Ya ha pasado un año desde que comenzó a aplicarse en toda la UE el RGPD. Y con él ha surgido una nueva forma de tratar los datos personales por las empresas.

Uno de los requisitos exigidos por esta normativa es que exista un cifrado de datos personales sensibles.

En un reciente estudio realizado por una empresa de soluciones informáticas se indica que casi un 75% de los empleados ha perdido alguna vez un dispositivo USB con información personal de la empresa que estaba desprotegida. Esto indica que, aunque el RGPD exige una mayor protección de la información personal, las empresas aún no tienen cuidado en esa protección y no usan sistemas como el cifrado de los datos.

RGPD y tratamiento de USB

El principal objetivo del RGPD es fortalecer el derecho a la protección de datos de los usuarios en el ámbito de la UE. Se imponen multas de hasta 20 millones de euros o el 4% del volumen total de facturación anual de la empresa en los casos en que se produzcan incidentes de seguridad que originen una pérdida de datos personales de sus clientes. Además, esas empresas están obligadas a informar de ese incidente a las autoridades.

Por otro lado, es importante tener en cuenta el coste que una pérdida de datos corporativos puede suponer para la empresa. En las empresas de la UE, ese coste ha sido superior a tres millones y medio de euros en los últimos cinco años.

Uno de los elementos más débiles a la hora de garantizar la seguridad de la información en la empresa son los USB. Para evitar el robo o filtración de datos las empresas deben comenzar por cifrar estos dispositivos tan comúnmente usados y que almacenan información personal. Pero todavía queda mucho trabajo por hacer.

Una solución eficaz: el cifrado de datos

El RGPD establece la obligación de las empresas de cifrar los datos pero casi un 95% de los USB usados no disponen de un cifrado por hardware. De esa forma, en caso de que esos dispositivos se extravíen, se facilita el robo de la información.

Utilizando un cifrado por hardware de datos las empresas consiguen incrementar la seguridad de la información y facilita el cumplimiento del RGPD.

Además, se trata de una solución fácilmente aplicable. Al insertar el USB en el ordenador, los usuarios deben poner una contraseña para acceder a esa información almacenada. No se exigen conocimientos técnicos ni informáticos.

Las empresas deben tener en cuenta que, en caso de pérdida de un USB por alguno de sus empleados, las principales responsables son ellas y serán a quienes se impongan las multas por incumplir el RGPD.

 

Casi un 75% de trabajadores ha perdido USB con datos personales
4.4 (88%) 5 voto[s]

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.