En los últimos años ha crecido de manera considerable la presencia de televisores inteligentes, tanto en los hogares como en los entornos empresariales.

Los expertos en ciberseguridad consideran que el incremento de las funciones de estos dispositivos supone que cada vez tengan acceso a un mayor número de datos sensibles. Y estos televisores inteligentes han pasado a ser el objetivo de los ciberdelincuentes por la cantidad de datos almacenados en ellos.

Por eso aquí vamos a explicar los principales riesgos que conlleva el uso de las Smart TV.

Principales ciberamenazas de las Smart TV

Dentro de las amenazas para nuestra información personal por el uso de estos dispositivos inteligentes están:

1. Dispositivos desprotegidos

Existe una falta de protección de las televisiones inteligentes. Al ser un dispositivo conectado a Internet y que almacena datos, se convierte en objetivo para cibercriminales que pretenden robar esos datos personales almacenados. Por una falta de precaución no se tiene en cuenta esa necesidad de proteger dichos dispositivos y no se incluyen herramientas de seguridad para evitar ataques informáticos en las Smart TV.

Además se producen vulnerabilidades en estos dispositivos al no actualizarse las aplicaciones instaladas ni el software. Esto les convierte en un objetivo fácil para los hackers.

2. Acceso al resto de la red

Existen una gran cantidad de dispositivos conectados a Internet, dentro de los cuales se encuentran también las televisiones. Al no existir una protección adecuada, a través de las Smart TV los usuarios pueden acceder a la red a la que se encuentran conectadas. De esa forma, los ciberdelincuentes pueden aprovechar ese acceso para comprometer la seguridad de otros dispositivos conectados también a esa red, como teléfonos móviles, ordenadores, etc.

3. Robo de datos

La mayoría de los usuarios de Smart TV usan aplicaciones de reproducción de música o de vídeo en streaming. Para poder utilizar estos servicios deben introducir sus credenciales, lo cual, debido al mínimo nivel de protección existente en estos dispositivos, supone un riesgo para esos usuarios. Y el riesgo es mayor si esos datos de usuario y contraseña son los mismos que se utilizan para acceder a otros servicios como el correo electrónico, por ejemplo.

Por eso es muy importante que tengamos distintas contraseñas de acceso a diferentes servicios y aplicaciones.

4. Elementos de espionaje

Las Smart TV, debido a las funciones que ofrecen y a la conectividad, pueden utilizarse para coger datos sensibles de los elementos disponibles, como cámaras incorporadas o micrófonos. A través de estos elementos que en apariencia son inofensivos es posible que se produzcan injerencias en nuestro ámbito profesional o privado.

5. Minado de criptomonedas

Aunque se trata de un riesgos poco frecuente, el hecho de que los televisores inteligentes incluyan procesadores cada vez más potentes hace que los hackers lo utilicen para instalar malware de minado de criptomonedas sin que los usuarios se den cuenta de ello. En el mes de junio en España este ha sido el malware más buscado.

Las Smart TV están siendo cada vez más atacadas por los ciberdelincuentes y no tenemos en cuenta los importantes riesgos de seguridad que están asociados a esos dispositivos, al igual que ocurre con los smartphones. Casi no existen medidas de ciberseguridad aplicadas a estos dispositivos.

En la sociedad actual estamos rodeados de dispositivos conectados a Internet que acceden a nuestros datos personales por lo que debemos tener presente la necesidad de aplicar medidas de ciberseguridad para asegurar que nuestra información personal esté a salvo de los ciberdelincuentes.

 

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.