La Comisión Europea ha impuesto a Google una nueva multa por importe de casi 1.500 millones de euros. En este caso el motivo es un abuso de posición dominante de la tecnológica en el sector publicitario.

Google restringe el acceso al mercado de publicidad online a terceras webs a través de su plataforma «Adsense for Search».

Bruselas considera que ha infringido las normas comunitarias antimonopolio ya que aplica cláusulas restrictivas en los contratos realizados con páginas web, lo que les impide poner sus propios anuncios.

Tercera sanción para Google

La Comisión Europea ya ha sancionado a Google otras dos veces anteriormente. En 2018 se le sancionó con casi 4.500 millones de euros por imponer restricciones a los fabricantes de tablets o móviles utilizando en sistema Android. Y en 2017 se le multa con casi 2.500 millones de euros por favorecer a su servicio de comparación de precios, «Google Shopping».

Esta última ha sido la más reducida pero, en total, el importe de las multas que se han impuesto a Google asciende a 8.250 millones de euros.

Intermediación de anuncios

Esta última sanción impuesta por Bruselas se debe a un uso indebido e ilegal de su posición dominante en el ámbito de la intermediación de anuncios a través de las búsquedas online. Y ha aplicado a páginas web de terceros condiciones contractuales restrictivas que infringen la normativa europea antimonopolio.

Esta actuación ilegal se mantuvo durante diez años, en los que la tecnológica impedía a otras empresas la competencia. Esto afectó a los consumidores que tuvieron que pagar precios más altos.

Cláusulas de exclusividad

Con esas cláusulas contractuales impuestas por Google prohibía las webs poner anuncios de competidores dentro de sus resultados de búsqueda.

La compañía usaba unas cláusulas llamadas de emplazamiento premium según las cuales se obligaba a esas empresas a reservar para los anuncios de Google los lugares más rentables de sus resultados de búsqueda. De esa forma, otras empresas de la competencia no podían incluir sus anuncios en esos espacios.

Incluso pedía a las páginas web que, antes de realizar cualquier modificación en la manera de mostrar los anuncios, solicitaran la autorización de Google.

Para determinar el importe de esta multa se ha tenido en cuenta la gravedad de la infracción y su duración. Y el importe es del 1,29% de la facturación de Google en 2018.

Respuesta de Google

El gigante tecnológico, después de conocer la sanción, ha indicado que dará mayor visibilidad a sus rivales mediante cambios en los anuncios de búsquedas.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.