No le pidas los datos a un tercero

340

Ya hemos visto en otros casos como solicitar a un tercero datos de otra persona, aunque sea con la mejor de las voluntades, es una práctica que queda al margen de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). Así ocurre cuando una empresa envía a otra currículums o cuando se invita a ofrecer una promoción a amigos o familiares.

En el Procedimiento de Apercibimiento Nº: A/00204/2011 volvemos a ver una cuestión similar tras la denuncia de un particular sobre el origen de sus datos personales tratados por un colectivo.

Se trata de un club para mayores que ante la inspección de la Agencia de Protección de Datos (AEPD) indicó que:

había ofrecido a sus abonados la inscripción en la oferta “Edad Dorada” a un precio muy asequible para amigos y familiares. Que posiblemente los datos de la denunciante fuesen obtenidos a través de alguno de los abonados.

La AEPD señala en los Fundamentos de Derecho:

En el presente caso, consta acreditado que la entidad XXX recabó los datos personales de la denunciante a través de un tercero, sin el conocimiento y sin el consentimiento de la afectada, registrándolos en sus ficheros con la finalidad de utilizarlos con fines promocionales. Por tanto, resulta que XXX no disponía del consentimiento del afectado para los tratamientos de datos realizados.
En consecuencia, se considera infringido el artículo 6.1 de la LOPD por parte de la entidad denunciada, que es responsable de dicha infracción.

Por tanto se confirma una vez más que el consentimiento para el tratamiento de datos personales, cuando es necesario, sólo puede ser otorgado por el afectado o sus representantes legales.

Vota este artículo

Dejar respuesta