Si vas a cancelar, cancela de verdad (y no seas maleducado)

480

Y es que en esto de la LOPD da la impresión de que hay quien cree que basta con documentar un proceso para cumplir la ley, cuando el verdadero objetivo es que tal procedimiento se lleve a cabo de verdad.

Por ejemplo, si un ciudadano solicita su derecho de cancelación, el responsable del fichero se lo otorga asegurando que no se remitirán mas correos electrónicos promocionales, pero luego continúa recibiendo lo que ya se ha convertido en “spam”, no es de extrañar que la Agencia de Protección de Datos (AEPD) resuelva sancionar a la empresa.

Así lo vemos en el Procedimiento Nº PS/00076/2012.

Tras recibir solicitud de cancelación la empresa aseguró al denunciante que sus datos habían sido cancelados y no recibiría mas publicidad en su correo electrónico. Sin embargo, puesto que los envíos no cesaron, se recordó unas semanas después a la entidad su anterior solicitud y que pese a ello continuaba recibiendo publicidad. De nuevo se mantuvo el bombardeo publicitario (se aportaron 12 correos posteriores a la supuesta cancelación), con lo que el afectado pasó a denunciar los hechos ante la AEPD.

Este proceso, en el que la empresa tuvo dos oportunidades de cumplir la ley antes de que el afectado acudiera a las autoridades, hace aún más sorprendente que una de las alegaciones ante la apertura del procedimiento sea “Mala fe del denunciante”.

La AEPD aclara:

El presente supuesto se ajusta al tipo de infracción establecido en el artículo 38.3c) de la LSSI, calificado como infracción grave, al tratarse de más de tres comunicaciones comerciales al mismo destinatario en el plazo de un año.

Y por tanto el Director de la AEPD RESUELVE:

PRIMERO: IMPONER a la entidad XXX  S.A., por una infracción del artículo 21.1 de la LSSI, tipificada como grave en el artículo 38.3 c) de la LSSI, una multa de 30.001 € ( treinta mil y un euro), de conformidad con lo establecido en el artículo 40 de la citada LSSI.

Vota este artículo
Compartir

Dejar respuesta