Tus contactos del Messenger no te han dado un consentimiento LSSI

599

Ya avisamos hace tiempo que los Los datos de mis fans en Facebook no se pueden utilizar legalmente fuera de la plataforma con fines de marketing, y después que Facebook permite ahora exportar el email de amigos… lo que no quiere decir que lo puedas utillizar. Ahora toca confirmar que las mismas conclusiones se aplican a los contactos de un chat, como puede ser el popular Messenger.

En el Procedimiento Nº PS/00140/2012 instruido por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) encontramos la típica denuncia por la recepción de spam con el agravante de enviar las direcciones de los receptores 17 destinatarios sin ocultar su dirección, provocando que unos conocieran la dirección de los otros. Lo que tiene de especial son las alegaciones del denunciado en el sentido de que la receptora se trataba de un contacto de la aplicación Messenger y el mensaje se enviaba por tanto dentro de una actividad doméstica.

Concretamente, el denunciado alegó:

<<Hace unos meses inauguré un comercio de venta de perfumerías al por menor y para darme a conocer, pensé en enviar un correo electrónico a mi grupo de amigos de Hotmail con la simple intención de darle la noticia a mis amigos de siempre, pero que por desgracia ya no estamos en contando como antes, simplemente para que me visitaran o hablar a otros amigos sobre mi nuevo negocio, nunca utilizarlo como una manera de propaganda masiva y fría y sobre todo, nunca he querido molestar a nadie, de ahí que al final de correo lo firme con mi nombre como siempre que envío correos a mis amigos y solo ha sido enviado a 17 amigos.

Pensé que este tipo de correo estaba dentro del ámbito doméstico que suelo utilizar esta cuenta de correo como siempre he hecho, nunca han pasado mis correos de ser de título privado y nunca de manera de venta directa, como puede observar en el, pido que solo se reenvíe a familiares amigos y vecinos, es un negocio de barrio pequeño, no necesito nada más que mis vecinos y amigos me visiten y hablen bien de mi.

Le adjunto una captura de pantalla donde se puede comprobar que hace tiempo mantenía una relación con el denunciante, el cual hace tiempo me facilitó su dirección ya que manteníamos una relación de amistad, pero al enviar el correo no pensé que seguía su dirección por lo que también entró en los correos que yo envié a mis amigos.>>

La AEPD aclara:

En el presente supuesto, ha quedado acreditado que el denunciante recibió en su buzón de correo electrónico una comunicación comercial por medios electrónicos sin autorización expresa y sin que concurriera alguna relación comercial previa de productos similares que pudiera legitimar el envío.

A este respecto señala la denunciada que el destinatario tuvo que aceptar voluntariamente la inscripción en su lista de contactos de la red de mensajería Messenger. Ahora bien, tal circunstancia no puede equipararse al consentimiento expreso que exige la LSSI para la recepción de comunicaciones comerciales.

Es decir, una cuestión es el uso de la red de mensajería cuya política consta en la webmaster correspondiente y que nada señala respecto del envío de comunicaciones comerciales entre los usuarios, y otra es que de la lista de participantes en dicha aplicación se obtengan direcciones de correo para el envío de publicidad por medios electrónicos, no del webmaster, sino de un negocio de un usuario.

En conclusión, en modo alguno puede entenderse realizado el envío con autorización expresa del destinatario. Asimismo tampoco explica la denunciada la razón por la que no consta en la comunicación electrónica un medio de oposición tal como señala el apartado segundo del citado artículo.

Y por lo tanto:

El Director de la Agencia Española de Protección de Datos RESUELVE:

PRIMERO: IMPONER a la entidad Dª A.A.A., por una infracción del artículo 21.1 de la LSSI, tipificada como leve en el artículo 38.4 d) de la LSSI, una multa de 1.200 € (mil doscientos euros) de conformidad con lo establecido en el artículo 40 de la citada LSSI.

SEGUNDO: IMPONER a la entidad Dª A.A.A., por una infracción del artículo 10 de la LOPD tipificada como grave en el artículo 44.3 d) de la LOPD una multa de 900 € ( novecientos euros) , de conformidad con lo establecido en el artículo 45 de la citada LOPD.

Vota este artículo

2 Comentarios

  1. No sé si he entendido muy bien la noticia, pero, resumiendo, una señora abre una tienda y manda un correo a sus 17 amigos. Por las razones equis que sean, uno de esos 17 amigos ya no es tan amigo y denuncia. 900 euros de multa.

    En un país en que las empresas incumplen de forma sistemática la LOPD, y bombardean con publicidad no solicitada a cientos de miles de personas por todo tipo de canales, ¿la AEPD se dedica sus recursos a investigar el envío de “publicidad” a 17 personas? Realmente da vergüenza ajena.

  2. Y no lo tendrás nunca porque ese es uno de los negocios de las redes sociales: venderte el acceso y uso de esa información, incluso la de tus contactos, sí.
    Facebook ya ha comenzado en esa dirección y pronto se unirán las demás.

Dejar respuesta