La compañía china Alibaba ha abierto un hotel en el que usa la tecnología para ofrecer a sus clientes experiencias personalizadas.

Ya existen varios hoteles que, a través de la tecnología, ofrecen experiencias personalizadas. Pero el creado por Alibaba usa algoritmos para cubrir todas las necesidades de sus clientes.

El hotel futurista se llama FlyZoo y se encuentra situado en la ciudad china de Hangzhou. Se ofertan experiencias a la medida de cada cliente por poco más de 200 euros la noche.

La privacidad como precio

El precio del hotel no es demasiado elevado. Pero el precio real es otro: la privacidad.

Dentro de las habitaciones de este hotel se recogen todos los datos de los usuarios, sus gustos y hasta su imagen.

El hotel dispone de una app para reservar el tipo de habitación que queramos. Al llegar al hotel escanean nuestro rostro para realizar el chek in.

No existen llaves para acceder a las habitaciones ya que disponen de un sistema de reconocimiento facial. Los ascensores también tienen este sistema que usan para llevar al cliente a la planta donde está la habitación reservada.

Y, una vez en la habitación, cualquier cosa que necesitemos debemos pedírselo al asistente de voz de Alibaba, Ask Genie. Se trata de un robot que nos enviará todo lo solicitado.

En el bar del hotel es un robot el que nos sirve la comida o bebida solicitada a través de la app. El precio de las consumiciones se cargarán en la factura también a través de un reconocimiento facial.

Todo esto nos permite disfrutar de una cómoda y personal experiencia en el hotel. Pero a cambio de nuestra privacidad

Peligros del reconocimiento facial

Cada vez más empresas utilizan este sistema de reconocimiento facial. Sin embargo, puede suponer importantes riesgos para la privacidad y los derechos de los individuos.

Este sistema lleva ya muchos años utilizándose pero actualmente, al combinarlo con la Inteligencia artificial, cambia la forma en que se maneja esa información.

El principal riesgo de esta identificación biométrica se encuentra en la falta de anonimato de las personas, que puede ser utilizado para diversos fines. Desde la identificación de ladrones en centros comerciales hasta atentar contra las libertades fundamentales de un ciudadano.

También existe un problema de seguridad sobre esos datos obtenidos del reconocimiento facial. Cualquier empresa o entidad puede ser hackeada con lo que puede acceder a esos datos biométricos con fines poco éticos.

Un hotel de Alibaba con mucha tecnología y poca privacidad
4.4 (87.27%) 11 voto[s]

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.