Límites al análisis de bases de datos

608

En el Informe 0295/2009 del Gabinete Jurídico de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), se dilucidaba cuál sería la situación jurídica de una empresa que accede a la base de datos de otra con la finalidad de analizar la información y asesorar acerca de los perfiles de destinatario de campañas publicitarias. Se trataba de distinguir si se convertía en responsable del fichero o era encargada del tratamiento, según las diferentes opciones que existen en el artículo 46.2 del Reglamento de Medidas de Seguridad:

2. En caso de que una entidad contrate o encomiende a terceros la realización de una determinada campaña publicitaria de sus productos o servicios, encomendándole el tratamiento de determinados datos, se aplicarán las siguientes normas:
a) Cuando los parámetros identificativos de los destinatarios de la campaña sean fijados por la entidad que contrate la campaña, ésta será responsable del tratamiento de los datos.
b) Cuando los parámetros fueran determinados únicamente por la entidad o entidades contratadas, dichas entidades serán las responsable del tratamiento.
c) Cuando en la determinación de los parámetros intervengan ambas entidades, serán ambas responsables del tratamiento.

La tesis final del informe es que la consultante tendría en este caso la condición de encargada del tratamiento de la entidad que contratase sus servicios, pero antes especifica las premisas imprescindibles:

  • En primer lugar, se analizará el supuesto en el que la entidad o “plataforma” subcontratada por la consultante, acceda única y exclusivamente a datos de las empresas que la misma contrate. Es decir, se considerará que dichas “plataformas” en modo alguno tendrán, a los efectos del supuesto analizado, la condición de “listbrokers”, por cuanto su actividad y tratamiento de los datos se relacionará única y exclusivamente, en la prestación de servicios a la que se refiere la consulta, con las bases de datos de clientes de las empresas contratadas.
  • Por este motivo, en segundo término, el tratamiento realizado por la empresa subcontratada no implicará ni el cruce, depuración o “deduplicación” de la información contenida en el fichero de clientes con cualesquiera otras bases de datos, del propio subcontratado ni de terceras empresas respecto de las que la misma pudiera tener la condición de “agente comercial” ni supondrá ningún tipo de enriquecimiento de la base de datos de clientes que haya sido facilitada, limitándose esa actividad a permitir a la consultante la determinación de los perfiles de clientes ya existentes que pudieran resultar potenciales destinatarios de la correspondiente acción comercial.
  • Por último, la actividad de la consultante, conforme indica la consulta no consiste en la realización de una campaña, sino únicamente en informar a la entidad contratada de los criterios relativos a qué perfiles de destinatarios que aquélla considere más adecuados para llevar a cabo con posterioridad una acción comercial.
Límites al análisis de bases de datos
Vota este artículo

Dejar respuesta