El traspaso de los datos de los profesionales adheridos a una asociación profesional a una federación que englobe a las asociaciones del sector es un asunto del que en los últimos tiempos he recibido varias consultas y que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha intentado aclarar en el informe 0266/2010 de su Gabinete Jurídico.

En este informe se trata de responder a la consulta de si resulta conforme a la LOPD, que la entidad consultante, asociación de fotógrafos, comunique los datos de sus asociados a la federación de la que forma parte, pero la respuesta es válida para cualquier otro colectivo de profesionales.

Previamente a la resolución de la cuestión planteada, la AEPD aclara la pertinencia de la aplicación de la LOPD a los ficheros de la consultante, ya que la protección conferida por la Ley no es aplicable a las personas jurídicas, que no gozarán de ninguna de las garantías en ella establecidas. La Agencia se ha pronunciado respecto a la interpretación que debe darse a dicho precepto, señalando que en caso de datos de empresarios individuales la solución no puede ser terminante en uno o en otro sentido, de forma que si la información se refiere a profesionales o a comerciantes individuales, que no tengan organizada su actividad profesional bajo la forma de persona jurídica, habría de tenerse en cuenta lo siguiente:

(…) tanto los profesionales como los comerciantes individuales quedarían bajo el ámbito de aplicación de la Ley Orgánica 15/1999 y, por tanto, amparados por ella cuando los primeros no tuvieran organizada su actividad profesional bajo la forma de empresa, no ostentando, en consecuencia, la condición de comerciante (es el caso de los profesionales liberales cuyas actividades están expresamente excluidas del ámbito de aplicación de la Ley Básica 3/1993 por su artículo 6) y los segundos cuando no fuera posible diferenciar su actividad mercantil de la propia actividad privada. En estos dos casos deberán aplicarse siempre las garantías de la Ley Orgánica 15/1999 dada la naturaleza fundamental del derecho a proteger. Ello exigirá siempre ir analizando caso por caso para hallar en cada supuesto concreto el límite fronterizo donde resulte afectado el derecho fundamental a la protección de datos de los interesados personas físicas, o, por el contrario, aquél no resulte amenazado por incidir tan solo en la esfera de la actividad comercial o empresarial, teniendo en todo caso presente que, en caso de duda, la solución deberá siempre adoptarse a favor de la protección de los derechos individuales.

La aplicación de lo anteriormente señalado a la cuestión planteada en la consulta implica lo siguiente: La comunicación a la Federación de los datos de aquéllos asociados cuyos datos personales se encuentren amparados por la LOPD, constituirá una cesión de datos, definida por el artículo 3 i) de dicha Ley como “Toda revelación de datos realizada a una persona distinta del interesado”.

Tal cesión debe sujetarse al régimen general de comunicación de datos de carácter personal establecido en el artículo 11 de la LOPD, donde se establece que la misma solo puede verificarse para el cumplimiento de fines directamente relacionados con las funciones legitimas del cedente y cesionario y exige para que pueda tener lugar, el previo consentimiento del interesado (artículo 11.1), otorgado con carácter previo a la cesión y suficientemente informado de la finalidad a que se destinarán los datos cuya comunicación se autoriza o el tipo de actividad de aquél a quien se pretenden comunicar (artículo 11.3), y que debe recabar el cedente como responsable del fichero que contiene los datos que se pretenden ceder.

No obstante, el artículo 11.2 prevé una serie de excepciones a la necesidad de consentimiento que, a los efectos que interesan en el presente supuesto, quedan limitadas a la contenida en su apartado c) que prevé la posibilidad de cesión inconsentida “Cuando el tratamiento responda a la libre y legítima aceptación de una relación jurídica cuyo desarrollo, cumplimiento y control implique necesariamente la conexión de dicho tratamiento con ficheros de terceros. En este caso la comunicación sólo será legítima en cuanto se limite a la finalidad que la justifique.”

Por consiguiente, la integración de la Asociación consultante en dicha Federación, aprobada conforme a lo establecido en sus estatutos, implica la aceptación por sus asociados de las condiciones que derivan de la integración de la misma, estableciéndose así una relación jurídica entre la Federación y los afectados por la cesión de datos que requiere el acceso a los datos relativos a su identidad, por lo que dicha cesión de datos vendría amparada en lo previsto en el artículo 11.2.c) de la LOPD.

En todo caso, debe recordarse que el artículo 4.1 de la LOPD al recoger el principio de proporcionalidad en el tratamiento de los datos personales dispone que éstos serán “adecuados, pertinentes y no excesivos”, por lo que la cesión deberá limitarse a los datos relativos a la identificación de los asociados.

Cesión de datos de asociación a federación
Vota este artículo
  1. Las necesidades asociativas en el aspecto jurídico- representativo, por exigencia política, evolucionan y piden a sus colectivos que acrediten mediante actas notariales presentadas por el secretario general, exactamente cuantos y quienes forman el colectivo.
    La propia administración quiere resolver lagunas legales sin pararse a pensar que con sus improvisadas normas hacen incumplir otras de graves repercusiones para las entidades publicas (que importa muy poco, no pagan) y privadas con responsables de ficheros privados, que estos si pagan sanciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *