Muchos nos hemos preguntado qué ocurre con todos nuestros datos una vez que por desgracia hemos fallecido. ¿Qué pasa con la información en las redes sociales de familiares y personas fallecidas? ¿Se eliminan? ¿Quién puede acceder a ellos y eliminarlos? En este artículo te hablamos sobre el tratamiento de datos de personas fallecidas

Regulación del tratamiento de datos de personas fallecidas

La protección de las personas físicas en relación con el tratamiento de datos personales es un derecho fundamental protegido por el artículo 18.4 de la Constitución española.

Este derecho asegura a la persona el control sobre sus datos personales, y sobre su uso y destino. Con el fin de evitar el tráfico ilícito de los mismos o lesivo para la dignidad y los derechos de los afectados. De esta forma, el derecho a la protección de datos se configura como una facultad del ciudadano para oponerse a que determinados datos personales sean usados para fines distintos a aquél que justificó su obtención.

Sobre estas bases se adopta la LOPDGDD que adapta la legislación europea a nuestro ordenamiento jurídico. Y, dentro de esta nueva regulación, se incluye la modificación respecto a los datos de personas fallecidas en el art. 3 de la nueva ley.

Por tanto, a la pregunta, ¿es aplicable la Ley Orgánica 3/2018 a los tratamiento de datos de personas fallecidas? La respuestas es sí. Pero concretemos un poco más qué dice la normativa.

¿Quién puede acceder a los datos de los fallecidos?

La LOPDGDD indica que:

Los herederos, siempre que acrediten adecuadamente su condición, pueden dirigirse al responsable del tratamiento para solicitar el acceso, rectificación o supresión de los datos personales del fallecido.

Así, tras excluir del ámbito de aplicación de la ley su tratamiento, se permite que los herederos puedan solicitar el acceso a los datos de personas fallecidas, así como su rectificación o supresión, en su caso con sujeción a las instrucciones del fallecido, que por lo demás se podrán incorporar a un registro.

Es decir, con esta ley, el Gobierno extiende la protección de datos a las personas fallecidas, eso sí, siempre que sus herederos acrediten su condición como tales y que el titular de los derechos no haya dejado constancia de lo contrario en vida.

Testamento digital

En los años de vida en Internet hemos ido acumulando información y dejando huellas digitales, abierto cuentas, creando archivos de vídeo o de texto, escrito blogs…

Muchos gabinetes jurídicos advierten que en Internet hay propiedades intelectuales de gran valor en riesgo de desaparecer para siempre cuando sus creadores mueran, si nadie ejerce sus derechos digitales.

Lo ideal es tener una lista con las claves de la actividad ‘online’ (el correo electrónico, las cuentas bancarias o las redes sociales) para que la familia pueda gestionarlo todo de una vez, y ahorrar tiempo y dinero

Hay que elegir a la persona adecuada para legarle los datos: procura que tenga un mínimo interés por la tecnología y se tome en serio tus pertenencias digitales, ya que en sus manos dejas tu reputación digital.

Derecho al olvido

La protección de datos de fallecidos también tiene en cuenta el derecho al olvido. Este derecho se entiende como la facultad de los individuos para solicitar la eliminación de aquellos datos personales que ya no sean necesarios para la finalidad para la que fueron recabados.

La LOPDGDD no hace referencia concreta al derecho al olvido de las personas fallecidas. Sin embargo, de esta normativa se sobreentiende que se trata de la misma manera que el testamento digital, pues forma parte del mismo.

Por tanto, la normativa que rige el derecho al olvido es la misma que el testamento digital, es decir:

  • Los herederos o personas vinculadas por razones familiares al fallecido puede solicitar a los responsables o encargados del tratamiento de acceso a los datos de la persona fallecida y, en su caso, su rectificación o supresión.
  • También tienen derecho a la rectificación o supresión de los datos del fallecido aquellas instituciones que el finado hubiese designado para ello.
  • En el caso de los datos de menores fallecidos, el ejercicio de estos derechos también podrá realizarse por parte de sus representantes legales o, en ausencia de estos, por el Ministerio Fiscal, que podrá actuar de oficio o a instancia de alguna persona física interesada.
  • En el caso de los datos de personas fallecidas con discapacidad, además de los anteriores, también podrán ejercer el derecho al olvido aquellos que hayan sido designado para prestar servicios de apoyo, siempre y cuando estas incluyeran la potestad a ejercer este derecho.

¿Quién puede ejercer los derechos en nombre del fallecido?

La nueva LOPD indica que los herederos, siempre que acrediten adecuadamente su condición, pueden dirigirse al responsable del tratamiento para solicitar:

  • acceso,
  • rectificación o
  • supresión de los datos personales del fallecido.

También se posibilita el ejercicio de estos derechos al albacea testamentario o a la persona o institución a la que el fallecido hubiera concedido expresamente esta facultad. Los requisitos y condiciones para la validez de este mandato se establecerán por real decreto.

En caso de que el fallecido sea un menor o incapaz sujeto a medidas de apoyo, los derechos de acceso, rectificación o supresión pueden ejercerse también por el Ministerio Fiscal.

¿Cómo saber si una persona ha fallecido?

Existen diversa fuentes para buscar personas fallecidas por nombres y apellidos en España. Otra cosa es que luego se pueda realizar un tratamiento de datos de los fallecidos. Este derecho se limita con carácter general a herederos o familiares directos, salvo que el fallecido haya dispuesto lo contrario

índice Nacional de Defunciones

El índice Nacional de Defunciones es la principal base de datos de personas fallecidas en España. Toda persona fallecida es registrada en el registro de defunciones, y también se incluye en el Registro Civil de su población, con el consiguiente certificado de defunción.

El principal problema para identificar personas fallecidas, sobre todo si no eres un familiar muy cercano, es que debes conocer todos los datos personales del finado, su nombre, apellidos y ciudad. Aparte, este trámite burocrático se debe hacer de forma presencial ya que no se permite su gestión por vía online. Esto complica un poco las cosas, sobre todo si vives lejos del lugar de residencia del fallecido.

Fallecimiento y redes sociales

Otra de las cuestiones relevantes es qué ocurre con los perfiles y los datos personales de las personas fallecidas en las redes sociales.

Facebook

En el caso de esta gran plataforma social, se permite establecer un contacto de legado, el cual será la persona elegida por el propio usuario para administrar su cuenta en el caso de que se produzca el fallecimiento de su titular.

La cuenta pasará a ser conmemorativa y «el contacto de legado» podrá elegir entre las siguientes opciones:

  • Establecer una publicación para el perfil, como por ejemplo, compartir un último mensaje en nombre del usuario o facilitar información acerca del funeral.
  • Contestar a «peticiones de amistad».
  • Sustituir y actualizar la foto de perfil y de portada.

El «contacto de legado» puede descargar también, una copia de todas las cosas compartidas por el usuario. Así mismo, Facebook específica aquello que el contacto de legado puede y no puede hacer

  • No puede entrar en la cuenta antes de que se produzca el fallecimiento.
  • Borrar o modificar publicaciones o cosas compartidas por el usuario en su biografía.
  • Borrar personas del listado de amigos.

Para preservar el derecho al olvido de los usuarios, también permite que el usuario indique para el caso de su fallecimiento si prefiere que su cuenta pase a ser conmemorativa o se elimine de manera permanente.

Twitter

En esta red social, para la eliminación de una cuenta de una persona fallecida, se exige que se pongan en contacto con la misma, una persona autorizada o un familiar cercano a la persona fallecida.

El procedimiento a seguir sería enviar un correo electrónico con ciertos datos, como el certificado de defunción para evitar denuncias falsas o no autorizas.

También se permite que los familiares más cercanos puedan solicitar el borrado de contenidos como imágenes o vídeos donde el usuario fallecido aparezca.

Si bien, el borrado de este contenido solamente se llevaría a cabo en el caso de que no fuera de interés para el resto de usuarios. Como ejemplo de contenido de interés, sería que el usuario apareciese en una noticia, en este caso, Twitter no procedería a su eliminación.

Google

La compañía ha puesto en marcha ‘Google’s Inactive Account Manager’, o lo que es lo mismo, el Administrador de Cuentas Inactivas. Un sistema que permitirá a los usuarios gestionar sus cuentas inactivas (Gmail, Google+, Google Drive, etc) desde el otro lado o que sus familiares la eliminen definitivamente, sin alejarse de la legalidad.

Instagram

El comportamiento es prácticamente idéntico al de Facebook. Permite que tras la solicitud en la que aportemos la documentación requerida podamos convertir la cuenta de Instagram del usuario en una página conmemorativa sin que haya luego posibilidad de editarla. O bien la borremos.

Microsoft

Cuando una persona fallece, Microsoft permite a los familiares más cercanos la liberación de casi todos los contenidos de la persona como correos electrónicos, archivos, listas de contactos, tras un proceso de autenticación.

Sin embargo esto no permite el acceso directo al email. Para tener acceso completo a la cuenta de la persona fallecida, o en caso de solicitar la eliminación, se debe contactar con la compañía y enviar la mayor cantidad de documentos legales sobre la persona que perdió la vida y su relación con el solicitante.

Excepciones

Como excepción, los herederos no podrán ejercer el derecho de acceso, rectificación o supresión cuando el fallecido lo hubiera prohibido expresamente o así se indique en una ley.

Preguntas frecuentes

¿Puede un Testamento Digital sustituir un Testamento Notarial?

Según la legislación vigente, un testamento digital no puede reemplazar un testamento notarial. No sería válido ante un juez si antes no se ha procedido a la firma notarial con el documento específico que le proporcionamos para ello.

Si bien, la voluntad del usuario relativa a su presencia on-line y demás contenidos objeto de este servicio recogido en el Testamento Digital, es plenamente válida y eficaz aún cuando en el Testamento Notarial no se recoja ninguna voluntad del testador relativa al ámbito del Testamento Digital.

¿Es seguro y válido un Testamento Digital?

. Es una forma rápida y sencilla de otorgar un Testamento, estando asesorado en todo momento. Debe descargar su ‘Documento de Testamento Notarial’ en su cuenta para incluir sus voluntades digitales junto a las analógicas y proceder a la firma ante Notario.

¿Qué ocurre con las criptomonedas y los bancos digitales?

En el caso de la posesión de criptomonedas por parte de un fallecido, si muere sin pasar la clave privada, sus herederos nunca obtendrán acceso a las mismas.

Las carteras de bitcoins no son cuentas bancarias, y el problema es que una de las ventajas que puede proporcionar esta criptomoneda es el anonimato sobre el propietario de esas carteras.

Para evitarlo, el propietario simplemente tiene que asegurarse de que alguien obtenga una copia de la clave privada:

  • anotándola en su testamento digital,
  • guardándola en una unidad de memoria flash o
  • confiando un servicio comercial que las administre.

Espero haberte aclarado tus dudas sobre el testamento digital y el tratamiento de datos de personas fallecidas.

Pero, si te surge cualquier duda estaré encantada de ayudarte.

¿Necesitas cumplir la LOPD?

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.