El potencial de la Inteligencia artificial para las redes inalámbricas es muy importante, tanto para aquellas personas encargadas de protegerlas como para los que pretenden agredirlas.

Esta es una tecnología que se encuentra en constante evolución por lo que es importante conocer qué efectos tendrá tanto en las redes inalámbricas como en el ámbito de la ciberseguridad en este 2019 y en el futuro.

Podemos definir la Inteligencia artificial como un conjunto de software y sistemas informáticos para crear procesos que normalmente exigen inteligencia humana. Con la Inteligencia artificial se imitan comportamientos humanos y para ello se utiliza una inteligencia predictiva basada en el movimiento, la visión o la audición.

Pero es posible que esta tecnología en algún momento supere las capacidades humanas, lo que la haría extremadamente útil y peligrosa.

Cibercrimen y guerra contra la Inteligencia artificial

La Inteligencia artificial no se escapará del ataque de los ciberdelincuentes que siempre intentan atacar las últimas tecnologías.

Esta ciberdelincuencia se hará más grave en 2019 ya que los atacantes se organizarán mejor y serán más sofisticados. Ahora mismo es un gran negocio con complejos modelos operativos, ya no es cosa de hackers solitarios.

El cibercrimen organizado es tan amplio actualmente que los ciberatacantes no tienen por qué ser expertos informáticos. A través de la Inteligencia artificial pueden usar herramientas automatizadas muy específicas que pueden aprender a utilizarse a medida que avanzan. Esto hace que se aumente su capacidad dañina como la existencia de temporizadores de reposo que permiten abrir un archivo minutos o días después de haberse considerado como seguro.

Las pymes son las más vulnerables ya que sus recursos de seguridad son menores. Pero nadie está a salvo debido a la multiplicación de los cripto virus que se activan por Inteligencia artificial y otro tipo de malware de extremada precisión.

El espionaje político e industrial es lo que ocasiona la guerra contra la Inteligencia artificial y las consecuencias para las empresas son sustanciales. Esto hace que en 2019 muchas empresas incrementen sus inversiones en ciberseguridad para combatirlo.

Debemos ser conscientes de que muchas de las medidas de seguridad tradicionales ya no son suficientes. El funcionamiento de la Inteligencia artificial es como el de un cerebro humano: se desarrolla, aprende y crece. Ningún antivirus o firewall puede competir contra eso por lo que es necesario ir un paso más allá.

Protección Avanzada contra amenazas

La Protección Avanzada contra Amenazas o Advanced Threat Protection (ATP) ofrece una mayor seguridad frente a amenazas basadas en Inteligencia artificial. Por eso es previsible que su uso aumente considerablemente en 2019.

Con ella se ofrece una protección en tiempo real ya que se monitoriza la red para localizar y evitar las amenazas antes de que se desplieguen. Esas amenazas pueden filtrarse y extenderse por la red a una velocidad de vértigo por lo que resultan muy difíciles de eliminar. Por eso es fundamental la vigilancia y protección en tiempo real.

La ATP combina el cloud computing con la Inteligencia artificial lo que hace que pueda entender y detectar las amenazas en su etapa de evolución. El rendimiento será más eficaz cuantos más datos se tengan.

Sandboxing

El Sandboxing es una parte de la Protección Avanzada contra amenazas. Permite analizar la actividad del procesador localizando y bloqueando el malware antes de su propagación.

Estos sandboxes usan la Inteligencia artificial para compartir información basada en la nube y en las redes asociadas con la ATP. Esto permite que la inteligencia se comparta rápidamente originando una protección casi inmediata.

Los sandboxes están sustituyendo al firewall que se ha quedado anticuado.

Consecuencias prácticas

Debido al aumento de la Inteligencia artificial y sus aplicaciones, es necesario que las pymes realicen cambios en la nube.

Las empresas deben aplicar los sistemas de Protección avanzada contra amenazas y los sandboxes en la nube ya que los antiguos sistemas de protección se han quedado obsoletos.

Los sistemas basados en Inteligencia artificial pueden analizar los eventos y entradas para detectar y suavizar las amenazas en tiempo real usando un aprendizaje automático.

De momento estas medidas de seguridad no han reemplazado a las anteriores pero es cuestión de tiempo.

Existe una creciente preocupación de las pymes por el aumento de la ciberdelincuencia ya que un ataque informático puede originarles pérdidas económicas, reputacionales o legales tan importantes que les haga cerrar su negocio. Pero con el uso de esta seguridad avanzada desarrollada con Inteligencia artificial y basada en la nube el futuro puede ser mucho más tranquilo para estas empresas.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.