Nos llegan con cierta frecuencia consultas acerca de la posibilidad de denunciar a una empresa ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) por controversias acerca de las cláusulas de un contrato en el que se incluyen datos de carácter personal.

En la mayor parte de los casos se refieren a diferencias en valoraciones de cuantías económicas o de calidades de servicios, no en un uso al margen de la LOPD de sus datos personales, pero el hecho de que el procedimiento ante la AEPD no suponga ningún coste directo ni indirecto para el denunciante hace que en seguida ante cualquier conflicto ya se esté pensando en recurrir a la Agencia.

Sin embargo, tal pretensión es en vano.

La Sentencia de la Audiencia Nacional. Sala de lo Contencioso , de 8 de julio de 2010 establece lo siguiente:

La Agencia Española de Protección de Datos, en virtud de lo preceptuado en el artículo 37.1 de la LOPD está habilitada para exigir la observancia de los requisitos recogidos en nuestra legislación de protección de datos cuando las actuaciones netamente civiles por parte de la operadora conlleve un tratamiento de datos de carácter personal. Pero la Agencia no es el órgano competente para dirimir si la deuda reclamada por la operadora al denunciante era o no correcta, ni si la cuantía era exacta con carácter definitivo con efectos frente a terceros, por ser ésta una cuestión civil.

La Sala comparte el criterio mantenido por la Abogacía del Estado en cuanto a la delimitación de la competencia de la Agencia, y en aquellos supuestos en los que no se discute la existencia de un crédito sino una diferencia en las cuantías reclamadas, no compete a la Agencia resolver sobre la cuantía de la deuda transferida. Ya que en muchos de los supuestos denunciados tal diferencia se deriva de una interpretación del contrato suscrito entre los denunciantes y la recurrente … En su caso, la interpretación de tales cláusulas contractuales corresponde al orden jurisdiccional competente y excede la competencia de la Agencia.

No es labor de la AEPD interpretar cláusulas contractuales
Vota este artículo