SpamNo se trata de un trabalenguas, sino de un caso real de procedimiento sancionador con multa de 2.000 euros (enlace PDF al final del artículo) de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) a una empresa por vulneración de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI).

El procedimiento se inicia tras denuncia de una asociación de derechos humanos que había recibido una serie de correos electrónicos de carácter comercial no solicitados (spam).

La empresa denunciada alegó que las direcciones de correo electrónico a las que se dirigieron los mensajes comerciales denunciados

se obtuvieron como consecuencia de la relación “business to business” (relación entre empresas) de carácter bidireccional existente entre nuestra entidad y el titular de dichas cuentas de correo profesionales

lo que en su opinión generaba el consentimiento del titular de las mismas para la recepción de comunicaciones comerciales

de igual modo que él remitía a nuestra entidad comunicaciones de idéntica naturaleza

lo cual pudieron demostrar aportando al procedimiento varios correos electrónicos recibidos desde direcciones del denunciante.

Sin embargo, en los Fundamentos de Derecho, la AEPD señala:

Sobre ese particular debe precisarse que el hecho de recibir correos comerciales de terceros no autoriza al destinatario de los mismos a la remisión por su parte de mensajes publicitarios a dichos remitentes mediante la utilización de las cuentas de correo obtenidas a través de la recepción de dichos envíos, ya que el conocimiento de dicha información no habilita su utilización con finalidades publicitarias sin disponer del consentimiento previo y expreso de sus titulares para ello o bien sin que se produzca la excepción recogida en el primer apartado del párrafo segundo del artículo 21.

De conformidad con lo preceptuado en el artículo 21.1 de la LSSI el envío mutuo de correos comerciales únicamente resultaría legítimo cuando dichos mensajes respondieran a una solicitud o autorización previa y expresa de los mismos entre ambas partes o éstas fueran clientes entre sí, ya que en este tipo de envíos comerciales por medios de comunicación electrónica no cabe el consentimiento implícito para recibir tales mensajes.

Es decir, que sin entrar a valorar, puesto que no era la cuestión a tratar en ese procedimiento, si los correos recibidos por la denunciada podrían a su vez ser considerados spam, la AEPD dictamina la falta de consentimiento, y por tanto:

El Director de la AEPD RESUELVE:

PRIMERO: IMPONER a la entidad XXX, S.L., por una infracción del artículo 21.1 de la LSSI, tipificada como leve en el artículo 38.4.d) de la LSSI, una multa de 2.000 € (Dos mil euros), de conformidad con lo establecido en los artículos 39. 1.c) y 40 de la citada LSSI.

 

No respondas con spam a quien te envía spam
Vota este artículo

Comments are closed.