Ha saltado la alarma en Reino Unido por la posible implantación de microchips a trabajadores.

Una compañía sueca que fabrica implantes del tamaño de un grano de arroz, ha asegurado que está en conversaciones con varias empresas del país para implantar sus dispositivos.

Desde el Congreso de Sindicatos Británicos y la Confederación de la Industria Británica se ha mostrado su preocupación sobre esta medida.

Uso de la tecnología para el control empresarial

La empresa sueca fabricante de los microchips ha asegurado estar en conversaciones con varias firmas jurídicas y financieras británicas sobre la adaptación de microchips a sus empleados. Incluso una importante empresa con cientos de miles de empleados.

Y aquí surge el problema del control empresarial mediante el uso de la tecnología. Tema que ya surgió, y sigue teniendo importantes debates, con el uso de sistemas de videovigilancia o geolocalización en el trabajo.

La colocación de microchips entre el personal es algo que ya se está realizando.

Existe una empresa británica (BioTeq) que comercializa estos pequeños dispositivos a empresas y particulares. Y ya ha instalado 150 implantes en el Reino Unido.

Se insertan entre el dedo pulgar y el índice y permiten que esas personas:

  • abran la puerta de su casa,
  • accedan a su oficina o
  • pongan en marcha su coche con un simple movimiento de mano.

También pueden almacenar datos médicos.

Ayudar a las personas con discapacidad es uno de los objetivos de esta tecnología. Con un microchip implantado, se facilita su día a día.

Pero ese no es el objetivo perseguido en este caso.

Con ello se pretende ayudar a las compañías a mejorar la seguridad. Estas empresas tienen documentos confidenciales y esos microchips podrían limitar el acceso de los empleados a información confidencial o delicada.

También se podrían eliminar los tradicionales métodos de identificación.

Pérdida de privacidad

El Congreso de Sindicatos Británicos considera que las entidades deben centrar sus esfuerzos en prioridades más inmediatas y no en comprometer a sus empleados.

A los trabajadores ya les preocupa que algunos empresarios estén utilizando la tecnología para controlar, lo que está reduciendo el derecho de privacidad de su personal. Con esta aplicación generalizada de microchip solo se fortalecería la posición dominante y controladora de los jefes.

BioTeq, aseguró que la mayoría de sus 150 implantes vendidos han sido para uso personal. Aunque admite que también los han implantado entre su personal algunas firmas financieras y de ingeniería.

También existiría un problema de seguridad, ya que los piratas informáticos podrían lograr recopilar una gran cantidad de información de los trabajadores.

La utilización  de estos microchips insertados en la piel aún no está generalizada. Y es posible que gran parte de la sociedad no contemple esta idea por el momento.

Pero no se puede descartar que en un futuro pueda llegar a formar parte de la vida diaria de una multitud de personas.

Alarma por implantación de microchips a empleados
4.5 (90%) 6 votos