A la hora de comprar una empresa uno de los aspectos que se deberían valorar es su grado de cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), ya que en caso de haber sido denunciada (con anterioridad a la compra o durante el período de prescripción de las vulneraciones LOPD) ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el comprador se verá ante la obligación de abonar la eventual sanción.

En el procedimiento sancionador PS/00166/2007 instruido por la AEPD tras la denuncia de un particular se sanciona a una empresa con 12.000 € por no haber atendido correctamente una petición de cancelación (infracción del artículo 16.4 de la LOPD).

De forma resumida, ésta es la secuencia de los hechos:
  1. la entidad A comete un error al no dar curso a una petición de baja respecto a datos que había cedido a un tercero
  2. se produce un envío publicitario
  3. el afectado denuncia
  4. la AEPD inicia un expediente
  5. la entidad B compra A “con la única finalidad de aprovechar la personalidad jurídica de una sociedad ya constituida”.
  6. la AEPD termina el expediente y la sanción recae en B, entidad que continúa la personalidad jurídica de A.

La AEPD aprecia circunstancias que suponen una disminución cualificada de la culpabilidad, ya que B ha acreditado la adquisición de A conforme a los argumentos esgrimidos, no siendo su actividad coincidente con la de A. Por tanto, procede aplicar el artículo 45.5 de la LOPD y en base a los derechos personales que se han visto afectados, imponer una sanción de 12.000 €.

Antes de comprar una empresa revisa su grado de cumplimento LOPD (puedes solicitarnos una auditoría), no vaya a ser que encuentres herencias podridas.

Sanciones heredadas en LOPD
Vota este artículo