Hace unos días el Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que considera legal la cesión de la imagen de un empleado de una empresa de telemárketing. Esa imagen se utilizaba para realizar las actividades de videollamadas en servicios de márketing telefónico.

El Tribunal considera que el trabajador ha dado su consentimiento para el uso de su imagen al firmar el contrato de trabajo y ha fallado a favor de la empresa.

Cesión de imágenes de trabajadores

El sindicato CGT había interpuesto una denuncia considerando ilegal la cláusula donde se establecía que el trabajador debía ceder su imagen para su uso en márketing. La Audiencia Nacional consideró nula esa cláusula entendiendo que infringía el derecho del trabajador a la propia imagen. Considera que es necesario un consentimiento específico si el empleado va a realizar funciones de videollamadas, adaptándolo al caso concreto. Pero no admite el uso de cláusulas genéricas.

La cláusula objeto de la denuncia que la empresa incluía en el contrato que sus empleados firmaban al comenzar la relación laboral indicaba que, de acuerdo a la ley de Protección de datos, el trabajador consiente expresamente la cesión de su imagen captada a través de cámara web u otro sistema, para utilizarla en el desarrollo de una función propia del telemárketing y poder cumplir el contrato suscrito con la empresa.

El Tribunal Supremo estimó el recurso presentado por la empresa contra esa sentencia de la Audiencia Nacional y ahora le ha dado la razón. Indica que esa cláusula no es abusiva ni puede considerarse nula puesto que el trabajador ha consentido expresamente ese uso de su imagen. El objeto del contrato es la realización de videollamadas como actividad propia del telemárketing y, por tanto, la cesión de su imagen para esta actividad, es legal.

Según la normativa de Protección de datos, la sentencia considera que esa cláusula es informativa y pretende obtener el consentimiento del trabajador que no es necesario en ese caso.

En el caso de que se ceda la imagen u otros datos personales por los trabajadores para cumplir el objeto de un contrato laboral no es necesario el consentimiento de estos.

Derecho a la propia imagen

El derecho a la propia imagen es considerado un derecho fundamental en nuestro ordenamiento jurídico. Se encuentra regulado en la Constitución y en la Ley Orgánica 1/1982 sobre Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen.

Y el titular de ese derecho tiene la opción de cederlo a un tercero.

Lo normal es la cesión de esos derechos de imagen en el sector publicitario, donde las empresas usan las imágenes de famosos para conseguir más ventas.

En caso de que la imagen de una persona se use sin su consentimiento se considera una intromisión ilegítima. Por eso la persona debe autorizar ese uso a cambio de una retribución económica o de manera gratuita.

Al solicitar ese consentimiento debemos informar claramente al titular sobre:

  • Finalidad de esa cesión
  • Tiempo durante el que se cederá la imagen
  • Retribución efectuada por la misma

Todo eso debe quedar especificado en un contrato que se celebrará por escrito entre la empresa o persona que va a usar la imagen y el titular de la misma.

 

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.