundo).

Descarga automática de cookies

A través de Chrome se descargan automáticamente en el ordenador cookies de publicidad de las páginas web visitadas por el usuario. Sin embargo, Firefox avisa al usuario cuando la página web solicita la descarga de esas cookies. Estos avisos permitieron al periodista contar la cantidad de cookies que se pueden descargar en una semana, más de 11.000.

Las cookies son porciones de información que las páginas web descargan en los ordenadores de los usuarios y que incluyen información sobre las actividades de los usuarios o sobre su privacidad. Por ejemplo, incluyen búsquedas de productos, contraseñas, tipos de compras online realizadas por los usuarios, etc.

Datos de la actividad de los usuarios

Las cookies se crearon hace más de 20 años con la finalidad de que los usuarios al navegar por Internet no tuvieran que introducir de nuevo los datos al acceder a una nueva web. Con ellas también se hacía más sencilla la navegación por la red y se limitaban las interrupciones sin sobrecargar los servidores con información.

Pero pronto apareció un nuevo uso: realizar un seguimiento de las características y la actividad del usuario para mostrarle anuncios personalizados que se adapten a sus gustos y preferencias. Y se ha convertido en un negocio muy rentable, monopolizado por dos empresas: Facebook y Google.

Si el usuario accede a una página web de un tercero no relacionado con Google o Facebook y esa web dispone de una opción para dar «Me gusta» en su perfil de Facebook o presenta anuncios promocionados por Google, ambas compañías podrán acceder a las cookies del usuario en caso de que el navegador lo permita.

Riesgos de Chrome para la privacidad

Mira en la esquina superior derecha de tu navegador Chrome. ¿Ves una imagen o un nombre en el círculo? Si es así, has iniciado sesión en el navegador y es posible que Google esté aprovechando tu actividad web para orientar anuncios.

¿No recuerdas haber iniciado sesión? Chrome recientemente comenzó a hacerlo automáticamente cuando usas Gmail.

Chrome es incluso más astuto en tu teléfono. Si usas Android, Chrome envía a Google su ubicación cada vez que realiza una búsqueda. (Si desactivas la ubicación compartida, todavía se enviarán sus coordenadas, solo que con menos precisión).

Firefox no es perfecto: sigue realizando búsquedas predeterminadas en Google y permite otro tipo de seguimiento. Pero no comparte datos de navegación con Mozilla, que no está en el negocio de recolección de datos.

Como mínimo, el espionaje web puede ser molesto. Las cookies son como un par de pantalones que miras en un sitio y terminan siguiéndote en anuncios en otros lugares. Dejar que alguien recopile esa información la deja desprotegida para el abuso por parte de matones, espías y piratas informáticos.

Los gerentes de producto de Google indican que Chrome prioriza las opciones y controles de privacidad, y están trabajando en nuevas regulaciones para las cookies. Pero también dijeron que tienen que lograr el equilibrio correcto con un «ecosistema web saludable».

Pelea por las cookies

Hace una década, Chrome y Firefox se enfrentaban al gigante Internet Explorer de Microsoft. La nueva versión de Chrome resolvió problemas reales para los consumidores, haciendo que la web fuera más segura y más rápida. Hoy domina más de la mitad del mercado.

Últimamente, sin embargo, muchos de nosotros nos hemos dado cuenta de que nuestra privacidad también es una preocupación importante en la Web, y los intereses de Chrome ya no siempre parecen estar alineados con los nuestros.

Eso es lo más visible en la pelea por las cookies. Estos fragmentos de código pueden hacer cosas útiles, como recordar el contenido de su carrito de compras. Pero ahora muchas cookies pertenecen a compañías de datos, que las usan para etiquetar su navegador y así pueden tener controlados todos nuestros actos en la red.

Están en todas partes: un estudio encontró cookies de seguimiento de terceros en el 92% de los sitios web. Incluso están en web que no tienen anuncios.

La culpa de este lío pertenece a todas las industrias de publicidad, publicaciones y tecnología. Pero, ¿qué responsabilidad tiene un navegador para protegernos del código que no hace mucho más que espiar?

En 2015, Mozilla debutó con una versión de Firefox que incluía tecnología anti-tracking, activada solo en su modo de navegación «privada». Después de años de pruebas y ajustes, eso es lo que se activó este mes en todos los sitios web. Esto no se trata de bloquear anuncios, los que todavía llegan. En su lugar, Firefox está analizando las cookies para decidir cuáles conservar para las funciones críticas del sitio y cuáles bloquear para espiar.

El navegador Safari de Apple, que se usa en iPhones, también comenzó a aplicar la » protección de seguimiento inteligente » a las cookies en 2017, utilizando un algoritmo para decidir cuáles eran malas.

Chrome, hasta el momento, permanece abierto a todas las cookies de forma predeterminada. El mes pasado, Google anunció un nuevo esfuerzo para obligar a las cookies de terceros a identificarse mejor y dijo que podemos esperar nuevos controles para ellos una vez que se implementen. Pero no ofrecería una línea de tiempo ni diría si sería predeterminado detener los rastreadores.

La conclusión que podemos sacar de este estudio es que si nos preocupa nuestra privacidad en Internet, debemos de dejar de usar Chrome y utilizar Safari o Firefox, que imponen más restricciones a la hora de permitir el envio de cookies de publicidad.

Chrome, el navegador que llena tu ordenador de cookies publicitarias
4.4 (88.57%) 7 voto[s]

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.