En el Arzobispado de Sevilla han dictado una orden por la cual se exige que todas las hermandades y cofradías de la provincia deben nombrar un DPD.

Y tienen un plazo de menos de un mes para designarlo. Deben presentar a la persona que va a ejercer como Delegado de Protección de Datos antes del día 15 de marzo.

¿Quién puede ser DPD?

Respecto a la cuestión de quién ejercerá las funciones de DPD en estas cofradías y hermandades, se considera que la persona que ostente el cargo de Fiscal en la junta de gobierno, o que realice esas funciones con otro nombre será el más adecuado para velar por la protección de los datos personales de los cofrades.

En la propuesta que realicen al Arzobispado sobre la persona elegida deberán especificar los conocimientos y competencias técnicas de dicha persona para poder ejercer su cargo de DPD.

Y, si esa persona designada, no dispone de las competencias necesarias exigidas por la normativa de Protección de Datos, la hermandad deberá contar con el asesoramiento de una empresa especializada en Protección de Datos.

Competencias del DPD

Según establece el RGPD y la nueva LOPDGDD en España, el Decreto aprobado por la Archidiócesis de Sevilla regula las funciones que debe ejercer el DPO.

Éste deberá tener, entre otras, las siguientes competencias:

  • Asesorar e informar al responsable, al encargado y a los empleados que realicen funciones de tratamiento de datos dentro de sus respectivas competencias
  • Supervisar el cumplimiento de la normativa de protección de datos personales aplicable en su respectivo ámbito de competencias, así como de las políticas del responsable o del encargado del tratamiento en materia de protección de datos personales, incluida la determinación de responsabilidades, las correspondientes auditorías y la concienciación y formación del personal con funciones en las operaciones de tratamiento
  • Facilitar el asesoramiento que se le solicite acerca de la evaluación de impacto relativa a la protección de datos y supervisar su aplicación de conformidad con el artículo 35 del decreto general.
  • Cooperar con la autoridad de control a través del delegado de Protección de Datos de la Conferencia Episcopal, que actuará como punto de contacto de la autoridad de control para cuestiones relativas al tratamiento y realizar consultas, en su caso, sobre cualquier otro asunto

Protección de Datos en las cofradías

El tema de la protección de datos ha pasado a ser una obligación para hermandades y cofradías religiosas. Desde la entrada en vigor del RGPD, se han visto obligadas a adaptar sus costumbres.

Los datos tratados por hermandades y cofradías son muy especiales por la información que tienen y que se recopilan normalmente con consentimiento de forma voluntaria.

La particularidad de estas entidades es que la mayoría tienen un gran arraigo cultural, social y familiar. Muchos de los inscritos en ellas lo fueron casi en el momento de su nacimiento por sus padres.

Los datos relativos a convicciones religiosas son considerados como datos sensibles. Y, por tanto, necesitan una especial protección.

Las hermandades y cofradía también deben de instaurar unos fuertes protocolos de seguridad en sus archivos, tanto en los automatizados como en los que no lo sean.

Igualmente, para poder tratar o ceder sus datos, deberán solicitarles a todos sus miembros que le firmen una autorización.

Por ejemplo, para enviarles un boletín, publicar el censo para unas elecciones o publicar una lista de salida en una protestación de fe.

Por tanto, todos los datos utilizados deberán contar con la correspondiente autorización expresa de su titular. Y el documento del consentimiento debe custodiarse correctamente, de manera que quede acreditado que han sido cedidos de manera sincera y con conocimiento del uso.

Este consentimiento también alcanza a la publicación de listas, envíos de emails, correos ordinarios en los que figuran la procedencia de las cartas y demás actividades que se llevan a cabo dentro de las hermandades y que deberán contar con un consentimiento expreso.

Para adaptarse a estos requisitos exigidos por la normativa, algunas hermandades ya no publican el listado en el que aparecían los nombres y apellidos de los hermanos.

Escribe aquí tu comentario

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.