La proporción de género en el mundo es de alrededor de 50:50, pero no es necesario ser un experto para saber que las mujeres están marginadas. Los estudios muestran que se necesitará un siglo para cerrar la brecha salarial global. A pesar de décadas de progreso, la igualdad de género sigue estando distante. La igualdad de género previene la violencia contra mujeres y niñas. Es esencial para la prosperidad económica. Las sociedades que valoran a mujeres y hombres como iguales son más seguras y saludables. La igualdad de género es un derecho humano. Dedicamos esta publicación a explicar qué es la igualdad de género, normativa que lo regula, importancia y cómo conseguir esa igualdad efectiva.

Concepto de igualdad de género

La igualdad de género significa que todos los géneros son libres de seguir cualquier carrera, estilo de vida y habilidades que deseen sin discriminación. Sus derechos, oportunidades y acceso a la sociedad no son diferentes en función de su género. La igualdad de género no significa necesariamente que todos sean tratados exactamente igual. Sus diferentes necesidades y sueños se valoran por igual.

La equidad de género a menudo se discute al mismo tiempo que la igualdad de género por esta razón. Dado que la sociedad ha favorecido a los hombres durante tanto tiempo, los hombres tienen muchas ventajas. La equidad llena los vacíos para que todos los demás puedan «ponerse al día» con los hombres. Aborda la discriminación y los desequilibrios en la sociedad para que la igualdad pueda convertirse en una realidad.

La igualdad de género se logra cuando las mujeres y los hombres disfrutan de los mismos derechos y oportunidades en todos los sectores de la sociedad, incluida la participación económica y la toma de decisiones, y cuando los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de mujeres y hombres se valoran y favorecen por igual.

Normativa sobre igualdad de género en España

En el artículo 14 de la Constitución se recoge el principio de igualdad, prohibiendo cualquier tipo de discriminación por razón de sexo.

También está la Ley 3/2007 para la igualdad efectiva de hombre y mujeres, que añade motivos para poder llegar a la igualdad de género en nuestro país.

A nivel autonómico, las CC.AA. también han aprobado leyes que regulan la igualdad de género.

Diferencia entre igualdad y equidad de género

Uno de los conceptos generales dentro de la igualdad de género es la equidad de género. Aunque puede parecer lo mismo, ambos conceptos son diferentes.

La igualdad de género, la igualdad entre hombres y mujeres no significa que mujeres y hombres tengan que ser iguales, sino que sus derechos, responsabilidades y oportunidades no dependerán de que hayan nacido hombre o mujer.

La equidad de género significa la equidad en el trato de mujeres y hombres, de acuerdo con sus respectivas necesidades. Esto puede incluir un trato igual o un trato diferente pero que se considera equivalente en términos de derechos, beneficios, obligaciones y oportunidades.

Si bien el objetivo de tratar a todos por igual puede parecer noble, el principio de igualdad de trato tiende a ignorar el hecho de que las personas difieren en sus capacidades, intereses, recursos y experiencias.

La igualdad se centra en crear la misma línea de salida para todos. La equidad tiene el objetivo de brindar a todos la gama completa de oportunidades y beneficios: la misma línea de meta.

Igualdad de género significa resultados iguales para mujeres, hombres y personas con diversidad de género. La equidad de género es el proceso para lograr la igualdad de género.

La equidad de género reconoce que las mujeres y las personas con diversidad de género no están en la misma «posición de partida» que los hombres. Esto se debe a desventajas históricas y sociales. Tratar a las mujeres, a las personas con diversidad de género y a los hombres por igual podría no ser justo. De hecho, puede crear más desventajas. A menudo se necesitan medidas de equidad de género para nivelar el campo de juego.

La igualdad entre hombres y mujeres en distintos ámbitos

Aunque todavía existen desigualdades, la UE ha logrado avances significativos en la igualdad de género durante las últimas décadas. Este es el resultado de:

  • legislación sobre igualdad de trato
  • transversalización de género, integración de la perspectiva de género en todas las demás políticas
  • medidas específicas para el adelanto de la mujer.

Las tendencias alentadoras son el mayor número de mujeres en el mercado laboral y su progreso en la obtención de una mejor educación y formación.

Sin embargo, persisten las brechas de género y en el mercado laboral las mujeres siguen estando sobrerrepresentadas en los sectores peor remunerados y subrepresentadas en los puestos de toma de decisiones.

Veamos cómo se encuentra el tema de la igualdad de género en distintos ámbitos.

Laboral

En 1957, el Tratado de Roma ya contemplaba el principio de igualdad de remuneración entre trabajadores y trabajadoras por el mismo trabajo y, por tanto, prohibía la discriminación salarial por motivos de género. Y en marzo de 2020 escuchamos al presidente de la Comisión Europea decir que “la igualdad de género es un principio fundamental de la Unión Europea, pero aún no es una realidad”. Hay múltiples factores detrás de la desigualdad de género que siguen existiendo en la actualidad. No basta con adoptar medidas en entornos empresariales, tienen que extenderse a otras áreas clave como la educación y los contextos culturales y sociales.

Aunque la inclusión de la mujer en el mercado laboral en España recibe una puntuación razonablemente buena, existe una diferencia notable en la segregación laboral y la calidad del trabajo que se traduce en desigualdad salarial. Este hecho parece ser una consecuencia de la brecha existente en educación y formación, donde se encuentra una alta segregación en las materias estudiadas por mujeres. Los datos también evidencian que las mujeres tienen una mayor inversión en la vida familiar.

Los datos nos dicen que se ha avanzado en los últimos años, pero este avance no es suficiente en ningún caso.

Social

Tomar conciencia y transformar la posición de desigualdad que las mujeres han vivenciado a lo largo de la historia tanto en las esferas política, social, económica y cultural es lo que se puede comprender por equidad de género. Pero, no sólo basta con preocuparse de ello, sino que se debe adquirir un compromiso vivencial en la toma de conciencia de cuáles son los intereses ético-políticos que debiesen estar como mínimos básicos, en donde los principios y valores estén al servicio de las personas y no al revés.

Esto se puede lograr promoviendo la igualdad de trato en todo el ámbito social; realizando acciones positivas tanto para hombres como para mujeres, que posibiliten corregir las desigualdades. Y, para ello, es necesario integrar la perspectiva de género que viabiliza la integración de la igualdad en las estructuras, organizaciones, políticas y acciones. Sólo así habrá una mayor realización de la vida de la mujer a través del fortalecimiento en la participación de la toma de decisiones en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Económico

Existe un consenso cada vez mayor sobre la ampliación de la percepción de la igualdad de género de un objetivo puramente social a uno más amplio que incluye aspectos económicos. En consecuencia, el debate sobre los beneficios de la igualdad de género se ha ampliado e incorporado las posibles implicaciones económicas.

Se comienza a ver la igualdad de género como una inversión, un factor productivo que puede aprovecharse para explotar todo el potencial productivo de la fuerza laboral, una condición previa para el desarrollo demográfico sostenible y un aumento en las contribuciones netas a sistemas fiscales, proporcionando así ganancias financieras a los estados.

Para ello, son necesarias las siguientes mejoras:

  • más mujeres que se gradúan con títulos en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas;
  • más mujeres participando activamente en el mercado laboral; y
  • reducción de las brechas salariales de género.

Un tema común en las tres áreas de mejora es el cambio hacia una distribución más equitativa del trabajo de cuidados no remunerado.

Político

Incluso en sociedades democráticas en las que la igualdad de género es un mandato legal, la discriminación de género ocurre en la política, tanto en lo que respecta a las presunciones sobre lealtades políticas que caen en líneas de género, como a la representación de género dispar dentro de las democracias representativas. Históricamente, esto era aún más cierto cuando las mujeres no eran consideradas ciudadanas de pleno derecho ni podían votar.

La participación igualitaria y el liderazgo de las mujeres en la vida política y pública son esenciales para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Sin embargo, los datos muestran que las mujeres están subrepresentadas en todos los niveles de adopción de decisiones en todo el mundo y que el logro de la paridad de género en la vida política está muy lejos.

¿Por qué es tan importante la igualdad de género?

Lograr la igualdad de género tendrá un impacto positivo significativo en el mundo. Estos son solo algunos de los beneficios:

  • Mejor negocio: Los estudios muestran que la diversidad de género mejora la innovación y la productividad de una organización. Cuando las mujeres reciben la misma educación (y como resultado, las mismas oportunidades laborales) en comparación con los hombres, las empresas a las que se unen prosperan.
  • Mejor economía: Cuando las mujeres pueden participar en la economía de la misma manera que los hombres, la economía funciona mejor. Cerrar la brecha salarial de género juega un papel importante en esto. Los estudios muestran que si los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) igualaran a Suecia en sus tasas de empleo femenino, el PIB aumentaría en $ 6 billones.
  • Pobreza reducida: Las niñas y las mujeres constituyen las poblaciones más pobres del mundo. Debido a que no reciben la misma educación, oportunidades laborales e ingresos, los ciclos de pobreza se repiten. Al brindar a las mujeres las mismas oportunidades que a los hombres, sacaría a familias enteras de la pobreza y reduciría la tasa de pobreza mundial.
  • Mejor salud: Debido a barreras como los ingresos y la falta de educación, el acceso a una buena atención médica suele ser un desafío para las mujeres. Incluso sin esos obstáculos, a menudo no se toma en serio a las mujeres. Si la igualdad de género se hiciera realidad en la atención médica, las mujeres recibirían una mejor atención, lo que conduciría a mejoras en la salud general de la sociedad. Los estudios también muestran que la igualdad de género tiene un vínculo con la mejora de la salud de los niños. Las mujeres con la misma educación e ingresos pueden cuidar mejor a sus hijos.

¿Cómo avanzar hacia la igualdad de género?

El mundo está muy lejos de lograr la igualdad de género. ¿Qué debe suceder para que se convierta en realidad? Hay tres acciones esenciales:

  • Conciencia: El primer paso hacia cualquier progreso es la conciencia. Si una sociedad no puede reconocer la desigualdad de género, los cambios serán casi imposibles. Para que la igualdad de género sea una realidad, las personas deben conocer la situación actual y los beneficios del cambio.
  • Educación: Muchos creen que el obstáculo más importante para la igualdad de género es el acceso desigual a la educación. Sin la misma educación que los niños, las niñas están limitadas en sus ingresos y perspectivas laborales. Esto tiene un efecto dominó en todas las áreas de sus vidas. Para abordar la desigualdad de género desde el principio, la educación de niñas y mujeres debe ser una prioridad absoluta.
  • Apoyo legislativo: Existen muchas leyes y sistemas que alimentan la desigualdad de género. Para romper esos sistemas, es necesario derogar las leyes que discriminan y establecer nuevas leyes. Estas leyes responsabilizan a las organizaciones e instituciones. Todos los gobiernos, legisladores y activistas participan en este proceso.

Igualdad de género y desarrollo sostenible

Para que los caminos sean verdaderamente sostenibles y promuevan la igualdad de género y los derechos y las capacidades de las mujeres y las niñas, aquellas cuyas vidas y bienestar están en juego deben participar en liderar el camino.

Se necesitan políticas, inversiones e iniciativas de desarrollo sostenible que reconozcan el conocimiento, la capacidad de acción y la toma de decisiones de las mujeres como fundamentales.

Uno de los principales Objetivos de Desarrollo Sostenible, recogidos en la Agenda 2030 de Naciones Unidas, aboga por “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”.

Según datos de Naciones Unidas, el 19 % de las mujeres de entre 15 y 49 años aseguran haber sufrido violencia física o sexual -o ambas- por parte de su pareja a lo largo del año anterior a ser encuestadas. Pero no se trata únicamente de una cuestión de integridad física, sino que en aspectos como el laboral la mujer también sigue sin disfrutar de las mismas condiciones que el hombre, y por término medio gana en todo el mundo un 24 % menos en el mercado de trabajo.

Los responsables de lograr el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible deben tener en cuenta lo siguiente:

  • Si no se toman medidas determinantes pasarán 68 años en lograr la igualdad salarial en todo el mundo.
  • La tasa global de empleabilidad de los hombres es del 94 % y del 63 % en las mujeres.
  • Las mujeres representan el 23,7% en los parlamentos
  • Las mujeres dedican 2,6 veces más tiempo que los hombres a actividades no remuneradas como el trabajo doméstico o el cuidado de terceras personas.
  • En todo el mundo, sólo el 13% del terreno agrícola está en manos de las mujeres.

Algunos datos sobre las diferencias entre hombres y mujeres en el mundo

Estos son algunos datos sobre las diferencias existentes entre hombres y mujeres en el mundo:

  • De los 1.300 millones de personas que viven en la pobreza extrema en todo el mundo, más de dos tercios son mujeres y niñas.
  • El 60% de las personas que padecen hambre crónica en el mundo son mujeres y niñas.
  • Dos tercios de todos los niños a los que se niega la escuela son niñas, y el 75% de los 876 millones de adultos analfabetos del mundo son mujeres
  • Las mujeres ocupan solo el 21 por ciento de los escaños parlamentarios del mundo, y solo el 8 por ciento de los ministros del gabinete del mundo son mujeres.
  • Solo 46 países han cumplido el objetivo de la ONU de un 30% de mujeres en la toma de decisiones.
  • Es probable que una de cada tres mujeres en todo el mundo sea víctima de violencia de género a lo largo de su vida.
  • La violencia de género es una de las principales causas de lesiones y muerte de mujeres en todo el mundo, y causa más muertes y discapacidades entre las mujeres de 15 a 44 años que el cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico y la guerra.
  • Como resultado de la violencia y la negligencia, hoy en día hay 50 millones menos de mujeres en el sur de Asia de lo que debería haber.
  • Cada año adicional que una niña pasa en la escuela podría reducir la mortalidad infantil en un diez por ciento.
  • Casi 300.000 mujeres murieron en 2013 por causas relacionadas con el embarazo y el parto. La mayoría de estas muertes se pueden prevenir. De estas muertes, el 99 por ciento se produce en países en desarrollo. En algunas partes de África, las tasas de mortalidad materna son de 1 de cada 16.
  • El 20 por ciento de las mujeres en Nueva Zelanda serán abusadas físicamente por un compañero masculino y una de cada cinco mujeres será víctima de violación o intento de violación en su vida.
  • En Samoa, el 46 por ciento de las mujeres han sido abusadas por su pareja.
  • En Fiji, el 41 por ciento de las mujeres que experimentaron violencia informaron haber sido golpeadas durante el embarazo.

Proyectos para fomentar la igualdad de género alrededor del planeta

Aquí tienes algunos ejemplos de proyectos para fomentar la igualdad de género en el mundo.

  • Proyecto Vayati: es una iniciativa que apoya a las personas transgénero a encontrar trabajo en el sector formal. Es un esfuerzo de inclusión e igualdad dirigido a una comunidad que históricamente ha sido marginada por su identidad de género y excluida de la fuerza laboral convencional y del trabajo informal, muchas veces en la mendicidad, el trabajo sexual y otras situaciones de alto riesgo.
  • ZISO: Ziso es una firma de arquitectura con sede en Tel Aviv, Israel, que diseña espacios teniendo en cuenta la sostenibilidad, la sociología urbana y la igualdad. Se centran en proyectos que se centran en los derechos de las mujeres, como escuelas para niñas y centros de apoyo, y también tienen entre sus creencias fundamentales que los espacios públicos y comunitarios deben tener los derechos y la seguridad de las mujeres como parte intrínseca de los diseños.
  • Proyecto RRING: Responsible Research and Innovation Networking Globally (RRING) es una red global que trabaja en investigación e innovación responsable en investigación que está alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Reconocen que la igualdad de género es una parte clave para tener éxito en la consecución de los ODS. Este proyecto tiene como objetivo promover la Investigación e Innovación Responsables, el aprendizaje mutuo y la colaboración.
  • RAFFA: es una organización sin fines de lucro dirigida por mujeres. Están dedicados a promover la diversidad y cultivar el liderazgo para lograr la igualdad en las áreas tribales de Pakistán. La organización también es una defensora abierta que habla en las redes sociales sobre la violencia contra las mujeres, la educación de las niñas y otros temas.
  • Fundación Global Girl Power: Esta organización proporciona recursos, educación, capacitación y apoya proyectos filantrópicos en todo el mundo para apoyar y empoderar a las niñas y mujeres jóvenes. Entre los objetivos de Global Girl Power se encuentran oponerse a las violaciones de los derechos de las mujeres, proporcionar a las mujeres de las zonas rurales los medios para tener ingresos sostenibles y colaborar con otras organizaciones que trabajan en estos temas.

Agenda 2030: Objetivo 5

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tienen como objetivo aprovechar estos logros para garantizar que se ponga fin a la discriminación contra las mujeres y las niñas en todo el mundo. Todavía existen grandes desigualdades en el acceso al empleo remunerado en algunas regiones y brechas significativas entre hombres y mujeres en el mercado laboral. La violencia y la explotación sexuales, la división desigual del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, y la discriminación en la toma de decisiones públicas, siguen siendo enormes barreras.

Garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y otorgar a las mujeres los mismos derechos a los recursos económicos, como la tierra y la propiedad, son objetivos vitales para lograr este objetivo. Ahora hay más mujeres en cargos públicos que nunca, pero alentar a más mujeres líderes en todas las regiones ayudará a fortalecer las políticas y la legislación para una mayor igualdad de género.

La igualdad de género es el objetivo 5 de los 17 Objetivos Globales que conforman la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Un enfoque integrado es crucial para el progreso en los múltiples objetivos.

Las metas del objetivo 5 son:

  • Acabar con todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y niñas en todo el mundo.
  • Suprimir todo tipo de violencia contra las mujeres y niñas en los ámbitos público y privado, incluida la trata y la explotación sexual y de otro tipo.
  • Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.
  • Valorar y reconocer el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado a través de la prestación de servicios públicos, las políticas de protección social y la promoción de la responsabilidad compartida dentro del hogar y la familia.
  • Asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo en todos los niveles de toma de decisiones en la vida política, económica y pública.
  • Garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva.
  • Efectuar reformas para proporcionar a las mujeres los mismos derechos a los recursos económicos, así como el acceso a la propiedad y el control de la tierra y otras formas de propiedad, servicios financieros, herencias y recursos naturales.
  • Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de la mujer.
  • Aplicar políticas acertadas y legislación aplicable para la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas en todos los niveles.

Uno de los aspectos que ayudará en el cumplimiento de este objetivo de igualdad de género es la elaboración de planes de igualdad en las empresas, exigido en España a partir de 2020.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.